Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Educativos

Primos de disposición contraria.

Primos de disposición contraria.

(Reino Animal.-2)

El siguiente artículo fue redactado por el corresponsal de la revista “!Despertad!” en Sudáfrica y salió publicado el 8 de mayo de 1983, lo cual muestra una muy notable diferencia entre el asno salvajey el asno doméstico, aunque son parecidos, fueron creados para diferentes usos. Veamos:

“Aunque Michael Mason es un cazador de caza mayor endurecido, se le hizo difícil apuntar con el rifle a un asno salvaje en Nubia. ¿Por qué?. “Para cualquiera que haya visto solamente asnos domésticos –escribió él- es una revelación ver a un asno salvaje, o silvestre, cruzar su terreno nativo. ¡Son la poesía del movimiento!. La facilidad, la gracia y la rapidez con las que atravesaron o treparon o descendieron aquellas terribles rocas ásperas y peladas, donde los vimos,…, habrían hecho a un caballo de sangre pura parecer un penco viejo y reumático. En las planicies,…, corren con tanta rapidez y tan incansablemente que no hay caballo ni camello con jinete que pueda alcanzarlos”. Se teme que este bello espécimen se haya extinguido en las regiones salvajes debido a que no puede luchar contra las armas modernas del hombre. Hay otras variedades de asnos salvajes, pero éstas también están en peligro de extinción. El asno salvaje sirio de tiempos bíblicos se vio por última vez en 1929, en el parque zoológico de Schobrunn, Viena.

La situación del asno doméstico es mucho mejor. Sigue desempeñando un papel improtantecomo animal de carga, especialmente en países donde la vida no ha alcanzado un paso agitado. Se calcula que todavía se utilizan en diferentes partes del mundo cuarenta millones de asnos y diez millones de mulas, -éste último animal es el resultado del cruce entre un asno y una yegua, normalmente es estéril. En la mula se combinan cualidades valiosas del padre y la madre-. Ambos para la agricultura y el transporte. Tal vez usted se pregunte: ¿Quién domesticó al asno?. ¿Y qué diferencias y similitudes hay entre el asno doméstico y su primo, el asno salvaje?. ¿Domesticó el hombre al asno?. Los zoólogos dicen que el hombre dometicó al asno y que empezó con la variedad de asno salvaje del Africa. ¿Qué prueba hay para apoyar esta afirmación?. “Casi todo lo que está relacionado con la antecedencia del asno se trata de puras conjeturas”, admite The International Wildlife Encyclopedia. Aunque los asnos salvajes de Africa –los de Nubia y los de Somalia- se parecen más al animal doméstico, hay claras diferencias. “Las autoridades en general parecen concordar en que el asno salvaje de Somalia ha tenido poco efecto, o ninguno, en el asno doméstico”, declara una autoridad en la materia, el Dr. Colin Groves. Respecto al asno salvaje de Nubia, que se considera el antepasado más importante, él dice: “Las diferencias son muchas: la estría transversal en la región del hombro, aun en la raza nubiana, no es pronunciada y larga como lo es en el asno doméstico, y la parte de atrás de las orejas es de color blanco pálido, más bien que de color canela. Por supuesto, es más grande y hay diferencias en el cráneo,.. Dudo muchísimo que el asno salvaje de Nubia realmente sea el antepasado del burro”.

¿No hay, entonces, ninguna autoridad confiable que pueda explicar la razón de las diferencias que caracterizan a estos dos animales?. ¿Qué hay de la Biblia?. Esta explica por qué estos primos tienen características diferentes, al decir: “Procedió Dios a hacer la bestia salvaje de la tierra según su género y al animal doméstico según su género”. (Génesis capítulo 1, versículo 25). Sí, a Jehová Dios, el Creador, se le debe dar el crédito por haber hecho a los animales domésticos, incluso al burro. Amorosamente hizo a estos animales para el beneficio del hombre.

Características de los asnos salvajes. La diferencia más importante entre los asnos salvajes y los domésticos tiene que ver con su carácter o disposición. A los niños les encanta acariciar a los burros o asnos domésticos, o montarlos. ¿Podría hacer esto con los asnos salvajes?. En su libro Animals of Africa, el Dr. Félix escribe: “Los asnos salvajes son extremadamente cautelosos y tímidos y es difícil acercarse a ellos. Al menor indicio de peligro, se van corriendo en todas direcciones y hábilmente trepan y descienden las empinadas cuestas rocosas”. Los asnos salvajes que los hombres han capturado y cuidado no pierden su naturaleza salvaje. En su descripción del animal extinto que se mencionó anteriormente, el director del Zoo de Viena dijo lo siguiente: “Brioso y siempre listo para atacar,..., con los dientes y patas,.., el asno salvaje de Siria representa el estado salvaje destrabado”.

