Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Ciencia Ficción

ZONA VERDE DOS

Un gato montés rompió el silencio con un rugido, se notaba avanzar en paralelo con mi motocicleta, las hojas de los árboles se movian ligeramente y cuando el terreno se tornaba más sinuoso que nunca;una parvada levantó el vuelo.
Aún tenía la máscarilla cibernetica en mi rostro, me había protegido del gas lacrimogeno al accionarse automaticamente, mi cabeza quedó cubierta hasta los hombros, tenía un color negro metalico y la vista me brillaba iluminandome el trayecto.
La selva se veía amenazante, era espesa, tanto que cada vez que un árbol se topaba conmigo, me parecía un obstaculo como a un metro de cerca de los demás matorrales, la vegetación tropical quizo dar los primeros esbosos de querer clarear.
Aún me seguian y cada vez más de cerca, un par de naves sonda dirigierón sus reflectores amarillentos hacía abajo, el faro de la motocicleta fué captado y entonces escuche brevemente que las aguas de un caudaloso rio rondaban por ahí y comenzaban a correr con cierta violencía unos metros adelante.
La consola de comunicaciones de la motocicleta se iluminó, el tablero dió la alerta parpadeando en rojo y mi ropa se pelgó a mi cuerpo hermeticamente.
Habian disparado un misil y ya estaba por llegar a mi, entonces me pare sobre el asiento y cuando estaba a la orilla del rio salte y justo al clavarme en sus incesantes y calientes aguas, el misil colisionó en mi motocicleta, eso lo pude escuchar aún apesar de estar cuatro metros abajo del agua.
La visión era perfecta, la máscarilla de plasma activo el modo acuatico y de el lado derecho emergió un esnorquel con forma de culebra de agua, eran tan electrica que si alguién la hubiera visto seguramente no se hubiera atrevido a hacercarse.
Comence a nadar de inmediato, plegue los braos a mi torso y movi mis piernas con rápidez, note entonces que no había peces y al estar en aguas más profundas atestigue como un grupo de pirañas me rondó, sin embargo no pude servirles de alimento, mi ropa era blindada y emitió una onda alterna de calor y frío.
Al llegar al cause del río, advertí a los soldados, hiban a bordo de un blindado y revisaban con rápidez la orilla, pero sin entrar en el agua, seguramente se dierón cuenta de que estaba infestado de pirañas, cocodrilos y vivoras venenosas y ellos no tenian protección alguna.
Sophia venía con ellos y trato infructuosamente de encontrarme, uso todos sus medios que tenía a su alcance e incluso instalo un sonar a la orilla.
__¡escapó!__ dijo un soldado.
__revisen el río__ dijo el coronel __ hay que dar con él.__
De inmediato todos se hayarón en los umbrales del cause, tragerón una lancha con motor fuera de borda y con ella se ayudarón en la persecución.
Todo fué infructuoso, ya que no pudierón atraparme, los soldados ZOMBIE decidierón retornar a su cuartel, según escuche por meio de el super microfóno contenido en mi reloj de pulso.
Pero no se fuerón sin haber disparado en repetidas ocaciones al agua, ellos aún tenian la creencía de que estaría cerca y en efecto, así era, sin embargo cuando mi mano se sostenía de la orilla la nave mantaraya paso sobre la superficie del río y emitió una onda lasser e hizo hervir el agua que se tornó fangosa que ya avisoraba cierta variedad de insectos.
Había accionado mis zapatos, de ellos una potentes hélices instaladas en las suelas, hicerón moverme lejos de áhí con gran velocidad, ya no escuche sus voces, solo el ruido de motores que emanaban de sus vehiculos, entonces tome la cola de un cocodrilo y dee que me llevara a la orilla.
El remo de un cayak estaba sobre la hierba agría y la embarcación de un solo pasajero estaba flotando, era tiempo de comenzar a tomar las aguas embravecidas que cruzaban por ahí, los rápidos estaban en toda su expresión y entonces me aventure y reme con violencia.
Las rocas estaban por doquier, a los lados las bestias salvajes rondaban y de vez en cuando el canto de un pajáro se dejaba ver.
Al desembocar, las aguas se volvierón mansas, en un claro me detuve y acercandome a donde se encontraba un torrente descendí de mi embarcación.
Ahí cambié de transporte, subí a una balsa con remos anchos, de madera y de textura plástica, así los rápidos fuerón cosa de niños, ya no había tanta violencía en las aguas, al darme cuenta de mi soledad, me quite el snorquel y tome un poco de aire, lo cual lleno de oxigéno mis pulmones y deseche el aire viciado.
Enseguida, tome mis lentes y trase con ellos un mapa, mi reloj tenía la brujula holográfica y me sirvió para que el mapa indicara en que zona me encontraba, al marcar mi posición, recorrí la espesura con la vista y note que el sol estaba saliendo con un tono rojo.
Dado que el FANTASMA estaba cerca, cosa de unos tres kilometros río abajo, me deje llevar por la balsa que ondulaba en las aguas que paulatinamente se sosegaban, la vegetación era abundante y había una bruma densa que apasiguaba los sentidos.
Para ese momento seguramente los soldados zombie y su coronel habian retornado a lo que quedó de su base espacial, que en su tiempo era muy hermosa, construida con los últimos avances de la tegnología hipercuantica.
La nave quedaría destruida, tenía una forma de ballena azul y ssus potentes miradortes permitian avisorar las estrellas todo el tiempo.
Me imagine lo que estarian discutiendo, sophia quién atestiguo el suceso tal vez estaría diciendo algo.
