Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Hechos Reales

Las primeras del segundo curso

Las primeras de segundo curso fueron cuatro: el primer cigarrillo, la primera alcoholizada, la primera fiesta, y la primera película pornográfica. ¿¿¿Cómo fue eso del primer cigarillo??? Resulta que hubo un concierto de Los Ilegales en "La Chorrera", no sé el porqué me encontré con P, F, y otros amigos de la escuela. Luego de joder un buen rato ellos sacaron cada uno su cigarillo de la billetera, casi todos sabían ya fumar, cigarillo en mano parecían caporales de pandilla, ¡se los veía geniales, súper geniales!, yo también quería ser un caporal de pandilla, por lo menos secretario de grupo guerrillero, para eso era indispensable fumar: ¿Acaso alguien ha visto un guerrillero que no fume? ¡Imposible hermanos! Cualquier guerrillero que se respete es un fumador empedernido. Aspiraban bocanadas de humo soplando densas humaredas en el aíre, algunos hasta podían hacer circulitos, ¡era increíble!, yo sí era un guerrillero que se respetaba, por eso inmediatamente les pedí que me enseñen a fumar. Tabaco en mano medio tembloroso, me explicaron paso a paso lo que debía hacer: en primer lugar aprender el truco sin "el golpe", o sea sin tragar el humo, asustado pensando en la horrible atorada peor que ahogado tomé el cigarrillo y aspiré, luego boté el humo, resultó mucho más fácil de lo que esperaba. Al rato cuatro o cinco PNVC aspiraban y botaban bocanadas de humo, apenas se los distinguía entre tanta humareda, algunos más aparentosos sostenían cigarillo por mano. ¡Qué bestia!, estos PNVC eran lo máximo, los guerrilleros más bravos, los más salvajes, peores que esos Alfaro Vive Carajo que se pasaban robando bancos, mucho peores, los PNVC eran lo máximo. Lo que sí me causó problemas fue cuando en la junta general se resolvió la llegada del primer "golpe", o sea tragarme por primera vez el humo, ¡qué miedo! Todo tembleque lo intenté por primera vez, fue una ahogada de antología, horrible, debo haberme pasado más de una hora tosiendo, fue horrible, como resultado de ello me sentí inhabilitado para fumar, ¡nunca más!, ¡compromiso, nunca más!, además sí existen muchos guerrilleros que no fuman porque para ser guerrillero lo único necesario es tener las ganas y el ñeque, nunca más fumar. A la semana siguiente me encontré cajetilla en mano solo en el patio de mi casa, definitivamente los guerrilleros son fumadores empedernidos, podré engañar a cualquiera menos a mí mismo, me porté valiente porque tras haber soportado algunas penosas atoradas por fin pude fumar con golpe y todo, como los más avezados de mis amigos, pero eso sí que me ardía la garganta como si me hubiera tragado un gato. ¡Increíble!, ya sabía fumar, ahora sí podría llegar a secretario, incluso a presidente de pandilla. ¿¿¿Y cómo fue la primera alcoholizada??? Dos humildes estudiantes se hallaban divirtiéndose jugando "territorio", navaja en mano apuntaban sobre la arena del piso disparando, trazaban una línea fronteriza en la dirección de la navaja conquistando territorio a su contrincante, así hasta que finalmente el perdedor encerrado en un minúsculo círculo emitía gemidos lastimeros culpa de la navaja que casi le vuela un dedo del pie. "Oye A, cuando te consigues estas amapolas que dizque son buen negocio, sembremos unitas para probar, ahh, ¿quieres ahh?". "Sí, yo sé donde venden, con eso nos hacemos millonarios en un rato...". De esta manera, planificación responsable del negocio, nos vimos en la necesidad de charlar detenidamente sobre los detalles, para ello indispensable fugarnos a la tienda de la esquina para brindar unas cervezas por nuestro éxito. Hicimos uso del salvoconducto abierto por alguna alimaña a fuerza de martillazos en un sector remoto rodeado de hierva mala en la cancha de cross country. Bajamos