Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Religiosos

Los santos en la adoración a Dios.

Los santos en la adoración a Dios.

(Relato Religioso 158).

De acuerdo con la enseñanza católica romana, los santos son los que murieron y están con Cristo en el cielo y a quienes la Iglesia ha reconocido por su sobresaliente virtud y santidad. La profesión de fe tridentina declara que debe invocarse a los santos como intercesores ante Dios y que tanto las reliquias de los santos como sus imágenes han de venerarse. Otras confesiones religiosas también invocan la ayuda de los santos. Ciertas religiones enseñan que todos sus miembros son santos y están libres del pecado. La Biblia hace muchas referencias a santos. De este modo se refiere a los 144,000 seguidores de Cristo que han sido ungidos con el espíritu.

¿Enseña La Biblia que alguien tiene que haber alcanzado la gloria celestial antes de ser reconocido como santo?. La Biblia definitivamente se refiere a santos que están en el cielo. A Jehová se le llama “El Santo” [Puede leer en su Biblia 1 carta de Pedro, capítulo 1, versículo 15 y 16. También Levítico 11:45]. A Jesucristo se le describe como “el Santo de Dios” cuando estuvo en la Tierra y como “Santo” en el cielo [Marcos 1:24. Apocalipsis 3:7] Los ángeles también son “santos” [Hechos 10:22] En el griego original se aplica el mismo término básico a una considerable cantidad de personas que se hallaban en la Tierra.

Lo que nos dice el texto de Hechos 9:32, 36 al 41 encontramos que es patente que estos santos aún no estaban en el cielo, y que no se consideraban santos solamente a alguien sobre saliente como Pedro. Además, en 2 Corintios 1:1, 13:12 se nos muestra que todos aquellos cristianos primitivos que fueron purificados por la sangre de Cristo y separados para el servicio de Dios como futuros coherederos con Cristo se les llama santos. Obviamente no se esperó hasta después que murieran para reconocerlos como tales.

¿Es bíblico orar a los “santos” para que obren cono intercesores ante Dios?. Jesucristo dijo: “Ustedes, pues, deben orar así: ‘Padre nuestro que estas en los cielos’”. Por lo tanto las oracines deben dirigirse al Padre. Jesús también dijo: “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Lo que pidan en mi nombre yo lo haré” [Mateo 6:9, Juan 14:6] Asi Jesús descartó la idea de que otras personas pudieran desempeñar el papel de intercesor. El apóstol Pablo agregó respectp a Cristo: “No solamente murió por nosotros, sino también resucitó, y está sentado a la diestra de Dios, en donde así mismo intercede por nosotros”. “De ahí que puede salvar hasta el final a los que por su medio se van acercando a Dios, pues están siempre vivo para interceder por ellos” [Romanos 8:34, Hebreos 7:25]. Si verdaderamente queremos que Dios oiga nuestras oraciones, ¿no sería sensato acercarnos a Dios como su Palabra nos instruye?.

Jehová Dios es “el que escucha las oraciones” [Salmo 65:2]. Podemos hablar con El sin importar donde estemos ni la hora que sea, en voz alta o silencio. Dios quiere que lo llamemos Padre. Y es que El es el mejor Padre que podemos tener [Mateo 6:9] Jehová Dios nos enseña con cariño como debemos orarle para que nos escuche. Oremos a Dios en el nombre de Jesús. “Si le piden cualquier cosa al Padre en mi nombre, El se la dará” [Juan 16:23] Lo que Jesús dijo nos enseña que Dios quiere que le oremos directamente a El, y no por medio de imágenes, santos, o ángeles o familiares que han muerto, y quiere que lo hagamos en el nombre de Jesucristo. Cuando oramos en el nombre de Jesús, le demostramos a Dios que sabemos que El nos oye gracias a lo que Jesús a hecho por nosotros. Jesús dijo: “Nadie puede llegar al Padre si no es por medio de mí” [Juan 14:6].

Entonces, ¿cómo debería considerarse la práctica de venerar reliquias e imágenes de “santos”?. La ‘New Catholic Encyclopedia’ admite lo siguiente: “Por tanto, es inútil buscar en el Antiguo Testamento una justificación al culto de las reliquias, tampoco se presta mucha atención a las reliquias en el Nuevo Testamento, …, parece que [el “padre” de la Iglesia] Origenes consideró esta práctica como una señal pagana de respeto a un objeto material”. [1971, tomo XII, pags. 234, 235].

