Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sin Clasificar

Vivir la vida

Rodrigo y yo llevábamos varios años juntos, decidimos no casarnos, querí­amos tener nuestra libertad, la relación se enfrí­aba por momento,
existí­a un distanciamiento.
Yo necesitaba sentirme bien, cosa que no lo estaba, tení­a miedo de hacerle daño, no quería que sufriera y aguantaba.
Una tarde, le planteé que el próximo puente, me
irí­a con unas amigas de viaje, no dijo nada, tuve
la oportunidad y la aproveché.
Unos meses antes, habí­a conocido a Raúl un joven mayor que yo, su amitad me agradaba, cada vez simpatizábamos más, a su lado me sentí­a viva.
Una tarde, me llamó y quedamos en el aeropuerto,tuve complicaciones en la carretera, cuando llegué el vuelo lo habí­amos perdido, de todas maneras me alegré, tení­a pánico al avión.
Cambiamos el itinerario, optamos por el autocar.
Nos llevaron a un pueblo de la costa, "Viela de Castelo" llegamos al hotel, nos aseamos, bajamos a cenar, sentándonos en un rinconcito, querí­amos intimidad.
En la mesa de enfrete, se encontraban unos comensales, haciendo mucho ruido.
No podí­amos entendernos, Raúl se levantó, habló con el encargado y pidió que nos subieran la cena a la habitación, cenamos, yo me encontraba un
poco nerviosa, pero pronto lo superé.
Aquella noche, fue un fracaso por culpa mí­a,
yo estaba profundamente enamorada, pero ese amor lo llevaba oculto, sufrí­a y sabía que nunca
alcanzaría ese sueño, puede que eso fuera la causa de que mis relaciones no funcionaran, tení­a que alejarme de mis pensamientos, vivir la vida real o nunca serí­a feliz.
Por la mañana, salimos de excursión, nos llevaron
a un pueblo típico de aquel lugar, por la noche, regresamos al hotel. ¡Dios mío! ¿Qué pasa ?
Rodrigo. ¡Cómo! Raúl se burló, sí­ míralo va con una mujer, ¿cómo podía evitar yo el encuentro?
Con paso presuroso salí­ a la calle, entré en una tienda, hice una petición tan extravagante.que el dependiente, se extraño, ni siquiera supe lo que habí­a pedido.
Cenamos fuera del hotel, yo huía para no encontrar a Rodrigo,así­ que nos recogimos tarde.
Por la mañana nos llevaron de excursión, esta vez a los Picos de Europa, estaban cubierto de nieve, el frí­o era intenso y un viento infernal nos llevaba. De pronto, se oí­an gritos, la gente huía despavoridad,se habí­a declarado un incendio, por seguridad, regresamos antes de tiempo al hotel.
A Rodrigo ya no lo vimos, tal vez se fue la noche antes.Yo estaba convencida de su culpabilidad, tampoco habí­a sido yo, sincera con él.
Primero tení­a que tranquilizarme, después le expondrí­a mis motivos, no quería continuar más con Rodrigo. Por primera vez serí­a fiel a mí­ misma, para que más mentiras.
Datos del Cuento
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 5.72
  • Votos: 82
  • Envios: 1
  • Lecturas: 4710
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 44.222.189.51

1 comentarios. Página 1 de 1
kasha81
invitado-kasha81 29-07-2005 00:00:00

Lastima que no se entienda bien, por los errores que has cometido... al escribirlo demasiado deprisa? en todo, muy buena...

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.638
»Autores Activos: 155
»Total Comentarios: 11.741
»Total Votos: 908.509
»Total Envios 41.629
»Total Lecturas 55.582.033