Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Religiosos

La promesa de vida sin fin.

La promesa de vida sin fin.

(Relato Religioso 163).

¿Cuánto tiempo se puede vivir?. Cuando murió en el 2006, Harriet tenía unos 175 años de edad. Claro, Harriet no era una mujer, sino una Tortuga de las Gálapagos que vivía en un zoológico de Australia. Si la comparamos con nosotros, vivió muchisimo tiempo, pero si la comparamos con otros seres vivos, su edad no era nada excepcional, veamos alunos ejemplos: La ostra perlífera de agua dulce puede alcanzar los 200 años, según un grupo de investigadores finlandeses. La almeja de Islandia suele vivir más de 100 años, y se sabe de algunas que han sobrepasado los 400. El pino longevo, la secuoya gigante y varias especies de alerces y abetos viven miles de años.

En cambio el ser humano, considerado la especie cumbre del planeta Tierra, vive a lo más 80 o 90 años. !Y eso a pesar de los extraordinarios esfuerzos que se hace por prolongar la vida!. ¿Le parecee que eso es a lo máximo que podemos aspirar, o será posible vivir mucho más tiempo, inclusive, llegar a disfrutar de una vida sin fin, eterna, para siempre?. Hay quienes confían en que la ciencia y la tecnología médica descubrirán el secreto de la eterna juventud.

¿Puede ayudarnos la ciencia?. La ciencia a contribuido enormemente al progreso en los campos de la salud y la tecnología médica. La revista Scientific American comenta: “[En Estados Unidos] fallecen menos personas por causa de las enfermedades infecciosas o complicaciones en el parto […] La mortalidad infantil ha descendido a un 75% de 1960”. No obstante, los intentos de la ciencia por prolongar nuestra vida no ha tenido mucho éxito, como señala otro numero de la misma revista: “Tras décadas de investigación, el envejecimiento sigue siendo un misterio. […] Las pruebas indican que dicho proceso ocurre cuando los programas genéticos que controlan el desarrollo de las células empiezan a fallar”. El artículo continua: “Si el envejecimiento es un proceso especialmente genético, cabe la posibilidad que algún día se pueda prevenir”.

Al investigar las causas del envejecimiento y las enfermedades propias de la vejez, algunos científicos están explorando una rama de la genética llamada epigenética. ¿Qué estudia esta ciencia?.

Las células contienen información genética necesaria para la producción de nuevas células. Gran parte de esa información está en el genoma, término que se refiere al ADN de las células. En los últimos años, los científicos se han concentrado en otro conjunto de mecanismos celulares llamado epigenoma [que significa “sobre el genoma”]. La epigenética estudia estos sorprendentes mecanismos, asi como las reacciones químicas que generan.

Las moléculas del epigenoma son completamente distintas al ADN. Mientras que éste se parece a una escalera de caracol o hélice doble, el epigenoma es básicamente un sistema de etiquetas químicas adheridas al ADN. ¿Qué función cumplen?. Dirigen la manera en que se emplea la información que tienen el ADN, como si fuera un director de orquesta. “Enciende” y “apaga” diversos conjuntos de genes dependiendo de las necesidades de las células y de factores ambientales como la dieta, el estrés y las toxinas. Los descubrimientos recientes de la epigenética han causado una revolución en el campo de la biología, la cual a vinculado al epigenoma con algunas enfermedades e incluso con el proceso de envejecimiento.

“[El epigenoma] está relacionado con enfermedades que van desde la equizofrenia hasta la artritis reumatoide, desde el cáncer hasta el dolor crónico”, señala la investigadora Nessa Carey. Y “definitivamente está relacionado con el envejecimiento”. Así que las investigaciones podrían producir terapias efectivas para mejorar la salud, combatir enfemedades, incluso el cáncer, y como resultado, prolongar la vida. Con todo, no se dislumbran avances significativos en el futuro inmediato. Carey dice: “Seguimos atascados en la misma rutina de siempre [para combatir el envejecimiento]: muchos vegetales y mucho ejercicio”.

¿Se puede vivir más y con mejor salud desde ahora?. Los investigadores médicos Howard S. Friedman y Leslie R. Martin, que efectuaron un estudio histórico con más de mil quinientas personas nacidas alrededor de 1910, aseguran que ser concienzudo y tener un buen número de amigos y familiares son dos indicadores muy precisos de longevidad. “Las personas concienzudas cuídan más su salud y corren menos riesgos –comentan Friedman y Martin- . Es más difícil que fumen, beban en exceso, usen drogas o excedan los límites de velocidad. Y se aseguran de usar el cinturón de seguridad y seguir las indicaciones del médico. No es necesariamente que huyan del riesgo, sino que son más juiciosos al evaluar sus límites”.

En su estudio, notaron que quienes vivieron más también “tuvieron fuerte vínculos [sociales] y […] acostumbraban a ayudar a los demás”. La idea popular de que los buenos mueren antes que los malos se derrumba ante el análisis científico, aseguran los autores. “En terminus generales […] los malos mueren antes que los buenos”.

¿Pero, por qué tanto esfuerzo por prolongar nuestra vida?. ¿Por qué queremos vivir indefinidamente, para siempre?. O como dijo el periódico britanico ‘The Times’: “¿Por qué esta obsesión universal de burlar a la muerte mediante la inmortalidad, la resurrección, la vida en el más allá o en la reencarnación?”. La respuesta, como veremos ahora, dejará al descubierto la verdadera causa del desear vivir para siempre. La Biblia en la carta a Tito capítulo 1, versículo 2 expresa: “Y que se basa en la esperanza de la vida eterna que Dios, que no puede mentir, prometió hace mucho tiempo”. Estas palabras nos ayudan a aprender que Dios puso en nuestra mente y corazón la vida eterna, el vivir para siempre, pero en otras condiciones que no son las que tenemos ahora sobre toda la Tierra llena de enfermedades, angustias, sufrimiento y muerte.

En la segunda parte de este relato que titularemos: ‘La respuesta a la vejez y la muerte’, la Biblia nos ayuda a entender cuál es el origen de estas situaciones y cómo Jehová Dios va a resolverlas para darnos una esperanza de mejor vida y buena salud, de una Tierra llena de paz y felicidad.

Datos del Cuento
  • Categoría: Religiosos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 16
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.238.117.56

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.151
»Autores Activos: 148
»Total Comentarios: 11.740
»Total Votos: 908.503
»Total Envios 41.548
»Total Lecturas 44.520.006