Es notable que Dios enterró a Moisés, y ningún ser humano descubrió jamás donde estaba su tumba [Deuteronomio 34:5, 6] Pero Judas en su carta, en el versículo 9, nos informa que el Arcángel Miguel disputó con el Diablo en cuanto al cuerpo de Moisés. ¿Por qué?. El propósito de Dios de disponer del cuerpo de tal manera que ningún ser humano supiera dónde hallarlo había sido claramente expresado. ¿Deseaba el adversario dirigir a humanos a aquel cuerpo para que fuera exhibido y tal vez llegara a ser objeto de veneración?.

Otro detalle que debemos considerar es el origen de  por qué se representa con nimbos [halos, aurolas] a los santos católicos. La ‘New Catholic Encyclopedia’ admite: “El atributo más común, que se aplica a todos los santos, es el nimbo [nube], una forma luminosa definida que rodea la cabeza del santo. Sus orígenes se remontan a una época precristiana pagana, el halo se usaba, como lo muestran los mosaicos y las monedas, para representar a semidioses y divinidades como Neptuno, Júpiter, Baco y especialmente Apolo (dios del Sol)”. [1967, tomo XII, pag. 963].

También la ‘New Encyclopedia Britannnica’ dice: “En el arte helénico y romano, Helios el dios solar y los emperadores romanos aparecen frecuentemente con una corona de rayos. Debido a sus orígenes paganos, esta forma se evitó en el arte cristiano primitivo, pero los emperadores cristianos adoptaron un sencillo nimbo circular para sus retratos oficiales. Desde mediados del siglo cuarto se mostró también a Cristo con ese atributo imperial, …, no fue sino hasta el siglo sexto cuando se hizo costumbre usar el halo para la Virgen María y otros santos”. [1976, Micropedia, tomo IV, pag. 864]

Basado en un razonamiento a partir de las Escrituras, nos llegamos a preguntar: ¿Es apropiado mezclar el cristianismo con el simbolismo pagano?. “¿Acaso podría convivir la luz con las tinieblas y haber armonía entre Cristo y Satanás?. ¿Qué unión puede haber entre un creyente y uno que no cree?. El Templo de Dios no tiene que ver con los ídolos, y nosotros somos el Templo de Dios que vive, … Salgan de en medio de ellos y apártense, dice el Señor. No toquen nada impuro, y yo los veré con agrado. Yo seré un padre para ustedes, que pasaran a ser mis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”.  [2 Corintios 6:14 al 18.]

¿Pudieran todos los miembros de un grupo religioso ser santos y por lo tanto libres del pecado?. De seguro fue cierto que todos los que componían la congregación Cristiana del primer siglo eran santos [1 Corintios 14:33, 34. 2 Corintios 1:1, 13:13] De ellos se dice que recibieron  “remisión de pecados” o “perdón de pecados” y “fueron santificados” por Dios [Hechos 26:18, 1 Corintios 1:2] Sin embargo, ellos no afirmaban que estuvieran libres de todo pecado. Habían nacido como descendientes del pecador Adán. Debido a esta herencia, a menudo tenían que luchar para hacer lo correcto, como lo admitió humildemente el apóstol Pablo [Romanos 7:21 al 25]. Además, el apóstol Juan claramente: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” [Juan 1:8] Así, pues, el ser santo en el sentido del uso del término respecto a los verdaderos seguidores de Cristo no significa que en la carne esten libres de todo pecado.

Entonces llegamos a la conclusión, después de haber analizado brevemente algunos de los textos que nos muestra la verdad y lo que realmente enseña la Biblia, de que el orar, adorar a los santos o a su  imágenes, a los ángeles [los ángeles son servidores de Dios , Apocalipsis 22:8, 9],  o familiares fallecidos, no es parte de la adoración correcta que Dios nos pide que le demos.  Si desea ampliar este tema bíblico, acuda a los testigos de Jehová de su zona y ellos, de manera amable y gatuita, le mostrarán mayor información al respecto. Y recuerde, lea la Biblia diariamente…!

Datos del Cuento
  • Categoría: Religiosos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 12
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.227.247.17

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.139
»Autores Activos: 147
»Total Comentarios: 11.740
»Total Votos: 908.490
»Total Envios 41.548
»Total Lecturas 42.609.989