Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sin Clasificar

Democracia

~“No fue nada, solamente un pedo inflacionario”, me contesto al volver a la mesa donde nos encontrabamos tomando un café en el medio de Tokio.
-“UN QUE!?” pregunte incredulo al escucharla.
“Eso fue todo, solo un pedo inflacionario” me aclaro, como si el primer shock no hubiera sido suficiente para quitarme las ganas de comer, “unos de esos que te hacen sentir que tienes que ir al bano antes de que mojes la ropa interior, y que cuando llegas ahi te das cuenta de que fue una falsa alarma. Bien me pude haber ahorrado la ida hasta el bano si lo hubiera hecho aqui mismo” remato…finalizo…y yo me queria morir!
Me miro por un instante mientras se llevaba la taza a la boca con su mano derecha. Me siguio mirando sobre la taza mientras se lo colocaba en sus labios y supe que estaba disfrutando el momento. Le gustaba hacerme sentir incomodo con sus imprudentes comentarios.
-“AS-QUE-RO-SA!” me limite a decirle en letras mayusculas, diciendolas en silabas para que supiera que estaba molesto. Y luego me di cuenta que las habia dicho en voz baja, como si hubiera alguien que me llegara a entender.
Estabamos en un pequeno café a 200 metros de la estacion de Aomonoyokocho y no habia un alma en toda la vecindad. El cliente mas proximo estaba sentado a la puerta del establecimiento y tenia unos audifonos pegados en las orejas mientras ojeaba una revista de manga.
La chica atras del mostrador se encontraba limpiendo la vitrina donde colocan los panes y los dulces de tiramisu. De ojos de almendra y boca pequena, cara sin maquillaje, pendante con la famosa cara de Che Guevara sobre su uniforme, arete con los colores de la bandera de los Estados Unidos y pelo oxigenado no dejaban duda alguna de que era Japonesa. Esta se notaba ocupada sin tiempo para estarle poniendo atencion a un par de extranjeros mas.
Habiamos pedido los dos un Café con crema con un leve toque de canela y un pan dulce con pasas que todavia se encontraba intacto en su envoltura; a pesar de ser uno de mis favoritos todavia no habia encontrado el valor para ponerle los dientes en el.
Al verla frente a mi recorde que siempre me habian sorprendido,y desesperado, sus manerismos al comer, me molestaban. Me trajo tantas memorias de cenas infertiles, de platica vaga y risas sin corazon. Las cenas solian ser mas elaboradas e intolerables que los almuerzos, la manera como los platos tenian que ser colocados, los vasos a ciertas distancias de la cuchara, la ensalada a cierta temperatura. Pensaba en todo esto cuando la vi colocar la taza a la mesa, me di cuenta que la canela le habia dejado una linea fina sobre el labio superior, no senti ganas de hacercelo saber.
Note que se estaba preparando para decirme algo, o estaba pensando en algo que decirme. No es la misma cosa, saben?
Siempre habia sido asi, solia guardar silencio cuando la conversacion encallaba y se encerraba en un hermetismo absolute sin tratar de volver a la platica; y cuando lo hacia era para soltar una oratoria de lo mal que la trataron en cierto lugar, de la apeste de cierto Chino que se habia sentado junto a ella en el metro, de la manera como los Japoneses se chupan los mocos en todos lugares teniendo toallitas de papel a la mano... Exigia atencion absoluta todo el tiempo para tratar sus traumas.
Yo ya no estaba para eso.
Me preguntaba lo que estaba hacienda ahi frente a ella. Hacia mas de dos anos que le habia perdido de vista (gracias a dios, diria un religioso) y nunca mas pense en que volveria a saber de ella, mucho menos que me llegaria a sentar a tomar un café con leche en su compania de nuevo.
Tengo que ponerlo en claro en este mismo momento: nuestra relacion fue corta, exhuberante, y pateticamente esteril…por eso mismo estuvo llena de pasion desde el primer dia que la conoci. Asi es como reacciona el cuerpo al ver que no hay nada que pueda encontrarce en esa persona, es solo un arrebato pasional que dura solo lo que uno ponga en el.
Y estos garabatos que tratan de hacer sentido de lo que paso, no deben de ser tomados como excusas para absolverme de ciertas acciones que tuve que tomar en el transcurso de ese tiempo.

