Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Hechos Reales

El Feo

Cogí el diccionario y busqué una palabra que durante muchos años tuve miedo de enfrentarla. En la letra F y en la pagina 622 la encontré:
FEO= Que carece de belleza y hermosura.
Que causa horror o adversión.
De aspecto malo y desfavorable.
m. fam. Desaire manifiesto y grosero.
Cerré el libro, y comenzé a viajar a traves de la memoria, a mí pasado.
Cuando uno es un niño, el mundo que le rodea es mágico; los duendes, las brujas, y las historias fantásticas, son nuestra realidad. Nuestro universo tiene su límite en el final de la imaginación; dormimos y soñamos con muchos de nuestros héroes y villanos. Y el mundo tiene menos peso, que el nuestro; pues aún no podemos vivirla, solo mirarla desde otro lado…el Mundo de la Fantasía; lugar en donde hasta los personajes más oscuros, son dulces y graciosos, provocándonos sentimientos de tristeza y compasión. Quizás por esa razón es que muchos, quisieramos volver, a la inocencia de un niño. El afecto de los padres, eran en sí, el apoyo a todas nuestras convicciones; eran nuestros dioses, intermediarios del Dios Supremo.
Aquel día, a la salida de la Misa del domingo, ví a una linda niña, parecida a la princeza de mís fantasias. Identificándome como el príncipe valiente, le dí mi primera sonrisa de invitación, hacia mi castillo de fantasías. Cuando pasó por mi lado, sufrí la primera desilusión; ella, me miró como si fuera un pedazo de caca, casi hasta se tapó la nariz. Aquella incomprensión me hizo insistir en mi intención, la seguí y averigué el lugar donde vivía.
Al día siguiente, llevé mi mejor rosa, para demostrar mi profunda admiración a su belleza. Cuando salió de su casa, acompañada de su padre, nuevamente le sonreí y le ofrecí mi rosa; cual fue mi desepción, cuando la niña me miró con una cara de molesta, y le gritó a su papa que yo la estaba persiguiendo. Dos golpes seguidos, y en el mismo lugar, me hicieron comenzar a pensar; si era el príncipe valiente, como el de mís fantasías; o, era otro de los personajes. Quizás fuera el malo, o el loco, o el… No!. Me dije que ese no podría ser yo!…El mounstro! No!. Fuí donde mi madre y le pregunté, el porque aquella niña, no le puedo agradar; me sonrió y me dijo que algunas chicas son medias tontas, y no saben valorar lo que en verdad somos, y que yo, era el hijo más precioso. En mi corazón le creí, y apacigüó las movidas agüas de mi alma.
Un día en que salía del colegio, la volví a ver conversando con un chico, y despues, en un lugar oculto los ví besándose; eso me dolió en todo el alma; los miré con un odio mortal…pero vi que él era bello, como el principe valiente, y hacían una hermosa pareja; así como en los cuentos de mis fantasias. Fue la primera vez en que comenzé a dudar, en lo que mis padres me decían. Probé con otro tipo de chicas, y la reacción fue la misma; llegó un punto en que me daba vergüenza en salir a la calle. Sentía que todos me miraban, y en silencio me insultaban: Allí está el feo... Un dia en que me peleé con un muchacho, todos sus amigos me gritaron: Feo de mierda! Deja de pegarle a nuestro amigo!; lo solté y me fui a mi casa, llorando, pues entendí que en este mundo no había lugar, para alguien tan feo como yo.
Si hay algo en que uno tiene que agradecer a la naturaleza, es que constantemente busca su equilibrio. Por ejemplo:

1.-Si podamos un arbol viejo, al tiempo le crecen nuevas ramas, fortaleciendo su naturaleza; y las ramas caidas, y secas, le sirven de abono para su alimento.

2.-Si un perro pierde una pata, utiliza las otras tres mejor, y desarrolla mejor su fino olfato.

3.-Si un hombre pierde la vista, desarrolla mejor su olfato, y su intuición, casi hasta presiente el bien y el mal, que hay en todo, lo que lo rodea.

