Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Religiosos

Razones para creer en Dios

Razones para creer en Dios.

(Relato Religioso 127)

“Cuando contemplaba la posibilidad de que existiera un Creador, me enfurecía pensar que tuviera el poder de impedir el sufrimiento pero que no hiciera nada”. Así se expresó un ex-ateo que perdió a varios familiares durante el Holocausto. Y él no era el único que se sentía así.

Cuando sufren atrocidades, a muchos se les hace difícil creer en Dios, o se consuelan pensando que no existe. ¿Cuáles son las razones principales que llevan a algunos a no creer en Dios?. ¿Le iría mejor a la humanidad sin el concepto de Dios o de la religión, como algunos piensan?. ¿Es posible que un ateo llegue a creer en un Creador, en un Dios de amor?.

Aunque parezca irónico, la religión es una de las principales causas del ateísmo. El historiador Alister Mc Grath explica: “Lo que lleva a la gente al ateísmo es, sobre todo, una adversión a los excesos y fracasos de la religion organizada”. A la religión se le suele ver como un elemento clave tras las guerras y la violencia. El filósolo Michel Onfray, de orientación atea, se pregunta cómo es que un mismo libro religioso puede llevar a dos personas a actuar de manera tan distinta: Que una “procure la santidad” y la otra “realice actos de crueldad” como el terrorismo.

Muchas personas tienen malos recuerdos de sus experiencias con la religión. Por ejemplo, un joven sueco llamado Bertil recuerda que durante su servicio militar escuchó al capellán del ejército justificar la violencia valiendose de las palabras de Jesús: “Todos los que toman la espada perecerán por la espada”. El capellán razonaba que alguien tiene que tomar esa espada, asi que el que la utiliza es un siervo de Dios. [Mateo capítulo 26, versículo 52].

Bernadette, cuyo padre perdió la vida en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, recuerda con indignación lo que dijo un cura en el funeral de su prima de tres años: “Dios se la llevó al cielo porque quería otro angelito”. Posteriormente, Bernadette dió a luz un hijo discapacitado, y tampoco recibió consuelo de la iglesia.

Ciarán se crió en medio del conflicto que vivió en Irlanda del Norte. Le repugnaba la doctrina del infierno, y odiaba al dios responsable de dicho tormento eterno. Desafiaba a Dios diciendole: “Si acaso existes, mátame”. Pero Ciarán no es el único que a hablado tales sentimientos hacia enseñanzas crueles de la iglesia, como esta. De hecho, puede que el dogma eclesiástico halla abierto el camino a la teoría de la evolución. El historiador McGrath señala que la aversión viscerar que Darwin sentía por la doctrina del infierno [no su creencia en la evolución] fue lo que lo hizo dudar de la existencia de Dios. McGrath también hace mención del “profundo dolor que le ocasionó [a Darwin] la muerte de su hija”.

Algunos ven a las personas que practican una religión como ignorantes o fanáticas. Irina, estaba cansada de los sermones religiosos vacíos y las letanías repetitivas, dice: “Me parecía que el que tiene religión no sabe pensar”. Louis, indignado con las crueldades cometidas por fanáticos religiosos, adoptó una postura más radical: “Tras mostrarme por años su lado aburrido, la religión me reveló su lado más horroroso. Me convertí en un agresivo opositor de todas las religiones”.

No sorprende, pues, que muchas personas vean las religiones como un obstáculo al progreso y la paz. Algunos hasta sean preguntado si la humanidad estaría mejor sin Dios y las religiones. De ser así, ¿surgirían otros problemas como consecuencia?.             

Voltaire, filósofo del siglo XVIII, se pronunció amargamente contra la corrupción religiosa de su día. No obstante, sostenía que la creencia en un Ser Supremo era fundamental para nuestro sentido moral. Posteriormente, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche acuñó la famosa frase “Dios está muerto”, pero temía el vacío moral y los daños que podría ocasionar el ateísmo. ¿Estaban justificados sus temores?. El profesor Keith Ward señala que las atrocidades no disminuyeron en la época moderna, sino que “alcanzaron proporciones inimaginables”. Por otro lado, el ateísmo no ha logrado librar al hombre de los defectos de la naturaleza humana, como la corrupción y la intolerancia. Estos hechos han llevado a muchas personas, incluso a algunos ateos, a reconocer el valor moral de creer en Dios.

Un hombre que era ateo y se desempeñaba como trabajador social quedó impresionado con el poder que tiene la Biblia para transformar la vida. Dijo: “Después de pasar años ayudando a las personas a cambiar de hábitos que resultan perjudiciales, sin apenas resultados, quedé asombrado al ver los cambios favorables y definitivos que logra la Biblia”.