Creo estar en lo correcto cuando digo que todos los seres humanos esperamos encontrar el amor de nuestras vidas en la calle, en un tren, comprando el pan, en el asiento del autobus, llevando a cabo una vida normal y muy rutinaria donde todo termina parado de cabeza al verse perdidamente atraido a cierta personalidad; donde no se esperaba pero donde el lugar menos apropiado es el major estimulante para platicar con esa persona desconocida y descubrir que hay algo en comun que lo haga a uno pedir, rogar y exijir por un poco mas…Bueno, eso no fue lo que me paso con ella.

Nuestra relacion fue un arreglo donde amigos comunes se vieron envueltos en una conspiracion contra mi para “ayudarme a vivir”, y cualquiera que alla sido la intencion, fracaso rotundamente puesto que me hiso caer en una depression aun mas deprimente que la anterior.
Si los gringos fueron a “ayudar” a Iraq a que tuvieran una democracia, asi fue el papel que mis amigos ejercieron en esta historia.
Ahora, dos anos despues, me encontraba de lo major disfrutando de esa misma libertad que cualquier Iraqi me envidiaria; pero con la sombra fria de esa democracia ahora en mi mesa. He aqui que asi le llamare desde este momento, Democracia.
Por un lado para evitar decir su nombre; y por el otro, con las mas sinceras y devotas ganas de evitarme un problema con sus abogados en un futuro lejano si este libro llegara a llegar a la lista de los Best Sellers de Nueva York…o por lo menos de algun abarrote de esos que se llegan a ver a los costados de las carreteras junto a las gasolinerias que conducen a ningun lado y que por eso mismo son las mejores para perderce.

Democracia no era el tipo de mujer tipica, eso lo supe desde el primer momento que me la presento Ruben “El Perene” Castro, un Colombiano jovial con una sonrisa eterna estancada en su cara de nino grande. Se le llamaba asi porque desde que se tenia memoria de aquellos que tenian mas tiempo que yo en el Japon, siempre se le podia encontrar en cualquier fiesta, de cualquier tipo, con los mismos amigos con una cerveza, cocktail, vino, tequila o vil alcohol de mesa en la mano izquierda y en la derecha algun tipo de cigarillo, la mayoria de las veces del tipo ilegal, y las demas tambien.
Al final esa combinacion lo llevo a una tumba tempranera; pero nadie habia visto a alguien mas apto, habil y feliz para morir que el.
Murio una manana de Noviembre, de esas que empiezan a enfriar por estos rumbos, rodeado por su gente y con su musica, a la nunca tempranera y jugoza edad de 54 anos, exactamente un mes despues de haberme presentado a Democracia; se dice que de un cancer pulmonar, de esos que no perdonan ni a los catolicos mas ortodoxos. No sorprendio a nadie su muerte, es mas, hasta un par de semanas antes el mismo organizo una fiesta en un bar Latino para despedirce de todos. Fue una muerte obvia, subita y altamente anticipada por todos nosotros, nunca habia asistido a un funeral donde habia habido tantas lagrimas sinceras por un simple amigo.
Ha sido uno de los mejores funerals a los que he asistido, con lagrimas y llantos, caras largas y chistes colorados contados por un par de Colombianas Pastuscas.
Yo me quede con un libro suyo de alta calidad que trata del desarrollo politico de Nepal (Desarrollo Politico y Balanzas Economicas de Nepal, 1998), y un par de revistas en Frances que nunca pude leer y que posteriormente done a la biblioteca local sabiendo bien que no las usarian por ser de claro tipo erotico. Al libro se le puede todavia encontrar en mi casa levantandole una pata a la mesa de la cosina.
Fue durante la ultima visita que le hice en su departamento, casi un mes antes de su muerte; me miro desempolvar unos libros que hacian estorbo al lado de la puerta del bano y se levanto de su silla preferida donde se encontraba recuperando sus pocas fuerzas y se arrimo con ese paso y aire de los que saben que van a morir pronto; me pidio que me los llevara, “Esa es mi herencia para usted, caballero. La educacion es lo mas importante” me dijo mientras me miraba con esos ojos opacos, sin vida. “Y yo para que quiero esta mierda?” le pregunte, “a mi que carajos me importa la economia de Nepal, Marica!?” le dije mientras volteaba el libro para que viera el titulo.
“Muy cierto” se dijo para si mismo y se dio la vuelta hacia la su silla, “si no lo va a leer entonces metaselo en el culo, malparido!” me grito con las pocas fuerzas que le quedaban. Al final me lo traje por caridad, y las revistas por maldad, sabia que tenian un desplegado pornografico y queria esas foto para mi antes que se lo llevara otro guebon.
No pude mas que reir en ese momento, a como tambien lo estoy haciendo en este momento mientras lloro y escribo estas letras recordando ese dia.

