Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Hechos Reales

Los Buenos, a Veces, Ganan

Alfonso y Rodrigo sólo tienen algo en común: La sangre paternal.

Alfonso trabaja para una compañia de taxis, empleo que le deja dividendos de los que no se permite quejar, pues él, algún día, sueña con ser escritor. Prefirió ocupar el tiempo libre trabajando mientras piensa que hacer con el resto de su vida, rechazó la propuesta de estudio que le ofreció su padre y decidió, él mismo, trazar su propio destino. Trabaja ocho horas diarias y seis las dedica a su ocupación favorita: Escribir. Pero ultimamente no ha estado escribiendo mucho, ha estado saliendo mucho con Mariana, su novia, y aunque Alfonso sabe que esta enamorado de ella, no puede dejar de sentirse apenado por abandonar un proyecto a la mitad, una futura novela que, está seguro, publicará cuando se atreva a estudiar literatura, profesión que le apasiona, pero que a la vez teme.

Alfonso conoció a Mariana una noche cuando ella salía presurosa de la universidad donde estudiaba. Estaba rompiendo una corta relación con un tipo patán que sólo la quería para lo que algunos hombres llaman sexo. Llorando ingreso al auto de Alfonso y algo confiada y muy confundida le pidio que la llevará a cualquier lugar. Alfonso la llevo a un bonito bar y con palabras suaves la convenció de ingresar; Alfonso es muy extrovertido y versátil cuando está entre copas. Logró agradarle a Mariana y con el tiempo mantuvieron una relación que a veces, no se explica él porque, Alfonso ve peligrar. Durante todo estos meses intento mantener alejado de Rodrigo a Mariana, es que siempre se supo menos que su hermanastro y no puede evitar sentir temor de que ella se incline por la condición de su hermano mayor y que ante sus ojos se termine enamorando de Rodrigó.

Rodrigó estudia una carrera que no eligió, posee mal genio, tiene el carácter despota. Anda sin amigos porque siempre pierde a los pocos que sobran. Fuma como un demente en quiebra y pocas veces ingresa a sus clases, prefiere salir con chicas que luego intenta, con poco éxito, llevar a la cama. Esconde bajo la almohada revistas de mujeres desnudas, revistas que alguna vez Papá halló y él, cobarde, culpo a su hermano paternal de ocultarlas en su dormitorio.

Mariana tiene dulce hasta la voz, es un ángel que intenta ocultar aquellas gafas. No usa maquillaje y jamás viste de moda, a pesar de poseer una figura envidiable. Camina risueña de un lado para otro, parece una niña que intenta escapar de ese hermoso cuerpo de mujer que Alfonso conoció una noche ebria con más dudas que ganas. Aquella noche sólo se tocarón y así estuvo bien, después de todo, dormir desnudo junto a la mujer que amas, también puede ser considerado como una forma, tierna y ciega, de hacer el amor.

Hoy Alfonso invito a cenar a Mariana. La recogió hermosa en el auto que pudo pagar, gracias, al efectivo premio que gano luego de que un jurado distraido lo declaró ganador de un concurso literario. Él tampoco luce mal, aunque ha desistido de usar traje, ahora parece arrepentido. Alfonso cree que la única ocasión en la que vista saco y corbata será cuando se case. Espero que sea con la linda de Mariana ha pensado desde el día en que acepto estar enamorado de ella. Rodrigo, como en todo, se burlo de Alfonso antes de que el salga a la espera de su amory en tono burlón e hiriente le dijo: Deberías vestir más decente y menos informal, es la primera vez que traes una chica a casa o es que acaso vas a venir con un travestí, uno de esos, que recoges con tu taxi. A pesar de hacer oidos sordos a las palabras de su hermanastro, reconoció la derrota una vez más y con lagrimas en los ojos partió a la búsqueda de Mariana.

Mariana no es tonta, ha notado los ojos sollozos de Alfonso, sabe que algo no esta bien, lo adivina por el beso frío que le acabán de dar. Al fin, luego de mucho pensarlo, se atrevió a preguntar que sucedía y encontró lagrimas por respuestas. Alfonso le propuso ir a otro lugar, oculto la verdad con una sonrisa mansa que no logro convencer del todo a Mariana. Alfonso le confesó una verdad a medias: Tengo un hermanastro impresentable. Mariana concluyó que ese era el motivo de la tristeza de su amado y con natural terquedad femenina, exigió que Alfonso siga con el rumbo pactado, además, que le inquietaba ver los ojos del hermano canalla.

Un temor interno invadió de pronto a Alfonso, Mariana conocería a su hermanastro Rodrigo, el mejor enemigo. Al ingresar a casa Alfonso llamó varias veces a Rodrigo quien se ocultaba en el balcón, pues desde ahí vió cuando llegó la feliz pareja y sorprendido pudo ver descender a Mariana del auto, la chica de la universidad que no pudo seducir.
Datos del Cuento
  • Categoría: Hechos Reales
  • Media: 6.27
  • Votos: 71
  • Envios: 4
  • Lecturas: 2363
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 52.206.226.77

2 comentarios. Página 1 de 1
karen
invitado-karen 18-05-2005 00:00:00

Muy muy bueno el cuento, romantico y entretenido me encanto

silvana julia
invitado-silvana julia 08-02-2003 00:00:00

hola nano, la verdad es que este cuento esta muy bueno, cada vez me sorprendes mas, es por eso le di 10 puntos. no olvides que te quiero mucho y te extraño tambien, ya nos vemos. chaufis mami panzon.

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.802
»Autores Activos: 133
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.434
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 38.711.551