Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Urbanos

El cuento de siempre

Pregunta al pueblo, pregunta a quién... Tú nada más pregunta... ¿Tendrás alguna respuesta?

Este cuento comienza hablando de flores, de árboles y de algunos arbustos que sembrados quedan en los camellones de las grandes avenidas por si un extranjero viene a la ciudad de visita. También si es que acaso va a pasar un señor ministro, se pintan las banquetas, los postes y se hermosean las calles por donde habrá de transitar quien quiera que sea de una importancia especial y entonces se le da al hecho de adornar, jardines públicos, camellones y glorietas con un gastazo en general cuando se ha dicho que no hay presupuesto para dar a los hambrientos o sedientos o trabajadores, el diario sustento.

Te adentras por algunos sectores deseando conocer y ver más de estas flores y lo que ves son flores de pantanos en el lodo enterradas y si acaso un lirio malogrado y quizá o más bien, seguramente, maloliente pues se ha dado en un charco estancado de aguas qué sólo Dios sabe de dónde han brotado en una de tantas ciudades perdidas como se les ha dado en llamar a esas ciudades que no son otra cosa sino asentamientos irregulares de grupos de personas que a falta de dinero se instalan en determinado lugar, obligando quizá más adelante a que el gobierno les de techo o los reinstale en algún buen lugar.
Y este cuento es el cuento de todos los días, por años se ha venido repitiendo y la población pone su parte y el gobierno la suya. Unos por instalarse y los otros por dejarse.

Pero sigamos con las plantas y las flores, los árboles y los arbustos que adornan lo que en un tercer mundo podría significar comida para cientos, para miles y al tener que regarlas nos piden que no desperdiciemos nosotros el agua, que ya algunas pipas llevarán a las ciudades perdidas su cubeta de agua para que ésta no les falte, para que con una cubetita por familia se puedan bañar.

Se acaba este corto cuento de las flores y las plantas de ornato que al final ya mencionándolas quizá a alguien habrán de beneficiar. Yo desearía saber a quién le hacen la compra de tantas y tantas plantas. ¿Se hará el hermano de algún personaje público rico con la venta y producción de un invernadero del tamaño del mundo entero??

Creo estar equivocada, no creo que hasta con eso lucren nuestros gobernantes. Y ustedes los que me leyeron, ¿ qué opinan de estos detallitos de nuestras vidas urbanas?

Lara Elra Cira
Datos del Cuento
  • Categoría: Urbanos
  • Media: 4.7
  • Votos: 47
  • Envios: 0
  • Lecturas: 2037
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.235.24.23

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.071
»Autores Activos: 139
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.460
»Total Envios 41.547
»Total Lecturas 40.547.984