Esto armoniza con la descripción que el Creador da del asno salvaje, la cual se encuentra registrada en la Biblia: “¿Quién desató las ataduras mismas del asno silvestre, como casa del cual he designado la llanura desértica y por lugares de morada suya la región salada?. El se ríe del alboroto de un pueblo, los ruidos del que caza al acecho no oye. Explora montañas por su pasto y tras toda clase de planta verde anda en busca”. –Job 39:5 al 8.¿Concuerda esto con los hábitats actuales de los asnos salvajes?. El libro Wild, Wild World of Animals dice: “Los asnos salvajes del Africa viven en regiones pedregosas y desoladas, donde las temperaturas tal vez suban hasta 50º C. La gran Planicie del Sal de la depresión de Danakil, del norte de Etiopía, es un desierto inhóspito en el que hay pocos seres humanos. Aquí abunda el magnífico asno salvaje de Somalia y se deleita en incluir sal en su alimento. El más grande de los asnos salvajes, el kiang, habita las montañas del Tibet a una altitud de 4,500 metros. A pesar de los inviernos crudos y las nevadas copiosas, sobrevive en estas montañas por medio de buscar “toda suerte de planta verde”. Al respecto, el libro Horses, Asses and Zebras in the Wild, hace el siguiente comentario: “Los kiangs se alimentan de hierba y de plantas que crecen cerca d ela tierra, particularmente de la hierba dura u filosa de los pantanos, que es rica en ácido silícico, el cual le cortaría y lacería la boca a cualquier otro équido de boca más sensible”.

Aunque es lento por naturaleza, está muy dispuesto a llevar cargas pesadas para el hombre. Después de un día de duro trabajo, queda satisfecho con un poco de hierba seca y de agua limpia. Debido a que aguanta las cosas con paciencia, algunas personas lo desprecian,.., de ahí la expresión despectiva “eres un burro”. Pero ¿es estúpido el asno o burro?. “No”, afirman las autoridades. “La obstinación que el asno demuestra en ciertas ocasiones, cuando rehúsa desempeñar trabajo que sea demasiado pesado para él, ha llegado a ser proverbial, pero su estupidez, que es igualmente proverbial, probablemente se ha hecho legendaria debido a su manera de reaccionar al trato brutal y al descuido. Por naturaleza, es paciente y despliega aguante y responde favorablemente al trato amable por medio de comportarse afectuosamente con su amo y apegarse a él”. (Encyclopedia Britannica). En realidad, se considera que los asnos son más inteligentes que los caballos. Hasta cierto grado reflejan lo que son sus amos, pues responden favorablemente si se les entrena con bondad. (Lea en su Biblia, por favor, Proverbios 12:10). Averil Swinfen, criador experimentado de asnos, escribió: “Lo que logre el asno depende mayormente de lo que el amo le haya enseñado,… Tiene una percepción aguda y su habituación (el que se acostumbre) se establece fácilmente. Por eso a buen grado el comportamiento del animal es un reflejo del comportamiento de su amo humano o entrenador”.

El hecho de que el asno tenga una excelente memoria es prueba de su inteligencia. Después de haber recorrido una ruta por primera vez, no la olvida. Algunos amos sueltan las riendas y se echan una siesta en el cochecito mientras el asno arrastra éste y los lleva a casa. Cierto hombre recuerda que él se sentaba en el cochecito haciendo sus tareas mientras su asno lo llevaba a la escuela.  La fuerza del asno varía según la raza. Algunas autoridades dicen que, por término medio, los asnos llevan una carga de 75 kilogramos y pueden arrastrar hasta dos toneladas y media. A diferencia de los caballos, el asno tiene una forma elíptica, la cual es ideal para llevar cargas. Esta habilidad de llevar cargas pesadas junto con el hecho de que el asno es de pisada firme,  hace de él un animal de valor incalculable en países montañosos. Los asnos son posesiones preciosas en el reino montañoso de Lesotho, en el sur de Africa. Puesto que hay pocos caminos, la gente de esta región montañosa depende de sus asnos para que le lleven cargas desde los campos y las tiendas. Esto nos hace pensar en el hombre rico Job, quien aparentemente vivía cerca de las montañas de Edom. El ciertamente apreciaba los servicios que le rendían sus mil asnos.- Vea Job 42:12.

Debido a los adelantos tecnológicos, el asno ha pasado de moda n muchas partes del mundo. ¿Entonces cuál es el futuro del señor de las orejas largas, esclavo que sirve con gusto al hombre?. Podemos estar seguros de que el amoroso Hacedor del hombre tomará medidas oportunas para salvar de la extinción no solo a los asnos, sino a la entera creación terrestre. Ha prometido que a tierra será transformada en un Paraíso mundial. Los animales salvajes y domésticos contribuirán a la belleza de éste y podrán desempeñar sus papeles conforme a las características con las que Dios los ha dotado. ¡Qué deleite proporcionará esto a los seres humanos obedientes!.  (Lea los siguientes textos para corroborar lo antes dicho: Génesis 1:28, Oseas 2:18, Revelación 11:17, 18 y 21:3 al 5).

Datos del Cuento
  • Categoría: Educativos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 1408
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.175.113.29

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.060
»Autores Activos: 137
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.457
»Total Envios 41.547
»Total Lecturas 40.394.175