Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Religiosos

La muerte de Jesús, el Cristo

La muerte de Jesús, el Cristo.

(Relato Religioso. 132)

La llegada del Cristo, aquel a quien Jehová Dios tenía que ungir con su espíritu santo para que fuera el Rey mesiánico, se había predicho siglos antes del nacimiento de Jesús. En el libro de la Biblia, Daniel, en su capítulo 9, versículos 25 y 27 nos da esa profecía. La palabra Cristo es un título, que procede del griego Kjri-stós, es equivalente al hebreo Ma-schí-aj, “Mesías”, “Ungido”. La voz “Cristo” no es un apelativo que sirva para distinguir al Señor Jesús de otros que tengan el mismo nombre, más bien, es un título oficial.

Sin embargo, cuando Jesús nació. Todavía no era el Ungido o Cristo. Al predecir su nacimiento, el ángel le dijo a José: “Tienes que ponerle por nombre Jesús” [Lea en su Biblia el Evangelio de Mateo 1:21] pero a los pastores que estaban cerca de Belén, les anunció, referiéndose al papel futuro de Jesús: “Les ha nacido hoy un Salvador, que es Cristo el Señor”, es decir, “que ha de ser Cristo el Señor”.

El nombre personal de Jesús seguido del título Cristo dirige la atención a la persona de Jesús y a su calidad de Ungido de Jehová. Jesús llegó a ser Cristo cuando tenía alrededor de 30 años, que fue bautizado en agua y ungido con el espíritu de Jehová Dios, que se hizo visible en la forma de una paloma que descendió sobre él [Mateo 3:13 al 17] Esto es lo que Pedro enseño en el Pentecostés, cuando dijo: “Dios lo hizo Señor y también Cristo, a este Jesús”, puede que recordando la expresión que había oído de labios de Jesús, el primero que utilizó el nombre “Jesucristo” [Hechos 2:36 al 38, Juan 17:3] Este nombre se usa también en las palabras de apertura de las escrituras Griegas Cristianas, también conocidas como Nuevo Testamento [Vea Mateo 1:1].

Jesús llevaba tres años y medio predicando y sabía que el final de su vida en la tierra estaba cerca. Los líderes religiosos judíos planeaban matarlo, pero temían la posible reacción del pueblo, que lo tenían por profeta. Entonces, Satanás influyó en el corazón de Judas, uno de los 12 apóstoles, para que vendiera a su maestro. Los líderes religiosos le pagaron 30 monedas de plata.

Era la noche de la Pascua, 14 del mes de Nisan por el calendario judío, Jesús se había reunido con los apóstoles para celebrarla. Después de pedirle a Judas que se retirara, Cristo instituyó una nueva celebración: La Cena del Señor. Tomó un pedazo de pan, hizo una oración y lo pasó entre los 11 apóstoles fieles. Luego explicó: “Esto significa mi cuerpo que ha de ser dado a favor de ustedes. Sigan haciendo esto en memoria de mí”. Tras eso pasó una copa de vino y dijo: “Esta copa significa el nuevo pacto en virtud de mi sangre” [Lucas 22:19 y 20] En éste año en curso, 2020, la fecha del 14 de Nisan corresponde al día 7 de Abril en nuestro calendario y los testigos de Jehová obedecerán este mandato de Jesús. Millones de personas en miles de lugares por todo el mundo, se presentarán en lugares indicados para conmemorar la muerte de Jesús y recordar lo que él logró al dar su vida por nosotros. Si usted desea también obedecer ese mandato de Jesús, puede comunicarse con los testigos de Jehová del lugar donde usted vive y ellos le mostrarán la hora y el lugar donde se celebrará esa importante reunión.

Aquella última noche, Jesús enseñó muchas cosas a sus apóstoles. Incluso les dió un nuevo mandamiento: que se tuvieran amor incondicional. De hecho, dijo: “Todos conocerán que ustedes son mis discípulos … si tienen amor entre sí” [Juan 13:34, 35]. Les pidió que no se descorazonaran por lo que estaba a punto de suceder, y después oró intensamente por ellos. Finalmente, cantaron alabanzas a Dios y se fueron al jardín de Getsemaní.

Allí Jesús se arrodilló y abrió su corazón a Jehová. Pero, de repente, llegó un grupo de soldados, hombres armados y sacerdotes con la intención de arrestarlo. Para identificar a Jesús, Judas se valió de la señal acordada: un beso traidor. Los soldados apresaron a Cristo, y los apóstoles huyeron.

Jesús declaró ante el tribunal supremo de los judíos que él era el Hijo de Dios. Los jueces consideraron que su afirmación era una blasfemia, y un delito por el que podia ser condenado a muerte. Entonces lo hicieron comparecer ante Poncio Pilato, el gobernador romano. A él le pareció que Jesús era un hombre inocente, pero aún así cedió ante los deseos del pueblo, que pedían su ejecución a gritos.

Cristo fue llevado hasta un lugar llamado Gólgota, y allí los soldados romanos lo clavaron a un madero. De pronto la radiante luz del día se convirtió en total oscuridad. Aquella tarde, cuando Jesús murió, ocurrió un fuerte terremoto. Sus restos fueron enterrados en una tumba esculpida en las rocas y al día siguiente, los sacerdotes sellaron la entrada y mandaron vigilarla.

Entonces, ¿cual fue el importante papel de Cristo?. Para que se cumpliera el propósito de Dios para la humanidad era necesario que Jesús muriera. Ahora bien, él nunca moriría a causa del pecado heredado, pues había sido concebido por espíritu santo y era perfecto. No obstante, decidió entregar su vida para que tuviéramos la posibilidad de ser felices y vivir para siempre, y una oportunidad que el desobediente Adán nos negó a todos. Lea en su Biblia los textos de Mateo 20:28, Lucas 1:34 y 35, Juan 3:16, 36. 2 Pedro 3:13. Usted también hallará más información sobre el valor del sacrificio de Jesús, el Cristo, en las páginas 47 a la 56 de libro ‘¿Que enseña realmente la Biblia?’ editado en 2005, por los testigos. Al leer   los cuatro Evangelios, usted puede llegar a conocer como fue la vida humana de Jesús a favor de la humanidad y sobre todo a favor de toda persona que le obedezca y le sea fiel. Hoy hemos considerado el significado de la palabra Cristo, como fue que Jesús instituyó una nueva celebración en conmemoración o recordación de su muerte y como es que lo traicionaron y lo ejecutaron en un madero. En nuestro proximo relato religioso que titularemos ‘De qué manera nos salva Jesús’ continuaremos hablando de éste hombre perfecto que llegó a ser el hombre más grande de todos los tiempos.

Datos del Cuento
  • Categoría: Religiosos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 18
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.215.182.81

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.072
»Autores Activos: 140
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.460
»Total Envios 41.547
»Total Lecturas 40.552.853