En mi caso, ocorrió algó que no rompió el equilibrio natural. Al pasar el tiempo, nació en mí, un sentimiento de rebeldía, al no aceptar mi propia naturaleza. No me gustaba verme al espejo, no quería aceptar que aquel… era yo; por lo tanto, comenzé a utilizar los artificios. Me pintaba las cejas, me repingaba la nariz, me dejaba el pelo de rockero, hacía ejercicios fisicos, me vestía llamativamente, usaba botas con jumbotacos; en fin traté de hacer de mí, algo que mejorara mi aspecto. No sé a ciencia cierta, si logré mis objetivos, pues lo que más deseaba, era ser aceptado por el grupo de los chicos lindos; para estar con chicas lindas. Creo que nunca lo logré; conseguí agruparme con un grupo de chicos o chicas, que estaban en el mismo grupo que yo; en el de lo feos.
La rebeldía y el inconformismo hicieron mella en mi. Comenzé el consumo del licor, y las drogas, y al sonido de la música estridente; tratando de olvidarme de mí mismo. Amaba la belleza, y mi desgracia era verla en muchos lugares, pero no podía disfrutarla. Algunas veces, mis padres me conversaban, con palabras consoladoras: Hijo recuerda que, él hombre es como el oso, mientras más feo, más hermoso. Lamentablemente, yó no tenía ni siquiera un pelito de oso; mas bien parecía un patito; chiquito, flaquito, tímido, sensible y una gran nariz. La soledad y la inquietud existencial, me hicieron viajar hacia un mundo sin sentido; supe como experimentar en carne viva, el insondable espíritu de la angustia; al saberme que estaba navegando sólo, en donde no habia espacio para un patito tan feo como yo. Pues el mundo que se me ofrecía, era tan mediocre, y barato, que de solo verlo… apestaba.
Debo de aceptar que uno, a lo largo de toda su existencia, nunca esta totalmente solo; en los momentos más difíciles, si uno está atento; hay un amigo invisible que nos cuida; con unas manos tán poderosas, y al mismo tiempo tán delicadas. Como aquella vez en que sin saber nadar bien, me zambullí en una piscina profunda; era consciente de aquel riesgo; pero al frente de mí, había un par de chicas, que nadaban como sirenas; aquello lo sentí como un reto personal, me sambullí y nadé sin ninguna dirección y cuando quize tocar piso, comenzé a hundirme como una piedra…directo al fondo. La piscina estaba llena de gente; dificilmente se hubieran percatado de mi ausencia; de pronto, mientras me hundía, sentí una fuerza interior que me despertó: ¡Sube y nada con todas tus fuerzas!; asustado y obediente, salí a flote y comenzé a nadar en cualquier dirección; cuando mis pulmones estaban por reventar, pensé: Esto es el fin… Un feo menos…A quien le importa…; y cuando quize tocar piso, para mi sorpresa...había piso. Un Milagro?, seguro que si; pero desde aquel momento, sentí que alguien que me cuidaba. Seguro que había planes mesianicos para mi; pensaba inconscientemente. Más tarde los descubriría, pero aún era muy joven para enterarme.
Cuando comenzé a estudiar en la Universidad, mis valores cambiaron. Yo, era un amante de la belleza de la mujer, pero observaba que muchas chicas lindas buscaban no tan solo a los chicos lindos; también a los más brillantes. Mamá me dijo un día: A las mujeres les gustan los chicos inteligentes y profesionales; de que le servía a una chica, un chico bonito…que van hacer, se van a mirar para siempre? Si estudias, y llegas a ser profesional, y con tu esfuerzo consigues el éxito; las chicas más bonitas te haran cola en la puerta de tu casa; y las veras como un ramo de rosas…esperando que las tomes…Eso es lo buscan las chicas…Al hombre inteligente!.