Al final me quede a hacerle compania para evitar que rompiera las estrictas ordenes del galeno de no consumir ningun tipo de bebidas alcoholicas.
Claro que la hibamos a romper.
Terminamos comiendo unos pequenos pedazos de queso que le quedaban en la nevera, y bebiendo una botella de vino tinto tipo Cabernet de Concha de Toro Chileno mientras llenabamos esos espacios que no podian quedar vacios entre nuestra amistad.
Fue entonces que entro Democracia al departamento y se me fue la vida al demonio.

SEGUNDA PARTE
Una vez que salimos del café nos dirigimos directamente a un motel cerca de la estacion, ninguno de los dos dijo nada, solamente nos miramos mutuamente y nos dimos cuenta que queriamos la misma cosa, pero por razones diferentes.
Caminamos un promedio de 200 metros hasta dar con la puerta del lugar, una entrada semi oculta por un cierto tipo de enrredadera native de estas tierras que da una flor pequena de rojos matizes.
Democracia iba cantando unca cancion de moda que solo ella conocia, y a como avanzaba le iba agregando una letra muy de su propia cosecha que consistia de un alto grado pornografico. Algo asi como…
“…si yo tuviera las_______para amarte,
Mi______entraria a ti como una ______ ______laralaralaaa_______lista para_____”
Y asi por el estilo.
Una vez en el ascensor me volteaba a ver de reojo y no ocultaba una risa picara a mis costillas. Me limite a verla un par de veces hasta que la risa me gano, “YA PARALE!” le dije mientras me carcajeaba.
-TE GANE! Me dijo, y paro de cantar.
-ERES TREMENDA le dije antes de salir del elevador. Mientras nos dirigiamos al cuarto escuche un leve “jejeje” detras de mi…supe que se estaba burlando.

Desde la muerte de Ruben “el Perene” y de todo lo que habia pasado entre nosotros nos habiamos dejado de ver por diferentes razones, y ahora de nueva cuenta estabamos aqui, juntos, tratando de parchar lo que fue en un pasado loco que ahora se me hacia que pertenecia a otro “yo” y no a mi.
Ya habia pasado varias fiestas y festivales locales donde nos encontrabamos tarde o temprano, nunca en plan romantico, eso era el pasado, solamente como viejos conocidos. Pero donde hubo fuego…
En fin, el hecho que estabamos visitando un cuarto juntos me tenia perplejo despues de todos los errore cometidos por los dos.

