Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Románticos

NO ME DESPIERTEN

No me despierten, que el cielo es tan hermoso desde aquí… vuelo con las aves de rapiña sobre tu cabeza y no puedes verme, disfruto tanto de la brisa de la tarde sobre mi cara, recorriendo cada espacio de piel que mi dios me ha otorgado.

Y la lluvia ha de empapar mi alma hasta inundarla del jubilo de sentirla sobre mi, de sentirme por primera vez vivo en su roció, bailaremos descalzos como dos locos en la lluvia inquieta como nuestras mentes y me protegerás del sol cuando amanezca, me protegerás de mi mismo todos los días que me acompañes del alba hasta el ocaso de nuestros sueños, acaecidos en cuentos que cuelgo de papeles.

El canto de las aves habrán de despertarme eternamente con las partituras que he escrito solo para ti, para que tu también puedas oírlas mientras cepillas tus cabellos castaños que se precipitan hasta tus hombros, frente al enorme espejo de tu tocador te habrás de poner el perfume que te obsequie, y yo estaré ahí, detrás de la puerta entreabierta, observando la perfección de tus formas que recorro con mis manos en el aire mientras estas se esfuman, se dispersan en el infinito de mi amor.

Las hojas del otoño desfilaran ante mis ojos, y grabare en cada una de ellas el amor que te tengo, cada frase que surge de mi corazón que estalla cuando te trae consigo el pensamiento… Así, para que las leas todas mientras las recoges, una por una, de este nuestro hermoso árbol sembrado en la tierra prometida de profetas antiguos que forme única y celosamente para los dos. Ningún dios tiene cabida en esta religión…

No me volví más ateo cuando el cáncer se adueño de mi cuerpo, aun cuando sabia que esta lucha era solo mía, que por primera vez no estaríamos juntos en ella. Los doctores hablaron de ser optimistas y por primera vez empecé a creer en dios, hincado rece porque no te apartara de mí, porque no me alejara de lo que mas he amado en la vida que eres tú… Y si antes me había sentido agradecido de la vida, con esto mucho mas, porque he aprendido a ver mas allá de lo que yo consideraba útil, he dejado de ser un egoísta, que no necesitas acompañarme para estar ahí conmigo, que no necesito de nada mas que lo que me da dios para estar vivo y no me deprime escribirte desde este cuarto blanco, porque desde la ventana observo los pájaros y escucho su trino que me llena, porque veo el sol que ilumina todo lo existente en esta tierra, porque siento el aire en mi rostro anunciando la tormenta que se acerca y que si lees esta carta mientras llueve no me da temor alguno, que no habré dejado de existir… solo me habré vuelto tu eterno guardián desde el cielo de nuestras almas azules…

Dios me llama y eso ningún doctor lo pronostica, cuídate mi pequeño capullo que aunque no me veas, yo ahí estaré…

Firma, el amor de tu vida.
Datos del Cuento
  • Categoría: Románticos
  • Media: 6.09
  • Votos: 46
  • Envios: 0
  • Lecturas: 3344
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.80.128.196

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.882
»Autores Activos: 135
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.439
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 38.857.204