Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Policiacos

El caso Madame Tusè

Corrían los años 50´s, la ciudad descansaba bajo una bruma permanente. La tranquilidad era la dueña de las personas.
Yo, esperaba en mi oficina otro caso que me ayudara a pagar la renta del local, y las personas no venían.
Mi secretaria, Mary, no atendía ni un solo llamado, hasta que de repente el silencio mortuorio se rompe con el sonido de golpes, alguien golpeó la puerta de mi oficina.
Mary abrió la puerta y detrás de esta se encontraba una figura femenina, una bella dama afligida por algún problema que más tarde me enteraré cual es.
La hice sentarse y que me contara cuál era su problema.
Ella me dijo su nombre, Tusé, Madame Tusé y contó que su esposo, un hombre de negocios, había desaparecido hace cuatro días y que la policía no le da importancia a su denuncia. Quería saber si yo podría ayudarla a encontrar a su marido, y dijo que si lo hacía sería bien recompensado, cosa que me hacía falta.
Acepté el caso y le pedí parte del pago por adelantado y así podría pagar parte de mis deudas.
Hablando con Madame me enteré que la ultima vez que lo vio él se dirigía a un club al cual asistía con unos amigos para distraerse un poco del trabajo.
Me dirigí, entonces, al Club 50´s, en donde podría hallar algo de información por parte de sus amigos y compañeros.
Una vez dentro me di cuanta que ese no era un lugar para gente de un nivel alto, como era el de Jane y su marido, sino para gente de clase media baja. El aspecto del lugar era lúgubre, mas que toda la ciudad y aun peor el aspecto de sus clientes.
Me acerque a un hombre que, de todos los del lugar, era el de mejor aspecto. Le pregunté por Taylor, el marido de Madame Tusé. El individuo se negaba a hablar. Se me ocurrió comprarle un trago y ver si de esa forma hablaría, y lo hizo. Me dijo que lo vio a Taylor en el club el ultimo viernes por la noche con una joven y bella dama, y que se fueron los dos. No lo volvió a ver. Y no sabia nada mas de él. Le pregunté por la dirección de la casa de Taylor, para ver si era la misma que me dio Madame, y no coincidía.
Me dirigí a la casa de Taylor, para comprobar la dirección y si se encontraba ya resolvería el caso y cobraría mi sueldo que tanta falta me hace.
Al acercarme a su casa, vi que un hombre salía de la misma, se subió a su auto y se largó del lugar a toda velocidad. En ese momento corro hacia la puerta, estaba abierta, llamo a Taylor, no respondía. Comienzo a buscarlo y encuentro su cuerpo tendido en el piso del comedor y un sobre a su lado. Estaba muerto. Por las marcas en su cuello había sido estrangulado. Di aviso a la policía y me retire del lugar, si dejar huellas ni ningún tipo de evidencia que me encadene al asesinato.
Al otro día en el periódico matutino veo la noticia, “Importante empresario se suicida y deja a una viuda millonaria”. De inmediato fui a buscar a Madame Tusé para pedirle alguna explicación ya que lo que yo había visto era un claro asesinato.
Cuando golpeo la puerta de su casa me atiende un hombre con cara de pocos amigos, me di cuenta que recién había llegado, tenia puesto su gorro y su abrigo estaba húmedo, de seguro por la constante lluvia que no paraba de caer hace varios días.
De mala manera me pregunta que quiero, le pregunto si sabe algo de Madame Tusé. Su respuesta fue contundente. No solo no la conocía, sino que no vivía ahí ninguna dama.
De inmediato me di cuenta que mentía. Su rostro demostraba nerviosismo y duda, además él estaba seguro que fui yo quien lo vio salir de la casa de Taylor corriendo.
Es previsible que quiera despistarme, pero se necesitaba mas que una simple mentira para poder sacarme del camino.
Acepté su respuesta y me fui del lugar para dirigirme a la Jefatura de Policía para hablar con el oficial a cargo del asesinato.
En el periódico comentaban que el Tte. Giardello sería el oficial a cargo, así que pregunté por él en la jefatura.
Una vez que me presenté, le pregunté algunos detalles del homicidio y él me dijo que había sido un suicidio porque se encontró al hombre ahorcado y dejando una carta con el testamento. En el mismo declaraba que dejaba todas sus empresas y acciones a su esposa, Madame Tusé.
Seguro que ustedes piensan que el hombre sospechoso había hecho un trato con Madame Tusé para matar a Taylor y repartirse la herencia entre los dos. Lo mismo pensé yo al principio. Hasta esa mañana.
