Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Metáforas

Esperanza

Llevaba esperando más de una hora en la calle, y empezaba a sentir un dolor hormigueante en las piernas, y el frío enrojecía su nariz como una borrachina que empina el codo a las diez de la mañana.

¡Dios, otro día esperando como un espantapájaros en la calle!. Cinco minutos y me largo.

Otra vez. Otros cinco minutos. Y diez, y más. Los que hicieran falta, hasta que no pudiera más, y con voz atascada en la garganta por el frío pidiera un taxi y se fuera a su habitación más fría todavía, helada de tan solitaria, y decidiera, (como si no lo supiera ya de antemano), que al día siguiente volvería a aquella esquina a congelarse, a contar los minutos y las horas, a empaparse de lluvia y a llorar con el viento pinchándole los ojos, a esperar.

Hoy sólo me paso por allí, no me voy a quedar pasmada helándome durante horas, me paso un ratito y ya está.

Un ratito que dura más de dos horas, y ella sigue esperando, contando cinco minutos y añadiendo cinco minutos más a cada cinco minutos, y ella sigue esperando.

Es casi de noche, me voy a morir de frío aquí.

Otros cinco minutos. En la habitación vacía llora sola, con la única esperanza del día siguiente, de volver a su calle azotada por la lluvia y el viento, a contar minutos durante horas. No come nunca, no duerme, no habla con nadie, sólo espera el momento de la espera, y sólo ama a la esquina ventosa donde espera.

Moriré de frío, y ni siquiera me daré cuenta de que me muero.

Se asombra, se asusta porque ya no sabe hacer nada más, porque no le importa nada más que esperar, porque no teme al frío, si no a que el viento no le deje seguir esperando, a que su cuerpo no resista a la lluvia ni al sol abrasador, a que un día no pueda salir de su habitación y se muera. ¿Cómo podrá ir a esperar si se muere?.

Cinco minutos más y me voy.

Es primavera, ha pasado por fin el invierno, pero, ¿cuántos inviernos más? Está cansada y su cuerpo maltratado le pesa, le pesa cada vez más, y hoy no puede mover los brazos para llamar un taxi para volver a su casa. Le pesan las manos, la cabeza, intenta andar y no puede avanzar, siente las piernas de piedra, pero también se da cuenta de que no tiene miedo. No más miedo. No más habitación fría y solitaria. No más ofrecer su carne débil al viento del invierno. Ahora su piel es fría y lisa como el mármol. Mira hacia abajo, sus pies ya no tocan el suelo, descansan sobre un pedestal, y en el pedestal lee un mensaje:

"El pueblo dedica esta estatua a La Esperanza, para que no nos abandone ni con lluvia ni con sol, no con viento ni con frío, ni en el más crudo invierno. Para que siga esperando".
Datos del Cuento
  • Categoría: Metáforas
  • Media: 4.96
  • Votos: 81
  • Envios: 10
  • Lecturas: 12393
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.236.50.252

1 comentarios. Página 1 de 1
nildage
invitado-nildage 04-09-2003 00:00:00

Que buena historia y que perfectamente pintado el perfil de La Esperanza. Pase lo que pase siempre està en nuestros corazones, esperando sin moverse y es la que nos viene a salvar cada vez que la necesitamos. Nildage.

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.441
»Autores Activos: 151
»Total Comentarios: 11.741
»Total Votos: 908.522
»Total Envios 41.575
»Total Lecturas 46.970.825