hasta una tienda a prudente distancia en donde compramos dos cervezas. Terminada la primera ya estábamos eructando, imposible aguantarnos la risa, porque el huevas de hule resultó ser un payaso de circo mexicano, ¡qué chistoso huevas tibias!, ¡qué chistoso!, a la segunda cerveza ya no sabíamos ni porqué diablos empezamos a reírnos pero ya no era posible parar, este mundo luego de dos cervezas ha sido la cosa más graciosa que existe, sobre todo el huevas ha sido un payaso de circo prusiano, de circo barato de pueblo, un payaso de a real, un payaso mofeta... "pero si te presento a mis primas, jajaja, seguro me vas a hacer quedar pésimo jajajaja, me van a odiar, jajaja...", "jajajajaja, ¿cómo pues?, te juro por las barbas de un bagre que nunca te haría quedar mal, ¿eres mi amigo no?, jajajaja, ¿yo hacerte quedar mal?, jajaja, ¡nunca jamás!, jajajajaja, ¿cierto que están buenotas?", "¡vamos pues!, jajaja, donde mis primas que están buenotas, pero jajajaja, si me haces quedar mal jajaja, te arranco las orejas ja". El primer bus que pasó nos llevó al sur de la ciudad en algún barrio de esos que hasta el diablo se santigua, ese momento salió con la novedad de que jajaja estamos completamente perdidos porque jajaja mis primas me van a odiar jaja. Y jajaja nos tocó regresar a nuestras casas. ¿¿¿Y cómo fue la primera fiesta??? Lo que pasó es que al amigo de mi amigo lo invitaron a una fiesta de primer curso del colegio Los Pinos, entonces su amigo le coló a mi amigo, y mi amigo me coló a mí, y yo le colé a algún otro, y fuimos en grupo cuatro. La mamá del amigo de mi amigo nos llevó a la fiesta que empezaba a las siete de la noche, entonces entramos topándonos con la sorpresa de que todas, absolutamente todas las compañeras de primer curso del colegio femenino los Pinos habían sido invitadas, y todos, absolutamente todos los amigos del amigo de mi amigo habían sido invitados, razón por la cual cuatro asustados muchachos eran observados ávidamente por treinta o más chicas todas tímidas. ¿Qué hacemos ahora? Nos tocó bailar pésimo, porque ninguno bailaba bien, con seis o siete cada uno, ¡pero qué miedo sacarlas a bailar!, ¿y si no quieren?, más tarde llegaron unos cinco amigos más del amigo de mi amigo, entonces la cosa estaba más pareja, a eso de tres chicas por malandrín, mucho mejor, porque si con una es difícil con siete es para perder la cabeza del puro gusto y de los nervios, entonces con tres es más fácil. Famosas se hicieron las linduras del paralelo algo del primer curso del colegio Los Pinos. Otro día vinieron un conglomerado de panteras y monos con la noticia de que organizaríamos una fiesta de curso, cada cual tendría que pagar tanto para comprar unos tragos, y dos horas discutiendo los detalles de la fiesta, un compañero defendiendo a muerte las ventajas de su flamante disco móvil propio sin ninguna experiencia: "hermano, con dos 'platos' no nos vamos a pasar toda la noche, yo tengo muchos más de 'cinco'...", la gente estuvo de acuerdo, quien iba a querer pasarse bailando toda la noche con dos platos si nuestro compañero tenía ni más ni menos que "cinco", lo contratamos al paso. Otro compañero vino con el tema de que el ron en la tienda de su primo vale menos del doble que en cualquier otra parte, "ni hablar, dile a tu primo que nos venda el ron". El problema maestro del que nadie se preocupó era de donde inventarían al menos cuarenta chicas para cincuenta forajidos en la edad del burro y peor con esas caras, lo cierto es que ni hablaron del tema, ni de casualidad, porque aquí lo importante no eran las hembritas sino el "guashpete" y los "platos". ¿Qué pasó? Cuatro primas de los organizadores, feas como ellas mismas, fueron las únicas visitas en la gran fiesta de confraternidad del segundo curso X. Era de ver a cincuenta "reclutas fieros", como decía mi