Sin embargo, algunos ateos sostienen que la religión ha hecho más mal que bien, al promover las guerras y las masacres en vez de la bondad y el altruísmo. Tal vez reconozcan que la fe beneficia a ciertas personas, pero ellos se muestran muy escepticos. ¿Por qué?.

Generalmente se enseña que la evolución es un hecho establecido. Anila, por ejemplo, estudió en Albania, país donde predomina el ateísmo. “En clase aprendimos que quienes creen en Dios son ingenuos y anticuados [cuenta ella]. Me maravillaba de lo que apendía sobre las plantas y la vida orgánica, pero todo lo atribuía a la evolución, pues eso nos sentía sentir que estábamos al nivel del pensamiento científico”. Hoy, ella admite que tenía que aceptar ciegamente todo lo que le enseñaban.

Pero, he aquí algunas preguntas que la evolución no contesta, sin embargo la Biblia sí: ¿Cómo pudo originarse la vida de la materia inanimada?. Lea en su Biblia la respuesta en el Salmo 36:9. ¿Por qué los animales y las plantas solo se reproducen según su género?. Lea Génesis 1:11 y 21, 24 al 28. Si el hombre desciende de seres inferiores como los primates, ¿por qué no sobrevivió ningún hombre-mono superior?. La respuesta que dá la Biblia puede hallarla al leer el Salmo 8:5 y 6. ¿Puede la teoría de la supervivencia del más apto explicar la cualidad del altruismo?. Lea, por favor, Romanos 2:14 y 15. ¿Tiene la humanidad una esperanza segura para el futuro?. La Biblia lo explica en el Salmo 37:29.

Algunos que dicen ser ateos quizás tengan duda sobre la evolución o percivan que necesitan a Dios en su vida y hasta se dirigan a El en oración. Veamos que llevó a algunos ateos y agnósticos a reflexionar aún más sobre estos asuntos, y como llegaron a tener una relación estrecha con su Creador.

El joven Testigo de Jehová que visitó a Bertil, apeló a su sentido común y le mostró que hay una enorme diferencia entre el cristianismo verdadero y la religión que practican los cristianos nominales. Bertil explica que hubo algo que lo impresionó mucho más que los argumentos a favor de la existencia de un Creador: “Fue la paciencia y calma del joven frente a mi terquedad,… Siempre tenía publicaciones para mí y estaba bien preparado”.

Leif, de origen escandinavo, era un defensor de la evolución y veía la Biblia como un libro de cuentos de hadas. Pero cierto día un amigo le preguntó: “¿Te das cuenta de que solo estás repitiendo lo que otros han dicho, sin saber nada de la Biblia?”. ¿Qué efecto tuvieron en él estas palabras?. Leif comenta: “Reconocí que nunca había cuestionado la evolución, simplemente la había dado por buena,… Creo que, entre otras cosas, las profecías bíblicas y su cumplimiento pueden hacer pensar a cualquier ateo”. Lea  Isaías 42:5, 9.

La hipocresía religiosa, la enseñanzas ateas, como la teoría de la evolución, y la maldad por doquier, han llevado a muchos a dudar de la existencia de un Creador e incluso a negarla. No obstante, si usted lo permite, la Biblia puede responder a sus preguntas de manera satisfactoria. Este libro revela los pensamientos de Dios, “pensamientos de paz y no de calamidad”, que ofrecen “un futuro y una esperanza”. [Jeremías 29:11]. Para Bernadette que dudaba de la existencia de un Creador y que cuyo hijo nació discapacitado, dicha esperanza fue como un vendaje que cubrió las heridas causadas por sus sufrimientos.

 La explicación bíblica de por qué Dios ha permitido el sufrimiento ha hecho recapacitar a muchos que eran ateos. Si aparta tiempo para averiguar lo que dice la Biblia, usted también podría convencerse de que existe un Dios que “no está muy lejos de cada uno de nosotros”. [Hechos 17:27]. Si desea examinar algunos argumentos a favor de la creación, consulte con uno de los testigos de Jehová del lugar donde usted vive y pídale que le muestre la serie titulada “¿Existe un Creador?” publicado en la revista “!Despertad!” de septiembre de 2006 y seguramente va a obtener un mayor conocimineto sobre la existencia de un Dios amoroso y pacífico llamado Jehová.

Datos del Cuento
  • Categoría: Religiosos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 24
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.234.245.121

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.060
»Autores Activos: 137
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.457
»Total Envios 41.547
»Total Lecturas 40.384.318