Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Terror

El Errante, Parte 1

Mi nombre es Elias, vivo en el campo, con mi hermosa familia compuesta por mi esposa Claudia, y mis dos hijos, Juan y Aurora, mis queridos mellizos de apenas 8 anos de edad. Por estas areas siempre han habidos historias, leyendas y todas esas cosas que la gente inventa para poder generar conversacion, ya que estamos todos muy lejos unos de otros,una casa aqui, 3 kilometros de siembras, y luego la casa del vecino mas cercano, realmente nunca sucede nada por aqui, es un pueblo casi aislado de todo.

Una noche venia yo en mi auto, apurado para llegar a mi casa y ver a mi familia para cenar,
era otono, asi que el paisaje estaba lleno de arboles sin hojas que parecian mas tetricos de lo normal, no lo niego, me ponian algo nervioso….y claro, cuando uno menos lo espera suceden las cosas, y uno de mis neumaticos estallo en la carretera, haciendome perder el control de mi auto, para caer en una cuneta, gracias al cielo nada me sucedio, pero mi auto,
ya no me llevaria a casa, y los servicios de grua jamas llegaria en esta noche tan fria y oscura a rescatarme en este pueblo al que nadie queria venir.

Empece a caminar, de alguna forma debia llegar a mi casa, pero algo estaba mal, sentia como un susto, no se si eran esos arboles tan tenebrosos o la oscuridad de la noche, o incluso este viento frio que empieza a soplar, seguro era todo junto,
lo mejor sera buscar donde quedarme hasta que amanezca.

A lo lejos logre ver entre las ramas de los arboles una tenue luz que salia de una pequena cabana, no recordaba haberla visto nunca, y eso que yo pasaba todos los dias por alli, en fin, me dirigi hacia ella, ya no soportaba caminar solo en esta oscuridad,
y no me gustaba sentir como si algo me vigilara.

Al llegar toque la puerta, pero nadie salia, me asome por la ventana y no vi a nadie dentro, pero volvi a tocar y esta vez la puerta se abrio sola crujiendo de lo vieja que estaba esta cabana, al entrar, senti un olor muy extrano, como si un animal hubiera muerto dentro, era un lugar pequeno, sin casi lugar donde sentarse, pero no vi a nadie, pense en irme, pero creo que afuera lo iba a pasar peor, derrepente siento que alguien esta detras de mi, me giro deprisa y alli estaba el, el dueno de la cabana, apenas lo vi, senti un sudor frio por mi cuerpo, por donde llego?, ni siquiera lo escuche venir, no me decia nada, solo me miraba fijamente, pero su mirada era como de gusto, como si yo le hiciera un favor, le dije lo que me habia pasado y que solo queria saber si me dejaba pasar la noche alli, para irme en la manana a ver a mi familia, no obtuve ninguna respuesta, el solo seguia mirandome, note que en su rostro se dibujaba una leve sonrisa, y yo empece a recordar todo tipo de leyendas urbanas, porque como dije, yo no recordaba jamas haber visto este lugar…..bueno, disculpe que lo moleste, le dije, sera mejor que me vaya, pero al dirigirme a la puerta, por fin hablo, para decirme: “Claro que te puedes quedar”, yo en verdad, ya no estaba seguro de que fuera buena idea, pero decidi aceptar.

Habia algo que me inquietaba, que me estaba poniendo nervioso, afuera solo se escuchaba el zumbido del viento, y el mecer de aquellos arboles, pero parecia que estaba en otra parte, como si al entrar a esta cabana, hubiera entrado al infierno o a un lugar donde se respiraba solo muerte……mis pensamientos fueron interrumpidos por mi anfitrion al preguntarme mi nombre…. Elias, le respondi algo nervioso, “Elias, disculpa mi poca cortesia, es que nunca recibo visitas, y mis modales estan algo oxidados”, me dijo;No se preocupe le agradezco que me reciba, cual es su nombre caballero?, le pregunte yo, y me dijo algo que me dejo helado: “No quiero ser descortez, pero esa es una pregunta para la que no tengo respuesta, yo tengo muchos nombres, la gente me llama de muchas formas, todos creen conocerme, mas nadie realmente me conoce, pero yo si los conozco a todos……y tambien lo conozco a usted Elias, a usted, a su esposa Claudia, y a sus hijos Juan y Aurora…..yo solo soy un errante”.

Yo no podia creer lo que me acababa de decir, como este tipo podia saber sobre mi familia?, pense en salir corriendo de aquella hedionda cabana, y alejarme lo mas posible de esta persona, pero…estoy sentado y mis piernas no se mueven, ni mi cuerpo, y este “errante” me esta mirando fijamente a los ojos, con su sonrisa, pero algo esta cambiando en su rostro, como si se transformara en algo diabolico, el horrible olor a muerte crece, el viento aumenta, y la noche se hace mas oscura, debe salir de aqui, debo escapar….


“No se preocupe amigo Elias, usted podra irse de aqui, pero no por ahora, he estado esperando mucho tiempo por usted, y por fin esta aqui, nunca a creido en mi existencia, yo soy uno de los mas antiguos seres que se arrastran por la tierra, y usted Elias, va a aprender a creer en mi, de la peor manera que se puede imaginar” dijo.

Mi corazon comenzo a latir para salirse de mi pecho, mientras el rostro del errante iba cambiando cada vez mas a algo que no puedo explicar, y su sonrisa, esta vez parecia el hocico de un perro rabioso, yo solo pensaba en mi familia, parece que ya no los volvere a ver……

Pronto la segunda parte!

Datos del Cuento
  • Categoría: Terror
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 851
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.173.234.237

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.886
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.444
»Total Envios 41.546
»Total Lecturas 39.540.477