profesor de educación física, peleándose por bailar con la prima fea del J, o la espantosa escoba hermana del P, o la viuda negra pelada del M, o la brasilera rica pelada del mil veces insoportable B. Parecían radares los reclutas fieros, andaban ya medio agachados por la erección, eso de no ver chicas a lo largo de todo el año lectivo ocasiona inconvenientes, peor cuando las secretarias de la secretaría parecen cavernícolas, y ni que decir de la enfermera vampiro, o de la portera ogro, como no entender la situación si uno mismo andaba ya encorvado con la sola idea de la brasilera arroz con concha que estaba apetitosa, como no andar encorvado con cara de adolescente rayo de plata en peor celo que James Bond. E, vivo como era, no desperdició la oportunidad para dejar absortos a una cantidad indefinida de monos, otra de panteras, y otra de lentudos que cuchicheaban entre ellos, absortos dejó a cuarenta encorvados en peligrosa erección cuando pasando por alto al mil veces insoportable B bailó pegadito a la sonriente brasilera que miraba amorosa al príncipe azul, bravo se quedo B, calladito sin protestar para no armar trifulca. Más tarde y durante semanas la gente admiraba a su héroe E que bailo rico con la muy rica de la brasilera que estaba rebuena, a donde iba lo felicitaban, E era un personaje de antología, yo nunca hubiera hecho lo que hizo E, él era de antología, una verdadera bestia. Por mi parte yo aprovechando el único instante posible saqué a bailar a una chica, la segunda más buena, que parecía chupete de chiles con mostaza, quince minutos más tarde a causa de un trastorno premenstrual mi compañero Pato que era lo máximo, era más que Dios, más que su madre, más que vos mismo, vino con cara de compungido torcido en dolorosa erección a pedirme "por favor si me dejas bailar un momento, así podemos bailar todos", "ningún problema hermano, baile no más", en cinco minutos la jovencita lo despachó. Ésta fue otra de mis primeras borracheras, cuando ya tres de las cinco nos habían dejado "¡qué mala fiesta!", y fue necesario separar por tres ocasiones la inevitable bronca de E con B, nos dedicamos a alimentar a los animales, botella en mano repartiendo la medicina para que anden bien calibrados con las hembritas, "¿con quién?", "con las hembritas", "¿cuáles hembritas, no veo ni una?", "...las hembritas, brindemos por todas ellas...", "¡salud!". ¿¿¿Y, y, y, cómo fue la primera película pornográfica??? Erase una vez en un reino de adas una princesa llamada Tracy Algo, reinaba los sueños más eróticos de los estudiantes desde un seductor poster colgado en las ventanas de un club de video. Torcidos por la erección cuarenta estudiantes babeaban alelados cada vez que pasaban junto al palacio, torcidos mismo resolvimos que la única manera para sacarse las dudas era acudiendo al palacio en busca de auditorio para quejarnos por nuestras penas, el consejero de la reina nos cobró no sé cuantos billetes para otorgarnos la verdad. Película en mano fuimos a mi casa, no había nadie, "play" y aguanta valientemente hora y media de película al rojo vivo, a la media hora ya no sabes qué hacer ni para donde ir, te toca esperar una hora más para con algún pretexto descolar a tus amigos y acabar en el baño practicando deportivamente todo lo que aprendiste, necesaria es la ayuda de dos o tres fotos que te quedaron de la revista que vendiste, y la inspiración de algunas musas que alimentan tus más eróticos sueños. ¡Vida diaria del adolecente, qué horror!
Datos del Cuento
  • Categoría: Hechos Reales
  • Media: 6.39
  • Votos: 41
  • Envios: 0
  • Lecturas: 4751
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.227.233.78

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.894
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.445
»Total Envios 41.546
»Total Lecturas 39.737.943