Esa mañana fue distinta a las demás, tenía un presentimiento acerca del caso. Me dirigí nuevamente a la casa de Madame Tusé para interrogar al hombre. Al llegar me encuentro con la policía. Habían hallado el cuerpo ahorcado de un hombre. Este no tenia ninguna nota y no fue suicidio.
Alguien le dio el aviso del asesinato, una voz anónima, voz de mujer.
Era el hombre con el que había hablado la tarde anterior, estaba tirado en el piso del comedor, en la misma posición que murió Taylor. Con las mismas marcas en el cuello, pero no había soga.
Me retiré del caso y lo di por cerrado.
Esa misma noche golpean la puerta de mi oficina, tomo mi arma y atiendo la puerta.
Era Madame Tusé, estaba con un sobretodo, como ocultándose de alguien, obviamente que se estaba ocultando de la policía. La hice pasar.
Ella me contó que fue lo que pasó.
Cuando Taylor desapareció ella llamó a su hermano para que lo localizara. Bernard (como se llamaba su hermano) logró localizar a Taylor, pero no estaba solo, Taylor había estado engañando a Madame Tusé todo este tiempo con su secretaria y cuando Bernard se enteró de eso tenía ganas de matarlo y lo hubiese hecho si Madame Tusé no se hubiese adelantado.
El día que estaba llegando a la casa de Madame Tusé, y vi salir a Bernard corriendo, un momento antes estaban en la casa Madame Tusé, Bernard y Taylor, los tres y discutieron. Bernard le dijo a Madame Tusé lo que había visto y ella se le abalanzó a Taylor, ahorcándolo con sus manos y causando su muerte. Después le pidió a Bernard que dejara una nota al juez indicando él porque de su muerte y donde podían buscar el testamento que previamente Madame le había hecho firmar a Taylor. Bernard escribió la nota. En eso Madame Tusé, que llevaba el arma escondida de Taylor, lo amenaza de muerte si abre la boca. Bernard sale corriendo y huye. Cuando yo entro a mirar lo que pasó, Madame estaba escondida esperando a que me baya para poder terminar de preparar la escena del crimen del falso suicidio.
Cuando Madame se encontró con su hermano, él quería que hable y diga como pasó todo así quedarían con la consciencia tranquila (de a poco me fui dando cuenta que Bernard era demasiado bueno, casi ingenuo) pero ella lo volvió a amenazar para que se quedara callado. Madame quería que Bernard invite a la secretaria de Taylor a la casa de su hermano para poder matarla y que incriminaran a Bernard, pero una vez en casa de Taylor, Bernand se niega a su pedido, no quería que muera nadie más. Entonces Madame estalla en furia y termina ahorcando a su propio hermano. Mas tarde llmaría a la policía dando aviso de la muerte de Bernard.
Le explico a Madame Tusé que lo que hizo es muy grave y que iba a tener que llamar a la policía para que la arresten
Ella me propone un trato, que me daría la mitad de la herencia si yo no decía nada. Entonces le pregunto para que me quiere a mí si yo no sabia nada acerca de lo que había hecho, por aluna razón me lo había contado.
Ella me contó que cuando yo estaba en la escena del crimen de Taylor y lo vi estrangulado y no dije nada a la policía, pensó que la estaba encubriendo (yo solo quería ver hacia donde se dirigía la investigación policial), estaba equivocada, pero lo pero es que ella se había enamorado de mí y por eso se sinceró ante mí y pidió mi ayuda cuando no la necesitaba.
Yo si necesitaba el dinero, pero no quería perder mi prestigio (el poco que tenia) con una maniobra tan clara como casarme con la viuda de mi cliente, era muy poco ético.
Y creo que tomé la decisión correcta, me casé, dividimos los vienes y me divorcié, todo en el mismo mes. Y cuando me divorcié, la denuncié a la policía como la doble homicida que mató a su esposo y a su hermano.
Ahora descanso en mi oficina, esperando otro caso, pero sin no viene nadie no me hago problema, la casera ya no me reclama los pagos.
Copy Rights Fernando Escola.
Datos del Cuento
  • Categoría: Policiacos
  • Media: 5.63
  • Votos: 92
  • Envios: 2
  • Lecturas: 2226
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.80.128.196

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.882
»Autores Activos: 135
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.439
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 38.857.204