Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento

Blanca, la vaca sin manchas

Margarita era una vaca que vivía en una granja. Un día dio a luz a una ternera muy bonita, totalmente blanca, que solo tenía una mancha en la cabeza. 

Cuando el granjero la vio decidió que se llamaría Blanca. 

Margarita llevaba mucho tiempo en la granja y había tenido otros tres terneros antes que Blanca, pero sabía que sin duda, ella sería su preferida. No porque Blanca fuese diferente al resto de los terneros, sino porque Blanca no paraba, andaba prado arriba prado abajo, en busca de los mejores pastos. Esto era sin duda herencia de la vaca Leopolda, su abuela, que tenía un instinto natural para saber qué pastos había que comer.

Los demás terneros huían de Blanca, no podían entender que en ese cuerpo tan grande, no
hubiera una sola mancha, - Una vaca sin manchas, es como un prado sin flores - decían para justificar que no quieran acercarse a ella. 

Aunque Blanca, que era una vaca muy lista, lo sabía, le quitaba importancia y jugaba a acercarse a ellos cuando estaban despistados. Los otros terneros se asustaban pero ella se reía mucho para sus adentros, porque el sentido del humor era otra peculiaridad que le había dejado su abuela, la vaca Leopolda.

Pasó el frío invierno y apenas quedaban pastos. El granjero no sabía que haría con sus vacas si no tenía qué darles de comer. Además el pobre estaba preocupado porque era mayor y no conocía otro oficio. 
- Hasta que no pase la feria del ganado, no tomaré una decisión, dijo convencido.

El granjero llevó a Blanca a la feria porque era la que más litros de leche daba y sobre todo porque la suya era la leche de mejor sabor. Y cual fue su sorpresa cuando resultó que Blanca se convirtió en la estrella de la feria. Todos los niños querían hacerse fotos con ella y hasta le ofrecieron un montón de dinero por venderla. Pero el granjero decidió que no quería desprenderse de Blanca, así que lo que hizo fue permitir que la apadrinaran. 

La feria fue todo un éxito y Blanca regresó a su granja convertida en la estrella de la feria de ganado de la comarca, con la cabeza bien alta, como su madre Margarita le dijo que había que caminar, porque ella no es diferente, sino ÚNICA.

Datos del Cuento
  • Categoría: Infantiles
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 113
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.164.198.240

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.360
»Autores Activos: 133
»Total Comentarios: 11.728
»Total Votos: 908.428
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 38.109.366