Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Educativos

Maravillas ocultas del Mar Rojo.

Maravillas ocultas del Mar Rojo.

(Naturaleza: animales y plantas. 15).

Suele decirse que la belleza es superficial, pero muchas veces la verdadera belleza se halla en el interior, y esto no es solo aplicable a las personas, se puede comprobar que también es cierto en el caso del mar Rojo. La aridez de su litoral no nos ofrece indicio alguno de la increíble belleza maravillosa que aguarda al nadador afortunado que echa una mirada bajo la superficie de sus aguas.

El mar Rojo tiene fama de ser uno de los lugares más interesantes del mundo para explorar las maravillas del arrecife coralino. Así que un buceador estaba deseando ver por sí mismo si dicha reputación estaba justificada. Veremos lo que contó de esa aventura submarina por estas aguas:

Después de observar el mundo submarino, nos cuenta este buceador aficionado, quise entenderlo mejor. El biólogo Aaron Miroz, experto en la vida subacuática del mar Rojo respondió a algunas de las preguntas que yo personalmente tenía:

¿Por qué son tan prolíficas las aguas del mar Rojo?. El contestó: “El mar Rojo se asemeja a un gigantesco cuello de botella y actúa como tal, reteniendo una gran cantidad de peces del océano Indico. Por otra parte, posee una inigualable riqueza de formaciones coralinas. En un metro cuadrado de arrecife se pueden identificas hasta veinte diferentes especies de coral. La temperatura del agua, que varía solo unos cuantos grados a lo largo del año, favorece su crecimiento. Además, por ser una zona donde se producen escasas precipitaciones, penetra muy poco sedimentos en el mar. Esto a su vez, reduce la cantidad de agentes contaminantes, aunque durante los pasados quince años la situación, lamentablemente, ha empeorado”.

Mi segunda pregunta: ¿Qué factores atentan contra la conservación de este tesoro marino?. Respuesta: “Cuando se trata de un habitat relativamente virgen, la mayor amenaza es la contaminación. En el mar Rojo esta proviene de tres fuentes: los fosfatos, las piscifactorías y las aguas residuales de las ciudades costeras. La popularidad de los lugares de buceo también puede originar dificultades. Buceadores negligentes pueden dañar fácilmente el frágil arrecife coralino”.

Ustedes llevan muchos años estudiando el arrecife coralino del mar Rojo. Dígame cosas que han aprendido: “Hemos descubierto que los peces tienen un horario de comida. Algunos comen durante tres horas a partir de las siete de la mañana, descansan y comen otras tres horas por la tarde. Otros se  alimentan únicamente de noche. Estos horarios son importantes. Si los peces pequeños estuvieran bajo el acoso constante de los depredadores durante todo el día, pasarían verdaderos apuros para alimentarse ellos mismos. Hemos aprendido también que algunos peces tienen sus gustos, igual que las personas. Al ‘Plectoproma maculatus’, por ejemplo, le encanta el ‘Anthias squammipinnus’, que abunda en las aguas del mar Rojo. Los peces de nuestro acuario tienen asímismo sus preferencias: a algunos les gusta el atún, mientras que otros sienten predilección por las sardinas”.

“Tal vez crea que todos los seres humanos somos iguales para los peces, pero no es así. Los peces, e incluso algunos invertebrados, aprenden a reconocer a la gente. Recuerdo el caso de un pulpo al que un compañero mío le dió un golpe jugando. Al pulpo no le gusto nada su broma, y nunca más aceptó comida de él. Hemos descubierto, por cieto, que las personas tranquilas obtienen mejores resultados con los peces, mientras que las que son agresivas o impacientes los ponen nerviosos”.

Mi última pregunta: Lo que más le impresiona al buceador novel es la increíble variedad de diseños bellos y colores, ¿es cierto eso?. “En efecto, el colorido de los peces resulta fascinante. Pero lo que muchos ignoran es que algunos peces utilizan los colores como señales, de igual modo que nosostros usamos los semáforos. Por ejemplo, cuando un mero tropical cardenal va de caza, en lugar de limitarse a vigilar su territorio, cambia la coloración de la piel a un rojo más oscuro. El pez anémona, que es presa suya, sabe por su color cuándo está ‘fuera de servicio’. Durante los períodos seguros, el pez anémona ahuyenta valientemente a cualquier mero tropical cardenal que invada su territorio”.

Al final de nuestra conversación, ya estaba listo para ir de buceo junto a otros amigos y pusimos proa adentro al mar rojo. Encontramos, casi al instante de haber empezado a bucear, todo ese colorido y esplendor maravilloso del arrecife coralino, lleno de preciosos y maravillosos peces que nadaban a plena libertad en su medio hambiente. Vimos al Pez Dragón nadando lentamente, sin preocuparse por los depredadores. Estos se mantienen a distancia de él, pues con sus aletas espinosas inoculan veneno. El pez anémona raramente se aleja de su hogar, que se encuentra entre los tentáculos de una anémona grande. Y allí estaba muy placenteramente observándonos, este pez es immune al abrazo de su anfitriona porque la ayuda a mantenerse limpia.

Nadamos un poco más y hallamos al pez Picasso, con sus llamativas bandas y su “lápiz labial” amarillo brillante, que me hizo pensar en la obra de un pintor abstracto. Encontramos a los peces mariposas que se caracterizan por su rico colorido. El movimiento ondulante de sus delgadísimos cuerpos me recordaba al de las mariposas. Y para terminar de hablar de una quinta especie de peces que vimos, debo de mencionar al pez emperador, que cambia constantemente el color y el diseño de su piel polícroma durante el crecimiento.

Pudiera seguir hablando de muchas más especies de peces que encontramos en nuestro tiempo de buceo, la lista sería bien extensa. Sin duda alguna, la extraordinaria belleza de la creación de Dios puede descubrirse en muchos lugares insospechados. Mi vida se enriqueció muchísimo cuando explore tan solo una diminuta muestra de tal belleza. Aquella breve visita al reino que se esconde bajo las olas del mar, acrecentó mi aprecio por los tesoros naturales que alberga nuestro planeta y que me hizo recordar las palabras de Génesis el primer libro de la Biblia, su capítulo 1, versículo 21: “Y Dios procedió a crear los grandes monstruos marinos y toda alma viviente que se mueve, los cuales las aguas enjambraron según sus géneros,… Y llegó a ver Dios que era bueno”. La creación animal, en este caso los peces, alaba por sí sola a su Gran Diseñador y Creador, Jehová Dios, para él sea siempre toda la gloria y alabanza.

 

 

Datos del Cuento
  • Categoría: Educativos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 92
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.175.191.168

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.894
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.445
»Total Envios 41.546
»Total Lecturas 39.755.593