Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sin Clasificar

TRADUCCIONES

Tenía yo que traducir un texto de aproximadamente mil páginas. Esto parecerá algo pesado, pero, cuando uno no entiende mas que su idioma, se le hace algo mas que difícil y mucho más que pesado...

Fui al mercado de programas de traducción y compré uno. Me costó bastante barato. Lo puse en la PC y empecé a realizar las traducciones... La paga era buena, pero, eso del programa era tan solo una ayuda, el trabajo en sí era el de darle sentido a las palabras. Y eso hice luego de haber traducido con la ayuda del programa las mas de mil páginas... por mas de cinco noches seguidas, claro que tuve ganas de salir a la calle para refrescarme y eso hice. Me fui al cine, al taller para reparar mi auto. Me compré ropa, zapatos y, en la ruta, conocí a una amiga para hacer el amor. Conversamos y le pagué la tarifa plana, es decir, casi un sueldo y medio. Me cogió de la mano y antes de irnos al cuarto pasamos por una botica para comprar un preservativo. Ya listos fuimos a mi cuarto. Entramos y empezamos a desnudarnos, ella me colocó el protector y luego se comenzó a desvestirse... Mientras lo hacía me gustaba observarla y ver cómo cada vez que hacíamos el amor usaba diferentes bragas, esta vez era de colores, es decir de cinco colores, como un kolach, pero en cada pedazo de tela había una foto. Le pregunté de quiénes eran las fotos y ella me dijo que eran de su familia. ¿Puedo verlos, conocerlos? Pregunté. Se arrancó la braga y me la tiró en la cara, susurrándome que era un curioso. Cogí la prenda y me puse a ver las fotos grabadas, y, para mi asombro solo había una sola foto, era la de un niño. ¿Quién es? Volví a preguntar. Mi hijo, me dijo, y luego, ya desnuda no volví a preguntarle mas... La pasamos bien sino fuera porque sonó su celular. Contestó y me dijo que tenía que irse, que era su hijo que estaba llorando en su casa. Te acompaño, le pedí. No, no, no por favor... Él tiene nueve años y no sabe nada de estas cosas. Dile que somos amigos, le dije. Rió. Vamos si quieres, porque a todos los que llevó son amigos.

Fuimos a su casa y me sorprendí mucho al ver que tenía una casa preciosa. Entramos y vimos a su hijo en los brazos de una nana que cuidaba de él. ¿De dónde sacas dinero para pagar todo esto?, le pregunté muy bajito sin que nadie mas que nosotros escuchara. Estudio, me dijo, y hago trabajos. ¿De que tipo? Traducciones, me dijo. Estudio idiomas y realizo mis trabajos por las noches... Me sorprendí mucho, y le conté que yo, aparte de mi trabajo en la venta de todo tipo de libros, también, trabajaba haciendo traducciones, aunque esto recién lo estaba realizando. Le conté de mis mas de mil páginas que estaba realizando... ¡Te ayudo si quieres! Me dijo casi implorante. Le dije que si, pero que todo el trabajo estaba en mi casa. ¡Tráelo para acá...! Y los haremos juntos, ya tú ves cuanto me das por mi ayuda.

Desde aquella vez nos hicimos socios, y el trabajo nos llegaba sin parar, claro que ella continuaba con sus trabajos como meretriz, eso no pudo hacerla cambiar de opinión. El tiempo pasó y el negocio prosperó, ella dejó de trabajar como puta y al tiempo tuvimos que casarnos ya que de tanto estar pegados de día y de noche vino el hermanito...

Nos compramos otra casa y luego de tener nuestras comodidades, llegué a sentirme feliz, pero, como todo final feliz, siempre viene la parte dramática, y esa fue cuando saqué los pies del plato, es decir, conocí a otra joven que era de la vida fácil... Le pagué por estar juntos y para mi conmoción, ella tenía otra braga con una serie de fotos pegadas... Luego, lo mismo, sonó el celular, pero esta vez, no dije nada. Ella salió del hotel y yo me fui a casa en donde encontré a mi esposa esperándome con la cena servida. ¿Me quieres? Le pregunté... Pero ella sólo me dijo que había problemas en el trabajo... La iré a los ojos y me di cuenta de que ella también se había cansado de mí. ¿Deseas que me vaya? Pregunté. No lo sé, me dijo... Cogí una maleta y la llené de ropa y me fui hacia un hotel, al poco rato sonó el teléfono, era ella pidiéndome que volviera, pero le dije que no, que deseaba estar tranquilo, que había sido muy feliz a su lado pero todo ya había pasado, que podía quedarse con todo el negocio si así lo deseaba o sino lo vendiera, como ella quisiera... Me colgó.

Al día siguiente recibí un pequeño paquete. Lo abrí, y era una braga llena de fotos, en ella estaba mi hijo, su hijo y yo... Lo puse sobre el velador y me puse a buscar un trabajo, cualquier tipo de trabajo menos el de un traductor...




San isidro, mayo del 2006
Datos del Cuento
  • Autor: joe
  • Código: 16723
  • Fecha: 29-05-2006
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 5.12
  • Votos: 146
  • Envios: 0
  • Lecturas: 2992
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.161.71.87

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.001
»Autores Activos: 131
»Total Comentarios: 11.726
»Total Votos: 908.419
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 37.415.447