Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sin Clasificar

Respondiendo a una carta

Esta mañana salí de mi casa, en la entrada había muchos autos que impedían que saliera. Pedí permiso, pero había un gran tumulto y todo ello era producto de un grave accidente. Una señora estaba paseando por la calle con su perro, muy temprano, cuando a lo lejos, escuchó la voz de su marido ya muerto hacía mas de diez años. Ella soltó a su perro, y un auto se llevó al animal, dejando a la dueña mirando una escena muy extraña. Allí, delante de sus ojos, yacía un hermoso perro, querido por su difunto esposo, con la cabeza aplastada por las llantas de un auto que no dudó en detenerse y seguir, sin parar, hacia donde el diablo lo jalaba. Pasé con mi auto y pude ver a la anciana, inclinada sobre la pista, arrancando los retazos de la cabeza del perro... Iba a detenerme pero no quise hacerlo, no me gustan las patéticas escenas. Había gran cantidad de vecinos, ya estaba, con bastante dificultad, por salir del atolladero cuando logré escuchar que la anciana pronunciaba el nombre de su esposo una y otra vez, y parecía ser que era al perro con quien conversaba, mientras acariciaba los retazos engomados de sangre y pelos. Continué mi camino hasta que llegué a la autopista. Viajaba a poca velocidad y recordé a mi padre, a su esposa, a sus hijos, a mí cuando niño, y seguí manejando hasta llegar al negocio y cuando llegué, recibí una llamada, era mi madre diciéndome que no fuera a visitar a mi padre porque no era justo que me avisaran tan tarde de la muerte de la esposa de mi padre... Entendí su pensamiento y le dije que no iría. Llegó uno que otro cliente y mientras ellos llegaban, sentí que era como si estuviera dentro de una librería. Y cada uno de ellos fueran libros, libros vivientes, humanos. Le escuché uno a uno. Uno de ellos me habló de su esposa que hacía mas de veinte años le había dejado, eso lo sentía siempre que le veía, pues su rostro era como una lápida, una voz profunda y densa, clamando en el nombre del amor, eso, amor... paz, verdad. Luego, se fue y seguí laborando. Llegaron los clientes, las jovencitas que conocí desde niñas, o desde que estaban en la barriga de sus madres, y ahora, ya eran unas jovencitas buscando eso que buscan los jóvenes, generación tras generación, eso que todos buscamos siendo jóvenes, la verdad, la vida tras la cortina del diafragma de esta tierra... Y ahora, en estos tiempos, parece que esa voz aún resuena mas fuerte a medida que nos acercamos a la nada, al vacío, a la muerte, sabiendo que nada nos llevaremos de esta vida. Lamentablemente, no somos dioses ni nada perfectos, simplemente somos seres humanos, seres llenos de diferencias, de errores que suelen no pertenecer al común de los aciertos de los demás... En fin, la vida es una gran novela sin final, continuada miles de veces a través de la vida de cada ser humano que viene y se va de este planeta hermoso y maldito al mismo tiempo, o es un cuento tan pequeño, de esos que tiene la sal y el dulce y todo aquello que despierta a los muertos en vida y a los vivos muertos desde siempre, o simplemente la respuesta de una o todas las cartas de este mundo...



San Isidro, mayo de 2007
Datos del Cuento
  • Autor: joe
  • Código: 18508
  • Fecha: 18-05-2007
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 5.84
  • Votos: 164
  • Envios: 0
  • Lecturas: 2161
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.198.55.167

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.118
»Autores Activos: 132
»Total Comentarios: 11.726
»Total Votos: 908.419
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 37.467.240