El como empezo no tiene cabeza, cuerpo, y ni siquiera una cola que indique el final de esa relacion, simple asi como fue, termino igual, sin una marca, por lo mismo que no ha tenido un fin.
Nunca ignore las miradas que me lanzaba desde el primer momento que nos encontramos. Despues vinieron los mensajes con amigas en comun que llegaban a mis oidos donde me decian que estaban invitandome a reuniones por insistencia de ella.
Y al fin se me acerco, timidamente (si se puede creer), pidiendome mi numero de celular para poder invitarme directamente a cualquier otra fiesta o actividad de latinos en Tokio.
Y asi fue un dia.
-HOLA
-SI? Conteste sin saber quien era puesto que no aparecia el nombre de la persona.
SOY YO, ME RECUERDAS?
-AH, SI, COMO ESTAS? Conteste ya sabiendo de quien se trataba.
-NO QUIERES IR A UN MOTEL CONMIGO MANANA? Pregunto a boca de jarro.
-???!!!?? Fue mi reacion.
-QUIERO QUE ME LLEVES A UN MOTEL. Insistio
-HMM…BUENO. Conteste pero aun sin saber si era una broma o no.
-OK, PASAME A BUSCAR MANANA A LAS 2PM FRENTE A LA ESTACION DE KAWASAKI. AHI ESTARE, SALIDA NORTE, FRENTE AL 7/11. dijo mientras cortaba la llamada.
Despues de colgar, y sin poder ocultar mi asombro y buena suerte, llame a una vieja amiga para contarle lo sucedido y obtener algun tipo de consejo.
-PUES DALE. Me dijo. LA VIEJA ESTA LOCA, PERO ESTA LOCA CONTIGO, ASI QUE DALE.
-TU CREES? Insisti.
-MIRA, ALGO SUPO ACERCA DE TI, DE COMO TE LAS ARREGLAS EN LA CAMA. Me dijo como explicacion pero con un acento de broma.
-TE CREES QUE LE HAYAN CONTADO DE LA CARTA DE AGRADECIMIENTO DEL CONVENTO DE LAS DESCALSAS?
-NO, PARA MI QUE FUERON ESOS GLORIOSOS COMENTARIOS QUE PUSIERON EN TU BLOG LAS RECLUSAS DE LAS ISLAS MARIAS…O EL RECONOCIMIENTO QUE TE DIERON DEL ASILO DE LEPROSAS POR LOS SERVICIOS PRESTADOS, JAJAJAJA!!
Despues de reir por un rato por fin le pedi que me diera su opinion seriamente y que me aconsejara algo.
-QUE TE PUEDO DECIR, LA LOCA ESA HA ESTADO PREGUNTANDO POR TI. ESO HASTA YO LO SE. finalizo.
Se me hacia increible, me halago el hecho que me pusiera atencion a mi entre tantos hombros…tan facil? Yo que me pasaba MESES buscando lo que ahora me lanzaba, ahora tenia la oportunidad frente a mi sin hacer basicamente nada.
-AHI ME CUENTAS, MATADOR! OLE” me porreo mi amiga y quedamos que le contaria los jugozos detalles un poco mas adelante.

Asi mismo como llego la invitacion me puse a preparar mi vestuario para la cita. No podia ir como si fuera una vil salida al mall local, tenia que deslumbrarla!
Pero primero…una nota mental de no olvidar lo obvio; asi que rapidamente busque entre mis cosas mi arma secreta y la puse sobre la mesa.
Otras veces se me habia olvidado, pero no esta vez, puse la botellita del liquido azul en un lugar estrategico para no olvidarlo manana. Despues de comer haria gargaras con el para no ofenderla con mi aliento de cuatrero.
Me dedique a buscar ropa de buen gusto para la ocasion, sacando ropa, guardando ropa, midiendome calzones, oliendo ropa que me encontraba bajo la cama (la mayoria una vez usada por el olor que emitian), hasta que por fin me decidi por una camisa de seda con manga corta hecha por Prada color naranja, un pantalon Louis Vouitton azul chillante con campana estilo de los 60’s bien nice, y unos Nike rojos que le harian juego al cinturon.
La locion Chanel Sports no podia faltar…estaba listo para enfrentarla y dejarla loca por mi! a este ultimo le tenia que agregar agua puesto que me quedaba poco y tenia que hacerlo rendir. Lo malo era que era una copia que me habia comprador en un swapmeet en Yokohama y tendia a “volarse” en contacto con el oxigeno.
Que impresion tan grande le iba a dejar!...o por lo menos unos fantasmagoricos recuerdos para que la siguieran toda la vida.

