Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Religiosos

Lo que Dios pide de nosotros.

Lo que Dios pide de nosotros

(Relato Religioso 126)

Una de las formas más sencillas y efectivas de acercarnos a Dios es por medio de llegar a conocer lo que a él le agrada y lo que no le gusta que los humanos hagamos. Acercarnos a Dios puede, incluso, llegar a cambiar nuestras vidas, mejorar nuestras situaciones o circunstancias y llegar a ser mejores personas. Por lo tanto, es necesario leer la Biblia a diario y hallar cómo es que El quiere que le adoremos, no como a  nosotros nos conviene adorarlo o quisieramos adorarlo a nuestra manera, sino, a la manera de Dios y así llegar a obedecer sus mandamientos y decisiones judiciales para llegar a tener siempre su aprobación y bendiciones eternas.

 Obedecer no siempre resulta fácil. De hecho, muchos subordinados obedecen arregañadientes a un jefe rudo o demasiado exigente. !Que diferente es la actitud de los siervos de Dios!. Ellos le obedecen porque quieren hacerlo. Las palabras de Moisés registradas en Deuteronomio capítulo 10, versículos 12 y 13 nos ayudan a entender las razones. Aunque Moisés se estaba dirigiendo a la antigua nación de Israel, los principios aquí enunciados todavía son válidos para cualquiera que desee agradar a Dios. [Romanos 15:4].   

Hablando de lo que Dios pedía a sus siervos, Moisés plateó una interesante pregunta: “¿Qué está pidiendo de tí Jehová tu Dios?” [versículo 12]. El es el Soberano del universo, el que nos dio la vida y el que nos mantiene con ella [Salmo 36:9, Isaías 33:22]. Por lo tanto, tiene derecho a pedir de nosotros lo que quiera. Si hay alguien que pueda exigirnos obediencia, ese es El. Sin embargo, no quiere que le obedezcamos a la fuerza. Al contrario, nos dio libertad de actuar en conformidad a nuestros deseos del corazón, por eso nos pide que seamos “obedientes de corazón” [Romanos 6:17].

Pero, ¿qué nos motivará a obedecerle de buena gana?. En el versículo 12, se indica un factor: “teme a Jehová tu Dios”. En el libro de Deuteronomio se repite constantemente que el temor de Dios debe guiar la vida de quienes sirven a Jehová. [Lea en su Biblia los textos del libro de Deuteronomio 4:10, 6:13 y 24, 8:6, 13:4, 31:12 y 13]. Aqui Moisés no estaba hablando de un angustioso terror a sufrir las consecuencias de nuestras malas acciones. Se requería un profundo respeto por Dios y sus normas, lo que nos impedirá hacer nada que lo ofenda.

Con todo, el principal motivo para obedecer a Dios debería ser otro. Según indicó Moisés, Jehová Dios quiere que “lo amemos y le sirvamos con todo el corazón y con toda el alma” [versículo 12]. En otras palabras, deberíamos obedecer por amor. Sin embargo, amar a Dios conlleva más que sentir un afecto especial por El. Cierta obra de consulta explica que “en hebreo, los verbos de sentimientos a veces también aluden a las acciones que motivan dichos sentimientos”. Asi pues, las personas que aman a Dios demuestran por sus acciones lo que sienten. Por lo tanto, si de verdad amamos a Dios, trataremos de hacer todo lo que le agrade. En Proverbios 27:11, se nos dice: “Sé sabio, hijo mío y alegra mi corazón para que yo le pueda responder al que me desafía”.   

Ahora bien, ¿hay algún límite a nuestra obediencia a Dios?. Moisés dijo: “Anda en todos sus caminos” [versículo 12]. Jehová nos pide que le obedescamos en todo. Habrá quienes piensen que esta obediencia absoluta no puede ser beneficiosa. Pero en el caso de Dios, sí lo es.

Obedecerle de buena gana solo tiene ventajas para nosotros. Moisés lo indicó claramente en el versículo 13: “Guarda los mandamientos de Jehová y sus estatutos […] para bien tuyo”. Sin importar lo que nos pida, siempre será lo mejor para nosotros. No olvidemos que “Dios es amor” [1 Juan 4:8]. De modo que sus mandatos son para nuestro beneficio, tanto a corto como a largo plazo. [Isaías 48:17]. Si hacemos lo que El nos pide, nos ahorraremos muchas decepciones y, en el futuro, disfrutaremos de bendiciones eternas bajo el Reino de Dios establecido aquí sobre la Tierra. Usted, amigo lector, hallará más información en el capítulo tres, titulado “¿Qué propósito tiene Dios para la Tierra?”, del libro “¿Qué enseña realmente la Biblia?”, editado por los testigos de Jehová. Además, los testigos del área donde usted vive le pueden ayudarlo a llegar a tener un mayor conocimiento exacto de cuál es la volutad de Dios para con la humanidad obediente y para con ésta Tierra que la ha dado como herencia para toda la humanidad. “Los justos heredarán la tierra y vivirán en ella para siempre”. –Salmo 37:29.

En efecto, cuando Jehová Dios nos pide algo, lo mejor es obedecerle en todo de buena gana. Sin duda alguna, hacerlo nos acercará todavía más a Jehová, el Dios amoroso que siempre tiene en cuenta lo que nos conviene.

Datos del Cuento
  • Categoría: Religiosos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 15
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 18.207.240.35

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.057
»Autores Activos: 137
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.455
»Total Envios 41.547
»Total Lecturas 40.312.939