Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Religiosos

Mejor Vayanse...

Váyanse de aquí, no me interesa que me metan su porquería en mi cabeza. Yo creo en el derramamiento del Espíritu Santo, en que somos la continuación de la iglesia que instauro Jesucristo. Yo creo en la sagrada Doctrina que se dio el día del Pentecostés. Creo también en que Jesucristo va a raptar a su iglesia antes que aparezca el Anticristo. Creo que va ver una segunda oportunidad para los que se arrepientan en la gran Tribulación y se conviertan a la iglesia Pentecostés. También creo que todas las iglesias incluyendo la suya, se van a unir con la Iglesia Católica, alías Babilonia La Grande y van a decapitar al Pueblo de Dios. También sé que la Gran Babilonia será destruida por Jesús, por haberse embriagado de la sangre de su santos, por haber echo pactos secretos con potestades del Infierno. Sé que soy hijo de Dios, porque su Santo Espíritu me ha dado el poder de echar fuera Demonios y de hablar nuevas lenguas. También tengo el poder de imponer las manos sobre los enfermos, los cuales sanan, debido a que el Santo Espíritu de Dios mora en Mi vida. No tengo necesidad de utilizar amuletos, ni sortilegios para tener ese poder. Tampoco me rigo por doctrinas hechas por Hombres, sino por las ordenanzas y mandamientos de nuestro señor Jesucristo. Después de Cristo no adoramos a ningún hombre, Yiye avila, Morris Cerulo, son solo los sucesores del apóstol Pablo. Nuestra única autoridad es la Biblia, no tenemos ningún otro libro. Tampoco sacamos tratados de cómo entender la Biblia, porque nosotros no necesitamos de ningún libro que nos enseñe a entenderla. Porque para entender la Biblia se tiene que tener al Espíritu Santo en el corazón. El Espíritu Santo da el entendimiento, no lo da ni el pastor, ni el evangelista, ni ningún ser humano. Obviamente que nuestros pastores son personas que ya tienen el poder de Dios para interpretar correctamente la Biblia, pero también nosotros como miembros de la única iglesia verdadera contamos con ese poder. No prohibimos abstenernos de alimentos, porque sabemos que de todo podemos comer siempre y cuando le demos las gracias a Dios. No guardamos el sabado porque esa ley ya fue abolida en la cruz del calvario por Nuestro Señor Jesucristo. No tenemos juramentos secretos, tampoco pactos de sangre, ni sacrificios de animales o personas. Todo lo que hacemos tiene como base los mandamientos de Dios dado a través de su palabra.
Oramos por nuestras autoridades, pero no tratamos de meternos en política. Y ustedes me doy cuenta que tienen otras doctrinas, que han hecho otra Biblia, que algunos viven clavados en la antigua ley, que siguen enseñanzas de hombres, que tienen jerarquías. Ya les expuse en que creo y si no están de acuerdo conmigo, lo siento no tenemos nada de que hablar, no me interesa su evangelio hecho de hombre, no me interesa integrarme a su club social, no me interesa adorar a Dios tan mediocremente como lo adoran ustedes. Si ya no desean escucharme mejorváyanse, jamás me apartarán de la única iglesia verdadera.
Datos del Cuento
  • Categoría: Religiosos
  • Media: 4.85
  • Votos: 103
  • Envios: 1
  • Lecturas: 3175
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.168.111.191

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.057
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.455
»Total Envios 41.547
»Total Lecturas 40.295.447