Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Románticos

Dos Lagrimas

Dos Lagrimas


Hacia tanto calor ese día, Tania podía sentir sobre su piel esa sensación de fuego que recorría todo su cuerpo y no había modo de eliminarla, tal vez fuera que el aire estaba demasiado cargado, demasiados aromasen conjunto como una marabunta subiendo por su nariz hasta instalarse en el cerebro, quizá fuera que – y esto era extremadamente extraño – Tania estaba sola, su madre había salido de emergencia y no regresaría hasta la semana siguiente; su padre, bueno hacia mucho desde la ultima vez que tuvo la certeza de donde poder encontrarlo; sus hermanos, ellos si habían aceptado pasar el verano fuera, en casa de su tía; pero ella no, no podía apartarse de la casa, no podía separarse de Daniel, lo amaba tanto , o al menos eso creía ¿En verdad lo amaba?, todo había comenzado tan rápido, en realidad no llevaban tanto tiempo juntos y sin embargo no podía recordar el inicio...

En fin fuera la razón que fuera el día se sentía tan raro, algo faltaba, o quizá algo estaba de mas, se respiraba por encima del bochorno. Comenzaba a sentir miedo, era extraño, no recordaba haber sentido miedo nunca antes, tal vez siempre había sido una chica muy extraña, nada le daba miedo, pero tampoco sentía emoción, excitación, o alegría, es mas ni siquiera recordaba haber llorado nunca antes, su madre tampoco hablaba de sus llantos de bebe, solo decía que tenia los ojos mas expresivos del mundo, y que en el preciso instante de verlos podía adivinar de un solo golpe lo que andaba bien o mal. “Bonito día para pensar todo esto” pensaba Tania, pero las imágenes y las frases golpeaban su cabeza a tanta velocidad, que sentada el sofá no le permitían moverse y quería hacerlo.

Moverse??? Otra de sus rarezas, corría tan rápido, brincaba como nadie, había sido varias veces la campeona de atletismo; otra vez lo mismo jamás pudo sentirse feliz por ello, solo existía la certeza de haberlo logrado y lo peor de todo no recordaba haber sentido el cansancio obvio, ni las huellas que deja un esfuerzo como ese, recordaba los gritos las felicitaciones, pero las imágenes se perdían.

Un vez mas esa presencia, esa extraña sensación de ser acechada ¿qué era? Estaba perturbándola; si tan solo Daniel llegara, gracias a Dios siempre lo hacia en el momento preciso para salvarla, de hacia un tiempo a la fecha siempre se metía en problemas, pero nunca hubo miedo, solo la llegada de Daniel y arreglaba las cosas. Lo único que recordaba era su rostro presente, pero a decir verdad el timbre de su voz no estaba en su memoria, ¿ y entonces como recordaba tantas cosas que el había dicho? Pensándolo bien, solo sabia pero jamás oyó nada.

Daniel!! Que tranquilidad inspiraba tan solo recordar su rostro, tan fino, tan luminoso, pero en realidad grababa esa imagen en su corazón, su mente no podía enumerar los detalles materiales de ese rostro; ya se estaba cansando de esto, o tenia muy mala memoria o... ¿O que? ... no había una respuesta.

“¿ Daniel... por que no apareces?, ¿qué me esta pasando?, aun no puedo moverme”... nada ni siquiera contesta el eco. Tania cierra los ojos, la sensación de una mano tocando su brazo, una respiración, un beso ... ¿Daniel? Nada , había empezado a soñar, pero sintió exactamente lo mismo que la primera vez que el se decidió a tocarla, Daniel era extraño también, en cierto modo se parecía tanto a ella, reservado, enigmático, como si viviera en su propio mundo, la única diferencia era la seguridad que reflejaba, la misma que Tania no tenia.
Esta casa, siempre la odio y ahora esa presencia, otra vez la misma sensación pánico, ahora si estaba asustada; un flashaso, algo extraño, Daniel, su mano, un beso.. ¡!al fin un beso!! Tan cálido, y tan frió al mismo tiempo, parpadea, que rostro tan bello, jamás terminaría de sentir ese rostro en su corazón.

“¿Daniel?, ¿Qué pasa, por que lloras?” una lagrima había rodado por su mejilla y se poso en su cuello mientras ella lo abrazaba.

De pronto lo supo, Daniel se lo dijo ¿Se lo dijo?, mas bien hizo que lo supiera, por que nunca pronuncio palabra... tenían que irse, no pertenecían a este mundo, no eran de el mismo material que el resto de la gente; esa presencia; Daniel la había buscado tanto tiempo, quería salvarla tenia que hacerlo, el momento había llegado al fin. Frió por primera ves conocía el frió, demasiado doloroso. Pero era un frió en el alma, ¿tenia un alma? ¿ entonces por que no sentía nada?

La presencia se hacia mas grande, se acercaba, Tania comenzaba a temblar, al menos ya podía moverse, de nuevo Daniel, sin decir nada hablaba con ella “ No te asustes, es nuestro tiempo, aquí estoy, nacimos juntos, y otra vez estaremos en nuestro lugar, en nuestro verdadero espacio”, mientras esto llegaba a la mente de Tania, Daniel se ponía de pie y elevaba los brazos. La presencia se acercaba, “ es la nada, dame tu mano, ¡No te asustes¡, ¡es ahora o moriremos¡ ¡ Nos perderemos para siempre¡ ¡ Tania dame un beso¡.....

Silencio, la sala quedo vacía en un parpadeo, sobre la alfombra dos gotas de agua se unían al tiempo que se evaporaban como si un fuego las obligara a elevarse como vapor al cielo.

Algunas veces damos tanta vida a los recuerdos que las lagrimas que se derraman por ellos cobran vida en nuestro propio espacio, unidas, nacieron juntas y al tiempo que perdemos la esperanza su vida va desapareciendo, y la ilusión se pierde en la nada; pero esos entes de vida ilusoria luchan por sobrevivir o por regresar al corazón donde comenzó su tiempo.








Alejandra Martos Maffey
Datos del Cuento
  • Categoría: Románticos
  • Media: 5.9
  • Votos: 31
  • Envios: 2
  • Lecturas: 3356
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.175.191.168

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.894
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.445
»Total Envios 41.546
»Total Lecturas 39.755.593