Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Misterios

El libro y el escritor

Después de sentirme derrotado por haber tocado todas las puertas sin recibir respuesta alguna, comencé a caminar sin rumbo fijo, observé, que lejos de la ciudad existía un pequeño lago al pie de una montaña. El lugar era tan apacible que me sentí atraido. Me senté a la orilla del lago y sentí que su belleza y tranquilidad aliviaban mi ondo pesar.
Vi una rana que nadaba tranquilimante, cuando un pájaro negro le cayó encima clavando sus pequñas garras en su lomo; vi como el pájaro y la rana se elevaban por los aires y de pronto algo pasó entre los dos; bruscamente se soltaron y cada uno de fue por su lado; el pájaro siguió volando por los aires y la rana cayó al lago. Mi sorpresa fue inmensa al ver a la rana nadando y jugando tranquilamente en su ambiente natural, habia olvidado aquel incidente entre ella y el pájaro.
Medité lo ocurrido en el lago, me paré y caminé unos pasos; pero al alzar la vista vi que el pajaro se posaba en la falda de la montaña y ascendía itinerantemente a lugares cada vez mas altos como si me estubiera invitando a subir a la sima.
Como un Moisés en busca de verdades, comencé a trepar hacia lo alto y cuando alcance lo cumbre me sorprendio encontrar ahí a un viejo de ojos tiernos, de mirada dulce y plácida que parecía estar esperandome.
No necesitó de un solo gesto ni palabra alguna para darme la bienvenida.
- Soy un escritor – le dije rompiendo el silencio a manera de presentación,
mientras el pájaro revoloteaba sobre mi cabeza en aquella enorme y dorada sima bañada por la luz clara del medio dia.
- Ya lo sabía – me contestó el anciano que parecía estar al tanto de mi suerte – leeré tus escritos con todo detenimiento y aunque no soy juez ni crítico te seré muy sincero; en este camino nunca hay un final. Y aunque todos anhelamos reconocimiento no es esta la meta ni el final.
Y esbozando una calida sonrisa escribio unos extraños jegloríficos en un papiro que guardaba con él y que no pude descifrar.
- Ayúdame a buscar algunos leños secos – me dijo – y haremos una hermosa fogata.
Cuando los leños comenzaron a arder me hizo ver toda la expreción artística
del fuego.
- Antes de esto – me dijo – hubo un humilde cerillo que encendió todo su calor; pero después verás que esta sencilla función terminará por apagarse. Así es el final del camino. Muchos escriben pero pocos encuentran Su verdad.
Entendí su metafórico mensaje; le agradecí su lección y cogiendo una rama de un arbol cercano me hice un bastón y emprendí mi regreso; llevandome conmigo aquel papiro que me obsequiara el sabio viejo.
Me costó mucho tiempo el decifrarlo; pero con la ayuda de muchos sabios expertos en idiomas arcanos logré hacerlo. El papiro decía : “Un libro está escrito por un lector y un lector está escrito en cada libro. Si no hay escrito es que no hay lector y si un lector no escribe, entonces no tendra su libro”
Me relajé un poco. Sentí que la presión por escribir se me había esfumado. Recordé el lago apacible, la rana sin miedos, el hambre del pajaro negro que renuncia a su presa para servirme como guía y la fogata. Entendí que mi vida estaba escrita por la mano de un artista y lo que había en ella eran sus propias huellas para que pudieramos entenderlas el lector y yo. En verdad al final del camino era ese: “La vida se reflejaba en un papel, y el papel era yo”
Datos del Cuento
  • Autor: Joe
  • Código: 768
  • Fecha: 08-12-2002
  • Categoría: Misterios
  • Media: 4.97
  • Votos: 72
  • Envios: 3
  • Lecturas: 2669
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 34.232.51.240

2 comentarios. Página 1 de 1
ramiro
invitado-ramiro 19-09-2003 00:00:00

Daniel tu cuento está bueno, buenísimo,un voto más por vos, que vas para santo que te las bebes, siempre buscando un país de cucacha de mermelada, pero aterriza a la tierra algún día y diles si la amas de lo contrario estás llevado.Pareces no ser de carne, te elevas, pero no como el gallinazo, sino como las cometas, pero las cometas no se comen. contestame niño, niñito por favor

Irma Aliaga
invitado-Irma Aliaga 16-09-2003 00:00:00

bello estilo y sabia inspiracion, hay que leerla varias veces para hallar los valiosos mensajes que contiene para los que tienen alma de escritor.SIGA POR ESTE CAMINO ELEGIDO QU TIENE SABOR DE PROVERBIOS. FELICITACIONES

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.126
»Autores Activos: 144
»Total Comentarios: 11.740
»Total Votos: 908.484
»Total Envios 41.548
»Total Lecturas 41.899.068