Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Misterios

Unidas para siempre

Todo comienza en una aldea, donde toda la gente se conocía, donde todos sabían algún secreto del vecino o los problemas que había en la familia del otro, en fin, que era una aldea algo cotilla.
Dicha aldea está rodeada de montes y allí arriba, en el monte había una pequeña cabaña donde vivían 2 hermanas, 2 hermanas que nunca se habían casado, siempre estaban ellas solas, no podían vivir la una sin la otra,eran 2 hermanas ya mayores, eran las únicas personas que estaban ajenas a la aldea.
La gente no sabía nada de ellas salvo que eran hermanas y que apenas cuando se acercaban a la aldea ni saludaban.
Las hermanas eran muy pobres, vivían en esa cabaña sin luz, a la sombra de las velas, el agua tenían que ir por ella al río y la cabaña solo disponía de una habitación grande, donde había 2 camas separadas por una mesita, en una esquina se encontraba la cocina y en el otro extremo una pequeña bañera con su correspondiente bater.
Una mañana la hermana mayor se despertó como de costumbre la primera, a eso de las 7 de la mañana, cuando quiso despertar a su hermana vio que ésta estaba muerta, tenía un cuchillo clavado en el pecho y todas las sábanas llenas de sangre. Inmediatamente pidió auxilio pero estaba muy lejos de la aldea, por lo que nadie podia oirla y tampoco podía llamar a la policía porque eran pobres y no tenían teléfono, no tenían nada de nada.
La hermana mayor no lo podia creer.
--¿Quién quería matar a mi hermana?!, ¿ y por qué a ella y no a mí?-- se decía para sí misma con los ojos en lágrimas y abrazando el cuerpo de su hermana.
La hermana mayor quiso enterrar a su hermana pequeña al lado de la cabaña, para ello estuvo excavando todo el día, quitando la tierra para meter el cuerpo de su hermana.
Llegaba la nochey la hermana mayor no podía hacerse a la idea de que iba a ser su primer día durmiendo sola, sin su querida hermana. Tras el agotador día se metió en la cama y se quedó profundamente dormida.
A la mañana siguiente se despertó con el canto de los pájaros y con los rayos de sol que entraban en su pequeña habitación, quiso salir a ver el magnífico día que hacía y a visitar la tumba de su hermana, cuando se dio cuenta, la tumba de su hermana estaba abierta, como si alguien hubiera querido sacar el cuerpo.
De inmediato volvió a meter el cuerpo en la tumba para que su querida hermana descansara en paz.
Pasaban los días y cada vez mas echaba de menos a su hermana. Todavía no sabía quien demonios podía ser aquel que mató a su hermana y menos sacarla de la tumba. Volvió a la cabaña y como ya no había aquellas charlas en las que se quedaba hablando con su hermana hasta las tantas, se quedó dormida en la cama. Después de unas largas horas de siesta se levantó, y cual fue su sorpresa que en la cama de al lado, en la cama de su hermana pequeña, se encontraba el cuerpo.
Ya no sabía que demonios estaba pasando, cada vez que cerraba los ojos veía a su hermana.
Como ya no podía vivir así, sola, sin nada que hacer y menos sin su hermana, cogió un cuchillo y se lo clavó en el estómago cayendo rendida a los pies de la cama de su hermana.

La gente de la aldea, cuando todo esto pasó, empezaron a correr rumores de que la hermana mayor había matado a su propia hermana, que la había sacado de la tumba porque la echaba de menos; pero todo eso inconscientemente porque resultaba que era sonámbula.
Datos del Cuento
  • Categoría: Misterios
  • Media: 6.07
  • Votos: 27
  • Envios: 2
  • Lecturas: 2464
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.82.73.21

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.268
»Autores Activos: 133
»Total Comentarios: 11.726
»Total Votos: 908.423
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 37.621.589