Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Religiosos

El camino de la Felicidad. 2 Parte.

El Camino de la Felicidad. 2 Parte.

(Relato Religioso.-98)

Como habíamos quedado la semana anterior que compartí el relato religioso titulado “El Camino de la Felicidad. 1 Parte”, hoy continuaré con la segunda parte de este tema tan importante para cada ser humano: cómo encontrar la felicidad tanto personal como en la familia. En la primera parte hablamos sobre estar contentos con lo que tenemos y ser generosos, también escribimos sobre la salud y la resilencia, es decir, como adaptarnos a los cambios en nuestra vidad quizás debido a enfermedades u otras situaciones personales que no podemos cambiar por nosotros mismos. En esta segunda parte  tocaremos los aspectos sobre el amor y el perdón, asi que consideremos el primer punto para hoy.

Realmente, el amor es una necesidad humana. Sin él, el matrimonio, la familia o la amistad no subsistirían. Por tanto, es lógico que el amor sea esencial para nuestra salud mental y nuestra felicidad. Pero, ¿de qué amor estaremos hablando?.

No hablaremos del amor romántico, que, por supuesto, también es importante, sino de un amor superior que hace que mostremos interés sincero por el bienestar de los demás hasta el punto de sacrificarnos por ellos. Es el amor que se rige por principios bíblicos, pero eso no significa que carezca de afecto y ternura. Fíjese en esta hermosa descripción del amor: “El amor es sufrido y bondadoso. El amor no es celoso, no se vanagloria, no se hincha, no se porta indecentemente, no busca sus propios intereses, no se siente provocado. No lleva cuenta del daño. No se regocija por la injusticia, sino que se regocija con la verdad. Todas las cosas las soporta, […] todas las espera, todas las aguanta. El amor nunca falla”. [1 Corintios 13:4 al 8]. Ese amor “nunca falla”. Siempre existirá. Es más, puede hacerse aún más fuerte con el paso del tiempo. Y como es sufrido, bondadoso y sabe perdonar, es “un vínculo perfecto de unión”. [Colosenses 3:14]. Por lo tanto, las relaciones personales que se basan en un amor como ese son estables y felices, a pesar las imperfecciones. Pensemos, por ejemplo en el matrimonio.

Jesucristo enseñó importantes principios sobre el matrimonio. El dijo: “El hombre dejará a su padre y a su madre y se adherirá a su esposa, y los dos serán una sola carne’ […]. Por lo tanto, lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningún  hombre”. [Mateo 19:5, 6]. En el texto al menos se destacan dos principios fundamentales: 1- “Los dos serán una sola carne”. El matrimonio es la relación más íntima que existe, y el amor puede protegerlo de la infidelidad, es decir, puede evitar que cualquiera de los cónyuges llegue a ser “un solo cuerpo” con otra persona. [Por favor, lea en su Biblia 1 Corintios 6:16 y Hebreos 13:4]. La infidelidad hace añicos la confianza y quizás haga naufragar el matrimonio. Y, si la pareja tiene hijos, el daño tal vez sea aún mayor, pues ellos pueden pensar que nadie los quiere o sentirse inseguros o hasta resentidos.

2-“Lo que Dios ha unido”. El matrimonio también  es una unión sagrada. Los cónyuges que lo ven así hacen lo posible por fortalecer su relación. No buscan una salida fácil a los problemas. Como su amor es fuerte, superan juntos todas las dificultades y se esfuerzan por vivir en paz y armonía. Una joven llamada Jesica comentó: “Mis padres se quieren mucho y se respetan. Cuando veo que mi madre respeta las decisiones de mi padre, siento que quiero ser igual que ella”. El amor es la principal cualidad de Dios. De hecho, en 1 Juan 4:8 leemos: “Dios es amor”, no es que tiene amor, sino que “es amor”. Por lo tanto, no nos sorprende que a Jehová Dios se le llame además el “Dios feliz”. [1 Timoteo 1:11]. Nosotros también seremos felices si nos esforzamos por imitar sus cualidades, sobre todo su amor. Efesios 5:1, 2 nos aconseja: “Háganse imitadores de Dios, como hijos amados, y sigan andando en amor”.

Puntos claves sobre el amor que hemos comentado, lo cual hacen las razones por las que el amor produce felicidad: 1-Nos ayuda a interesarnos sinceramente por el bienestar de los demás. 2-Puede hacerse más fuerte con el paso del tiempo. 3-Contribuye a que las amistades y los matrimonios se fortalezcan y a que superen las dificultades. 4-Ayuda a los niños a crecer felices y a sentirse seguros. 5-Hace que nos parezcamos más a nuestro Creador. [1 Corintios 13:4 al 8].

