Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Misterios

Un tipo corriente

Tengo derecho a expresar mis reivindicaciones. Soy un hombre normal, corriente, de la calle. Sin embargo, mi creadora, esa fantasiosa, se empeña en incluirme en sus relatos descabellados. Ya verán ustedes que mi vida es de lo más vulgar y que sería mejor mantenerme en el anonimato.

Repito. No soy un extraterrestre. Como, duermo, trabajo cuando me apetece- casi nunca- y de vez en cuando me divierto con mis amigos. Me gusta viajar a dónde me da la gana. No me ato a nada ni a nadie y más o menos soy feliz. Pero ya que esta tía se empeña en que cuente alguna anécdota, pues se me ha ocurrido la siguiente, que como verán, no tiene nada de extraordinario.

Hace unas cuantas noches paseaba aburrido por las calles. Los cines habían cerrado y no me apetecía regresar a casa. Tenía ganas de charlar con alguien y tomarme unas copas. Así que, entré en la primera taberna que encontré abierta. Hacía frío en la calle, pero el ambiente de la tasca era cálido. La timba se hallaba atiborrada de gente, sobre todo hombres, que gritaban, gesticulaban y fumaban. Unos vejetes jugaban al dominó y otros, jóvenes o de mediana edad, discutían sobre fútbol mientras un borracho desentonaba y destrozaba una vieja canción.

Me acerqué a la barra. Pedí una copa y luego otra y otra y otra...No sé cuántas copas me eché al coleto. Lo cierto es que el humo del tabaco y los vapores del alcohol nublaron mis ojos, obnubilaron mi mente, desataron mi osadía y soltaron las riendas de mi boca. Metí baza en la discusión sobre fútbol. Las voces subían de volumen.
La mía también. La temperatura del local subió. La mía también.

Alguien me insultó. Insulté. Me volvieron a insultar. Pegué. Me pegaron. Propiné un puñetazo. Me lo devolvieron. !Crash ! Una botella se estrelló en mi cabeza.

Empecé a sumergirme en un pozo negro y profundo. El aire parecía salir por todos los agujeros de mi cuerpo, como si me desinflara. El estruendo de las voces, la música estridente, los berridos del borracho, las fichas de dominó golpeando sobre las mesas metálicas se fundían en una inmensa bola caótica y la bola se achicaba y agrandaba, se retiraba y se acercaba como en un inmenso zoom.

Me desmayé, maldita sea. Me hundí en el pozo hasta el fondo. No sé cuánto tiempo estuve sin conocimiento, pero cuando abrí los ojos me encontré en un hospital. Intenté ponerme de pié, y las piernas no me obedecían. Apenas podía respirar, porque un peso me oprimía el pecho y los pulmones. Sin embargo, poco a poco, logré recuperarme hasta sentirme perfectamente. El botellazo fue de aúpa, pero ya ni me dolía. Así que, como los hospitales no me gustan, me escapé, y aquí estoy.

Y esta es mi historia. ¿ Puedes decirme qué tiene de extraordinaria ? ¿ Qué tiene de fantástica ? Ni mi historia ni yo tenemos nada que merezca la pena. Incluso mi lenguaje es vulgar, de la calle. Lo que sí te digo, tía, es que lo pasé mal, aunque, después de todo se trata sólo de una de esas peleas cotidianas entre compadres que se exceden con unas copitas. Pero eso sí. Me vengaré. Entraré en esa asquerosa taberna. Devolveré ojo por ojo y diente por diente. Se los romperé todos al gallina ese que me propinó el botellazo. Porque fue a traición, seguro.

Aquí estoy, señores. ¿ Quién ha sido el desgraciado que me arreó ?¿ Tembláis de miedo ? Lo repetiré. ¿ Quién ha sido el cobarde hijo de mala madre que me dio el botellazo ? ! Que salga si es hombre ! Y qué hace ese tío borracho ? ! Es que no mira por dónde va ? ¿ No queréis pelea ? ¿ Pues sabéis lo que os digo ? Que a enemigo que huye...Me largo a la calle. De alguna manera, me he vengado.

Ya estoy más tranquilo. ¿ Pero qué le ocurre a la gente ? Caminan como tontos, locos, dormidos, embebidos en sus problemas, apresurados, sin darse cuenta de lo que pasa a su alrededor, ante sus narices. ! Son unos desgraciados ! Deberían sentirse como yo, alegres, livianos, despreocupados y con grandes deseos de bailar y cantar...! Gilipolla ! ! A ver si conduces con más cuidado ! ¿ Pero qué hace ? !!! Socorro !!!

Me levanto. No me ha pasado nada. Ni un rasguño. Bueno, continuaré mi paseo. Continuaré con mi vagabundear. ! Joder ! ! Cómo nieva ! Hay que ver la gente lo friolera que es.! Pero si no hace frío ! Hoy no tengo ganas de irme a Pernambuco. Aquí se está bien. Es divertido observar a la gente. Y estoy feliz, eufórico, ligero, ingrávido.
Ya habéis oído mi historia. Soy un hombre normal, tan normal y tan bien me siento, que no me da la gana de irme a dormir. ¿ Y sabéis ? Voy a vivir ! a tope !, porque no necesito dormir, ni comer, ni descansar. Desde ahora ! a vivir a tope !


FIN
Datos del Cuento
  • Categoría: Misterios
  • Media: 5.82
  • Votos: 44
  • Envios: 0
  • Lecturas: 4864
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 18.207.136.184

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.892
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.445
»Total Envios 41.546
»Total Lecturas 39.643.227