Aquella teoría me convenció, me esforzé por terminar la carrera; y así como una abeja al panal, en la medida que sacaba exelentes notas, los amigos, y sobre todo la chicas lindas…buscaban mi miel. Comenzé a visitarlas a sus casas, pero apenas terminabamos de estudiar, salía despachado como carta por un buzon; entendí que solo necesitaban de mis conocimientos. Yo era un ser sensible…y sabía e intuía hacia adonde iba aquel camino; hacia el engaño…yo buscaba el amor, y ellas…nunca lo supe. Si bien tendría una mujer hermosa, solo estaria no necesariamente por mí, sino por el éxito y el aplauso del mundo. Pero de mí…ni yo mismo sabia que tenía; entendí que no me conocía.
Pasó algo en mi vida que nunca olvidaré; comenzé a leer, libros maravillosos, y nació en mi la pasión por la verdad; empezó la busqueda. Agradecí al cielo mis dos ojos y, la poca inteligencia que me dio; en cada libro encontraba respuestas a muchas preguntas; me transformé en místico. Quizás entré en aquel camino, instintivamente, pues al principio me ufanaba de mis juicios y expreciones, con aires de un ser espiritual; dando mensajes que encontraba en los libros. En el fondo sabía que yo era de carne y hueso, y que si bien tenía buenas e interesantes ideas; aquello no llenaba de satisfacción mi atormentada alma; sonreía al pensar que, la sonrisa de una linda chica, llenaba mi día de una gran alegría, mucho más que libros y libros, que terminaba. Me daban claridad, pero no la alegría de la vida.
Llegó un momento de total confusión, y tomé la desición de dejar de estudiar, al entender que el mundo no tenía la respuesta a mi vida. Aparte de sentirme feo por fuera, comenzé a sentirme horrible por dentro; mi vida era todo un caos. Dejé mi casa, mis amigos, y me dediqué a buscarme a mí mismo; yo sentía que había belleza en mi, pero era incapaz de encontrarla; entendí que los libros eran indicadores, y todos apuntaban que este mundo era ilusorio, y que la verdadera belleza estaba en el espíritu; aunque lo intuía, nadíe me decía como hacer, para llegar a esa fuente infinita que era el espíritu, y que nunca muere...
Los curas decían que a traves del Cristo; lo veía al Cristo, y allí estaba, clavado, con espinas en la cabeza, un hueco en el estomago. Veía a los santos, y todos o la mayoria habían muerto en sacrificio por la fé de su Cristo. La verdad…Muy dificil para mi, tenía que haber otro camino; pues nunca me gustó seguir al rebaño…mi camino tenia que ser propio…sin copia.
Parece mentira, pues cuando uno menos busca a las chicas, ellas, quizas por curiosidad se acercan hacia ti. Así me pasó, nunca me expliqué como chicas tán lindas llegaron a ser mis chicas. Hubo una que era de otro país; no era rubia sino albina, medía como dos metros, y…no sé porqué, se enamoró de mi; un amigo cuando nos vió caminando por la calle tomados de la mano, me dijo: Esa gringa está reloca!. Le dí la razón, cuando me miraba al espejo con ella a mi lado; veía un retrato surrealista…“La bella y la bestiecita”. Comenzé a conocer un poquito a las mujeres, después de psicoanalizarlas, me detuve con una teoria:

“A las mujeres no hay que entenderlas…Solo hay que quererlas…Y solo Dios puede entender a una mujer”

Recuerdo que una chica me dijo: Maricón; le pregunté el porqué, y ella me contestó: Tu odias a las mujeres. Me quedé pensando en lo que dijo, y recordé la fábula de la zorra y las uvas. De que era maricón?…!No!, pero de que las odiaba; quizás… porque envidiaba su belleza; o quizás porque no me aceptaban…Nunca entendí aquellos sentimientos…y lo dejé así.
Como todas las cosas que ha hecho el creador, llegá un momento en que el arbol de la vida, crece, florece, brinda sus frutos; y cuando llega la madurez, se dan totalmente...y son gozados por aquellos que estan cerca de sí mismos.
Así, fue en mi vida, no sé en cuantas cosas me metí, pero en todo lo que hice, siempre tuve la mejor de las voluntades, y si bien casí aceptaba mi solitario destino, hubo un día en que la tristeza, la soledad y la melancolía me atropellaron. Llegué a mi cuarto, y me puse a llorar…por mi mala fortuna. Ya estaba madurón, y aún sentía que algo me faltaba, quizás nunca fui falso conmigo mismo, siempre me di a mí mismo lo mejor que yo creía. Pero, estaba muy solo…Recuerdo que aquel día caminaba por las calles sin ningun rumbo fijo; tenia un trabajo de ventas de especias y afines, y si bien no era tán malo, lo hacía para sobrevivir. Fuí a un cine, y cuando llegué, las entradas se habían acabado; maldiciendo mi suerte, y sin saber adonde ir, entré a un museo; nunca lo había hecho, de pronto se me acercó una señora muy elegante y me preguntó si era artista; Si, le mentí; me comenzó a hablar de Picasso, de Rembrand, Kandinski, Botero, etc. Todos esos nombres los recordaba por mis lecturas en los años de mi juventud. Dialogamos con mucho entusiasmo, y a esta señora parece que le caí en gracia; me invitó a su taller, para que le de una crítica. Le agradecí la invitación, y quedamos para el día siguiente. Toda la noche la pasé releyendo mis antigüos libros de arte, que aun guardaba y coleccionaba, como mis únicos tesoros. Fui temprano, y fui muy bien recibido por la señora y dos (para mi sorpresa) artistas mas; entramos y después de beber un vino delicioso, nos dirigimos a su taller; ví su arte y le di mi sincera opinión, mientras hablaba de lo que veía en sus cuadros, me di cuenta de que me abstraía en un mundo en donde todo lo que veía era belleza, y después de un tiempo (que nunca pude definir), los tres artistas comenzaron a aplaudir; Maestro! Tiene usted el ojo de un Dios. Interpreta cada uno de mis movimientos en mis telas, me dijo la mujer; los demas estaban con los ojos tan brillantes como luceros. Luego de un grata conversación, me dispuse a retirarme; pero uno de ellos me invitó a su taller, a que le diese otra de mis criticas.
Esto fue el inicio de una carrera de Crítico de Arte. Que es el oficio que tuve que realizar, debido a las multiples invitaciones que cada artista me requería. Con el tiempo me hice miembro del jurado de artes plasticas, para obras de jóvenes artistas. Me invitaron a dar charlas de crítica de arte, y con el tiempo me premiaron como el mejor crítico de arte del país. Pertenecí luego al selecto grupo de crítica de artes plasticas de todo Europa; Viena, Paris, Alemania, Inglaterra, China, etc; en donde lo único que hacía, era dar mi punto de vista, decir y hablar lo que veía, la belleza que encontraba en cada obra de arte. Hacía lo que me gustaba y encima… Me pagaban.
Encontré mi camino. Y con aquel encuentro me vino la tranquilidad del alma; nunca pude decir a los artistas de que la observación del arte era una cuestión de gusto, y no de intelecto. Tenía ese don, y lo disfrutaba.
Mi vida aparte del cambio exterior, cambió en mi interior, comenzé a ver belleza en mi propia vida; quizás en la medida en que yo me aceptaba a mí mismo. Pareciera que uno necesita tocar el fondo de su alma, encontrarse con el vacío, y despues lamer la humildad que en uno, y en aquel pozo del fondo de la vida. Muchos días despertaba, y ante mí, apreciaba el ínfinito…y era tan bello; cerraba los ojos, y había otro ínfinito…y era tan bello…encontré un universo maravilloso en mi propia vida…
Comenzé a crear, manifestando la belleza que había en todos lados, y quizás nunca tuve éxito; pero para mí, era la mejor manera de agradecer a la vida, que se me daba a cada instante, y con tal belleza, que hubo veces en que sentí demasiado.
Si hay un fin en este cuento; tendría que coger el diccionario y borrar la palabra FEO, por otra palabra: IGNORANCIA.
El universo esta compuesto por infinitos puntos brillantes, conscientes, que nos observan con la paciencia de los dioses; algunos se prenden y otros se apagan…y todo sucede en total armonia, en total belleza, en total paz. Y eso mientras lo vemos es maravilloso. Y si no es posible apreciarlo…es tan feo…
Datos del Cuento
  • Autor: joe
  • Código: 702
  • Fecha: 27-11-2002
  • Categoría: Hechos Reales
  • Media: 5.8
  • Votos: 84
  • Envios: 4
  • Lecturas: 5986
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 18.207.254.88

4 comentarios. Página 1 de 1
Jorge Alain
invitado-Jorge Alain 08-02-2003 00:00:00

cuando yo era un pobre chico en el colegio, era feo, feo refeo, despues de graduarme y conseguir un buen trabajo, era medio feo, entonces un golpe de suerte y la ayuda de mi padre me hicieron empresario y ahora soy bonito, ademas me hice una cirujía. pero me casé con la unica chica que me amaba, cuando yo, era refeo en el cole

israelguillermomaciaslagunes
invitado-israelguillermomaciaslagunes 27-01-2003 00:00:00

el cuento es excelente y aunque la narrativa es individualizada,me permitio recordar algunas etapas de mi vida, la fealdad es algo secundario, si no se posee la belleza profunda para valorar la vida y esto, si es feo si no lo analizamos, cuando ya se es demasiado tarde.Desde el Puerto de Veracruz,Mexico a 26 dias del año 2003, a las 00.25 am.

maria eugenia
invitado-maria eugenia 06-12-2002 00:00:00

hermoso cuento...el patito feo ..despues de muchos años ..se dio cuenta que su belleza estaba por dentro ...un besito de la chilenita triste de la costa...

Pedro Guillerno
invitado-Pedro Guillerno 04-12-2002 00:00:00

me agrado mucho este cuento, por su sensibilidad acerca de las viscicitudes de la vida. Bueno.

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.091
»Autores Activos: 143
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.470
»Total Envios 41.547
»Total Lecturas 40.892.945