Pasemos ahora al segundo aspecto que trataremos hoy: El perdón. Una mujer llamada Patricia confiesa: “Escuché muchos insultos y gritos durante mi infancia. Nunca aprendí a perdonar. Ya de adulta, cuando alguien me ofendía, pensaba en ello durante días, hasta el punto de perder el sueño”. En efecto, vivir con ira y rencor no nos hace felices ni es bueno para la salud. Según los investigadores, ¿qué les sucede a quienes no saben perdonar?. Estos estudios [según el sitio web de la Clínica Mayo, sitio web de Johns Hopkins Medicine y la revista Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology], demuestran que: 1-Permiten que la ira y la amargura dañen su relación con los demás, lo que hace que se aislen y se sientan solos. 2-Se ofenden con facilidad y sufren ansiedad o hasta depresion grave. 3-Se centran tanto en la ofensa que no disfrutan de la vida. 4-Sienten que están traicionando sus principios. 5-Sufren más estrés y tienen más probabilidades de padecer presión alta, enfermedades cardíacas y otras afecciones dolorosas como la artritis y la migraña.

Ahora bien, ¿qué significa perdonar?. Significa no seguir enojado ni abrigar rencor o deseos de venganza cuando alguien nos ofende. También, perdonar no es aprobar una mala acción, minimizarla o hasta hacer ver que no ha pasado nada. En vez de eso, es una decisión personal bien pensada que demuestra un deseo sincero de buscar la paz y de establecer o mantener buenas relaciones con otros. La persona que perdona demuestra que es comprensiva, porque entiende que todo el mundo se equivoca, ya sea con sus palabras o sus acciones. [Lea Romanos 3:23]. La Biblia reconoce esto al decir: “Continúen soportándose unos a otros y perdonándose liberalmente unos a otros si alguno tiene causa de queja contra otro”. [Colosenses 3:13]. Por lo tanto, es obvio que el perdón es una importantísima manera de demostrar amor, “un vínculo perfecto de union”. [Colosenses 3:14]. Según la Clinica Mayo, ¿qué beneficios obtiene quien sabe perdonar?. Los siguientes beneficios: Disfruta de relaciones más saludables, que evidencian empatía, comprensión y compasión por las personas que le ofenden. Mejora su salud mental y se siente en paz con Dios. Sufre menos ansiedad, estrés y agresividad. Tiene menos síntomas de depresion.

A su vez, usted también debe de perdonarse a sí mismo. La revista ‘Disability & Rehabilitation’ afirma que perdonarse a uno mismo es “lo mejor para la salud’, tanto física como mental, pero al mismo tiempo, reconoce que es “lo más dificil de hacer”. ¿Cómo puede usted lograrlo?. Con la ayuda de la BIblia podemos encontrar estos 5 pasos: 1-No espere ser perfecto. Sea realista y reconozca que usted, como todo el mundo, cometerá errores. [Eclesiastés 7:20]. 2-Aprenda de sus errores, así será menos probable que vuelva a cometerlos. [Salmo 103:3]. 3-Tenga paciencia. Es probable que sus defectos y malos hábitos no desaparezcan de la noche a la mañana. [Efesios 4:23, 24]. 4-Busque amigos que lo animen, que sean positivos y amables, pero que también sean sinceros con usted. [Proverbios 13:20]. 5-Cuando ofenda a alguien, admítalo y  pídale perdón de inmediato. Hacer las paces le permitirá estar en paz consigo mismo. [Mateo 5:23, 24].

Sigamos entonces los principios bíblicos para ejercer perdón. Patricia mencionada antes, aprendió a perdonar gracias a la Biblia. Ella nos cuenta: “Me sentí liberada de toda la ira que envenenaba mi vida. Dejé de sufrir y de hacer sufrir a los demás. Los principios bíblicos nos garantizan que Dios nos ama y que quiere lo mejor para nosotros”. Ella aprendió estos principios con los Testigos de Jehová y ellos le ayudaron a comprender la Biblia y cual es la voluntad de Dios para con toda la raza humana. Si usted amigo lector, desea vivir en paz y tener una vida feliz, libre de rencor, converse con los Testigos de su área y ellos usando la Biblia como libro de texto, le responderán todas sus preguntas e inquietudes y le ayudarán  también a conocer mejor el amor de parte de Jehová Dios.

Resumiendo los beneficios del perdón que hemos relatado hoy. Al menos encontramos tres puntos básicos muy importantes: 1-Relaciones personales más saludables y paz interior. 2-Menos ansiedad, estrés y agresividad. 3-Mejor salud física, mental y espiritual.

Permita Dios que este tema le ayude a perdonar sinceramente de todo corazón a todo el que le ofende y a reconecer sus propios errores. Y para la proxima semana tendremos la tercera parte de como encontrar “El camino de la felicidad”. Tocaremos los puntos finales de esta serie de relatos que serán sobre el tener una vida con propósito y sobre la esperanza. Y recuerde siempre que: “Felices son los que en su camino están exentos de falta, los que andan en la ley de Jehová”.- Salmo 119:1.

Datos del Cuento
  • Categoría: Religiosos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 78
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.221.147.93

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.349
»Autores Activos: 133
»Total Comentarios: 11.728
»Total Votos: 908.428
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 38.101.497