__¡ese canalla se nos volvió a escapar__ diría el coronel con el semblante pálido y su jefe estaría ahí, después de todo, les había logrado infringir temor a sus soldados y a él respeto.
__¡ese tipo es incansable!__ diría el coronel.
En ese instante podrian aberse dirigido a lo que quedo de su oficina, ahí su jefe les daría ordenes y de inmediato, ellos volverían a intentar atraparme.
__¡ese tipo no se volverá a burlar de los franceses!__ diría el jefe de ellos. golpeando con violencía su escritorio, mismo que podrian haber levantado de entre los escombros.
__¿qué quiere que hagamos señor?__ diría el coronel.
__Primero que nada, quiero que sophia nos diga todo, ella sabe mucho al respecto de alex bvlgari__
__no creo que haya algo más sobre alex, ustedes lo espiarón y fuerón muchos años, saben todo de él.__
__pues quiero saber algo más, no es posible que siempre nos gane, es un pobre mexicano de..__
__de primera clase__ diría interrumpiendo sophia__eso lo tendra que solicitar a londres, ya que si hay algo nuevo, ellos lo sabrán.__
__hagan un recuento de los daños, quiero saber con lo que podemos contar__ diría su jefe.
__le destruimos su auto y su motocicleta, quedaron inservibles, tendra que desplazarse a pie.__ diría el coronel harold.
Eso daría la oportunidad a que su jefe mencionara que yo aún tendría algunos recursos prevalecientes con los cuales accionar y sortear así la situación.
__alex tendra que utilizar algún transporte e ira a la ciudad más cercana, envie un pelotón para que lo rastreen.__
__enseguida señor__ mencionaría el coronel.
__¿creen que doce hombres serán suficientes?__ diría sophia.
__deben serlo, dado que es un sólo hombre.__
__¿porqué cree eso jefe?__ diría sophia.
El jefe era un tipo impositivo y por eso se aventuraría a mencionar sin recato alguno, ya que se mostraría evidentemente furico y con la tendencía de ser brutal.
__¡pero mis hombres son mejores!__
__y alex es el máximo oponente que usted haya tenido en su vida jefe.__
__ya veo dónde vas sophia, pero alex es un hombre y lo voy a atrapar.__ eso lo diría levantandose de su asiento y estando al borde de perder los estribos, entonces sophia muy dada a eso le mencionaría abiertamente como desafiandalo y corroborando de lo que sería capaz su jefe.
__le costará muy caro, si usted no mata a alex, él lo matará a usted y eso es seguro.__
En ese instante harold interrumpiría..
__su transporte esta listo, debemos sazlir de aquí.__
__recojan todo lo necesario y den aviso a parís de lo sucedido.__
Para ese instante ya estaba llegando muy tranquilamente al termino de los rápidos, entonces reme para alcanzar la orilla y entonces distinguí que el fantasma estaba por ahí.
Al notarme, se dispuso a levantarme con todo y balsa, sin embaro eso no pudo ser posible, notamos algo raro y por eso no se acerco.
No quería hacer demasiado ruido y le instale el silenciador a mi arma, avance con cuidado y lentamente entre en la maleza.
Todo era armonía, el fantasma accionó el sistema furtivo a fin de no hacerse ver, pero alguién que me seguía hizo ruido suficiente para poner en guardía a los soldados serpiente.
__allá esta__ dijo un hombre.
De pronto fuerón notandose los soldados zombie, pero aguarde hasta el último momento, fuí dejando fuera de combate a algunos mientras que el shadow hacía disparos con un arma de particulas cuánticas y ponía en agonía a mis enemigos.
__¡ahggg, me dio el maldito!__ dijo un soldado zombie.
Enseguida les acometí, al abrirme paso senti que estaban derrotados y escuche a uno de ellos mencionar.
__sargento, ¿qué hacemos?__ dijo el cabo al notar que sólo quedaban cuatro.
__esperen, tenemos que agarrarlo antes de ue suba a su nave, tal vez ahora trate de ir ahí.__
Esperarón un largo rato, hasta que notarón hasta se dierón cuenta de que no había movimiento, el sargento dijo.
__usa tu lámpara e ilumina allá__
Entonces saque de mi bolsillo una moneda dorada y la arroje al agua, se convirtió en una masa gelatinosa azulada como un gel, la sustancía se vió densa.
Entonces salte al agua y me introduje en la oscuridad, mientras que los soldados zombie fuerón a donde se había visto mi silueta.
__ no es nada__ dijo el cabo__¡maldito, es muy astuto!__
Eso fué lo último que dijo el cabo porque en su frente comenzó a brotar un torrente sanguinolento que despedía hedor, producto de un disparo, lo que hizo que el cabo cayera sin vida.
__¡cubranse!__ dijo el sargento.
Mientras tanto, subí al shadow que se había sumerjido en las aguas atrevez de la escotilla, situada en su casco, esa era una entrada de emergencía.
Ya dentro, me preparé, me quité la ropa mojada y me vestí de otra seca y confortable después de tomar una ducha, entonces maniobre el shadow y emergí del agua subiendo en pos de la nave fantasma que estaba en el cielo que ya era muy claro.
Parece que me les había escapado a los soldados zombie, que en ese instante se habian convertido en simples observadores.
Me sente en la proa de el shadow y baje una caña de pescar, el mar era inmenso y ya era el medio día de aquel sabado de el año 3045 y decidí probar suerte con la nueva especie de peces sinteticos.
Datos del Cuento
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 44.201.94.72

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.442
»Autores Activos: 151
»Total Comentarios: 11.741
»Total Votos: 908.524
»Total Envios 41.576
»Total Lecturas 47.262.435