Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento

La vuelta de nuco

En los lindes del bosque los cazadores se camuflan entre las hierbas altas y cuidadosos de no hacer ruido, acechan a su próxima presa. Desde las ramas del eucalipto se balancea LALA de un solo brazo y para ser un Koala es bastante habilidosa. En su bolsillo en la tripa lleva a NUCO que solo asoma las grandes orejotas y la nariz para mirar hacia abajo buscando otros animales a quienes lanzarle bolitas y ramas. Es de noche y los hombres llevan lámparas de aceite, en un momento dado una de ellas estalla por un golpe seco y NUCO grita: _¡Le dí, le dí, he acertado mamá!.- El desastre se avecina, la lámpara prende las hierbas altas y ramas secas y el incendio empieza a cobrar intensidad. LALA sabe que habrá un gran fuego porque es verano y todo está más seco, no ve más salida que abandonar el bosque y salir a campo abierto. Despacio desciende del árbol y va caminando torpemente. A lo lejos divisa unas luces y LALA sabe perfectamente que se trata de una granja, en ella viven hombres que cuidan de otros animales. Al mirar hacia atrás ve el bosque envuelto en llamas y sabe que no podrá volver con NUCo, nunca lo superaría siendo tan pequeño. Decide entonces llevarlo a la granja. Sube al árbol más alto y mira por la ventana abierta, no hay nadie,todo el mundo está en la pradera observando el fuego. LALA entra en la habitación y observa una bonita cesta donde NUCo podrá estar cómodo. NUCO se acurruca más adentro en la tripita de su amaá y no quiere salir._NUCO tienes que escucharme, volveré después de las lluvias, se fuerte._le dijo dulcemente mamá._Pero yo no quiero que te vayas..._ Durante unos segundos estuvieron abrazados y después LALA lo depositó en la cesta. Desde la ventana le lanzó un beso de despedida y se marchó. MARIELA entra con su bebé de un año en brazos y sube a la habitación. NUCO está asustado y entonces ve unas manos blancas y finas que lo cogen por los brazos. De un golpe se encuentra cara a cara con MARIELA que de un grito lo deja con los oídos haciento "piiiiiii" mientras el bebé ríe y hace palmas con énfasis. Y así fue como NUCO conoció a MARIELA y a SAMUEL, que recuperados del susto, lo acogieron con cariño y lo cuidaron todo el verano, el invierno y parte de la primavera. NUCO hechaba de menos a su madre, pero el amor de sus amigos le hacían olvidarse un poco de ella. Y llegó el momento de que los árboles florecieran de nuevo, todo se volvió verde y frondoso. Todas las tardes NUCO se sentaba en la rama del árbol de la ventana, mirando al bosque y esperaba con paciencia. NUCO se hartó de esperar y decidió ir solo al bosque. Antes de que pudiera llegar muy lejos MARIELA lo cogió. Esto se repitió muchas veces y siempre lo devolvían a la granja. Todos querían a NUCO y este amor no le dejaba marcharse. Entonces enfermó de tristezay fue SAMUEL quien se dió cuenta. Con su pequeña manita tiraba de NUCO hacia la puerta.MARIELA intentó separarlos pero SAMUEL era muy testarudo y les dejó hacer. Despacito fueron andando hacia el bosque al atardecer y cuando los trés llegaron a los lindes vieron una verja grande y una valla bien alta donde colgaba un cartel en el cual decía: PARQUE NATURAL PARA LA PROTECCION DEL KOALA, FUNDADO TRAS EL INCENDIO QUE ASOLO EL PARQUE. NUCO se dió cuenta porque su mamá no regresaba a por el, porque no pudo saltar la valla. Entonces empezó a llamarla con el lenguaje de los KOalas. Y en lo más alto del eucalipto una voz le contestó._Estoy esperandote, siempre estuve aquí._ SAMUEL empujó a NUCO a la puerta y le dió patadas a la verja._Déjalo SAMUEL, yo la abriré._ dijo MARIELA. Los tres se miraron fijamente y las lágrimas afloraron en sus ojos y en el lenguaje del Koala NUCO dijo:_Siempre me acordará de tí._ y en el lenguaje de los hombres SAMUEL dijo:_Te quiero._ MARIELA abrió la verja, cogió a NUCO y lo alzó a una rama. _Adios pequeño osito, volveremos a vernos._ Y allí en lo más alto de los árboles se oían gritos y alboroto. Todos los Koalas daban la bienvenida a NUCO. SAMUEL y MARIELA se marcharon un poco tristes pero felices, porque quien sabe cuantas aventuras aboradaran a NUCO Y SAMUEL en un futuro.
Cerrar

Datos del Cuento
  • Categoría: Infantiles
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 150
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.80.87.62

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.791
»Autores Activos: 131
»Total Comentarios: 11.725
»Total Votos: 908.414
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 37.252.536