Pero creo que es hora de hablar de Democracia. No me gustaria dejar al lector con la duda de como era ella puesto que toma una parte importante en la historia.
Sin mayor duda una de las cosas que me impresionaron bastante de ella fueron sus ojos negros gitanos, el momento que los vi me dejaron sin habla puesto que tenian semejantes laganias pegadas a las pestanias.
La razon era que recien se levantaba despues de haber tenido una larga noche en un teiboldance donde fungia como, lo dire en Frances para no insultar a mis cuatro lectoras, “le putit number one”.
Despues de sus ojos su cuerpo tambien ejercio una fuerza sorprendente en mi que hasta la gravedad flaqueo en ese momento. Recuerdo que durante las siguientes noches no conseguia dormer tan placenteramente como antes, y siempre pensando en lo mismo, “esa pulga no es para mi petate”.
Y ahora…el mundo habia dado varias vueltas.
Ah, tambien tenia un lexico digno del mejor albanil Sinaloense.

La noche transcurrio normalmente. Aparte de las 20 llamadas que hise para saber mas de ella, de la razurada que me di “alla donde les conte”, y de las seis cortadas (‘&’%$&%$#”!! que me di por esos rumbos tambien, aparte de eso, la noche transcurrio normalmente.

Las horas no podian correr mas rapido, asi que sali de mi departamento un poco mas temprano para perder tiempo por las calles de Tokio.
Y si que perdi tiempo, tome un tren equivocado, me sali en una estacion que nunca habia escuchado, y en mi intento por encontrarla termine con hambre, asi que compre un takoyaki en una carreta y gane un chorrillo que no me dejo por un par de horas!
Llegue ligeramente tarde una hora a la cita, todo sudoroso y oliendo a escusado publico, el Chanel Sports ya se habia desvanecido y me habia dejado con un leve olor a material organica muerta.
Pero ahi estaba ella…fielmente esperandome…con un bolso negro muy de moda en su mano derecha, su largo cabello bailando con el ir y venire del viento, una minifalda que aconsejaba sonar un poco mas, y su mirada tenazmente buscandome entre la multitude de gente.
Me acerque como el mas seductor de los hombres, con la mejor sonrisa en mi cara, extendiendole la mano y…
-PORQUE “’(#$&”(#$&%” LLEGAS TARDE? Me pregunto friamente mientras cambiaba su bolso a la mano izquierda para poder saludarme con la derecha. Senti su mano como el mas carismatico y enternecedor pescado muerto. Pense por un momento que todo se habia ido al diablo.
-PERDONA, ME PERDI POR OTRO RUMBO, LUEGO ME DIO DIARREA POR COMER UN TAKOYAKI EN LA CALLE Y TAMBIEN TUVE PROBLEMAS CON EL PAPEL DEL BANO PUBLICO.
-QUE? TE AGARRASTE A GOLPES CON EL? Me pregunto sarcasticamente.
-NO, NO HABIA. Le dije, POR ESO TUVE QUE…
-SABES QUE? Me interrumpio, NO QUIERO SABER DETALLES me decia mientras se tallaba la mano sobre su minifalda sin hacer el minimo intento en ocultarlo.
-ERR…BUENO, ES QUE…
-VEN, dijo mientras me tomaba del brazo izquierdo, olvidando todo.
Me llevo a un motel a la vuelta de la estacion y me hiso olvidar hasta al takoyaki. Al salir, no me dio tiempo ni para ofrecer una disculpa por haber llegado tarde.
-QUEDE ENCANTADA, mintio.
-YO TAMBIEN, menti.
-ESPERO QUE NOS PODAMOS VOLVER A VER PRONTO decia mientas se daba la media vuelta para retirarce, dejandome parado en la acera sin saber como reaccionar.
-OK! le grite, TE LLAMO!! Menti un poco mas.

Y asi fue la primera vez. Y las demas no cambiaron mucho. Era como una cita con el dentista, nadie se quiere quedar para contemplar el dolor.

 

Datos del Cuento
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 2955
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 52.91.185.49

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.383
»Autores Activos: 133
»Total Comentarios: 11.728
»Total Votos: 908.428
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 38.122.162