Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Urbanos

como mi ex mujer

COMO MI EX MUJER

Lucy que bonito nombre para una lagartija que mantiene debajo de las matas, le decía al papá mientras la cogía por la espalda y le pasaba los dedos por su boca. Ya que papá nunca ríe y menos cuando al chuiquito le de por traer animales raros a la casa, él sabe que si no es fuerte, en esto, que animal fiero traería el culicagado, la orden perentoria era, no dejarlo pasar la puerta nada que no fuera humano, por que ya bastante había tenido con perros callejeros, gatos, palomas heridas, y hasta unos pollos de colores que había ganado en una feria, además en la televisión estaban diciendo que tener animales en vía de extinción es grave, el mira con furia y una mano coge la lagartija que tiene una cola mas larga de lo común, la mete en la caja de zapatos y sale arrastrando los pies por la casa esta vez no seria el títere de su papa y se quedaría con la mascota, además se la había encontrado y eras ya suya, bastante trabajo había tenido para sacársela camuflada del zoológico.

Los meses siguientes fueron normales, el chiquito en su ensimismamiento habitual y el grande tratando de aparentar mas edad con las cremas para el pelo, pura vaselina para que la niña de la casa del frente lo mire por unos segundos, con un copete de ese tamaño lo mira hasta Madona, yo papá me hago el que no ve la cosa y trato de hablar con ellos de temas banales, sobre el colegio, la liga de campeones, el muñeco de la tarde y cundo me pregunta por su mama les cuento que se llama Lucy y que trabaja en una pesquera del pacifico.

El primer síntoma fue lo del mercado que se notaba mermado, yo en mis cuentas compraba para los quince días, pero en 8 tenia que mandar a la muchacha por poquitos a la tienda, ¡cómo así que no hay carne si compre 6 libras!, ¡Cómo que los plátanos se terminaron si esta semana no hemos comido sancocho sino un día!, El chiquito seguía en su mutismo, y corría al patio, donde pasaba la tarde sin uno saber donde esta, (para los que no saben mucho de Cali en patio del que les hablo es de y unos 100 cuadrados con tres árboles frutales y una plantación de hortalizas que esta perdida entre la maleza que no e tenido tiempo de cortar,) la gran hierva menta hacia que el chiquito no se distinguiera, en la tarde mientras yo trataba de terminar unos muebles para un cliente, el grande escuchaba música disco en la pieza encerrado y la muchacha trataba de jugar a quitarle el color a una olla.

Le martes tipo 6 vi al chiquito con una bolsa que Corría de tras de la alacena y lo cojo con 5 plátanos rumbo al patio, y la berrieondera que me dé cómo si tuvieras mucha plata para andar regando comida a los vecinos si claro tras de jodidos, mi hijo pasando por la tapia a la desgracias de al lado, pues guevonsito desde hoy no pasa al patio y llagas de la escuela y para el cuarto con tu hermano, le puse el candado al portón de atrás, la muchacha tenia mucho que lavar y no podía pasar mientras el chiquito este en casa por que el culicagado pega carrera pa`tras. Pensé en llevar al niño a un Psicólogo por que lo sorprendí gritando Lucy, Lucy por la rendija de la puerta y me dio pesar de el.

El domingo a amanecer lunes yo cansado de todo le día darle al serrucho me quede dormido con ropa cuando sintió que me agarran de la mano con toda la fuerza, hay Dios santo el demonio en persona, yo no veía Si no dos ojos grandes, y una piel áspera, negra, lo demás me lo contaron los del departamental, que han estado muy preocupados por que hace mucho tiempo no había por estos lados uno mordido por un caimán, luego hablando despacio con el chiquito me cuenta que el nunca pensó que me fuera a arrancar las mano de un solo lapo, que el cuándo se lo encontró caminando por el zoológico no pensó que fuera a crecer tanto y que como yo no deja que le diera mas comida yo tenia la culpa y que además a el nunca lo había tratado de morder. Mariconsito de mierda y es que no me hoyo cuando le dije que esa puta lagartija no podía vivir en la casa, el guevonsito mira con ojos desconcertado y responde.
Lagartija no-papi se llama Lucy como mi mama.

Felipe
Datos del Cuento
  • Categoría: Urbanos
  • Media: 5.38
  • Votos: 29
  • Envios: 1
  • Lecturas: 2624
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.175.191.168

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.894
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.445
»Total Envios 41.546
»Total Lecturas 39.755.593