Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Urbanos

Desolación (sin punto ni coma)

Otra vez tarareo el mismo tango como si no supiera que los lunes están a cuatro días de los viernes y no entendiera que la jornada diaria muestra dos caras una de amarillenta luz y nubes grisáceas y otra faz de color blanquecino por lo de la luna y las estrellas pero no siempre me torturo de igual modo al tropezar con el remordimiento de preguntarme en silencio por qué no lo intenté al menos una vez por qué no le hice caso a ese cosquilleo que pedía que te quedaras aquella noche ya que ahora abandonado como un cigarro a medio fumar en el cenicero siento que por ti hay algo más profundo que cualquier sentimiento que haya expresado y me doy cuenta ahora sólo ahora en solitario cuando me cala un frío hasta los huesos como un bala que busca refugio a pocos metros de distancia de su blanco y es entonces cuando en un grito ahogado imploro que se haga la luz que se corran las cortinas y aparezca tu fantasma que me da consuelo pero qué estoy diciendo si el consuelo es para los malos perdedores y nunca lo fui salvo cuando me abandonaste y aún así creo que hay tiempo entonces decido rechazar cualquier presencia etérea que me describa tus senos y caderas como aquella sombra que usa tu perfume cuando me recuesto en la cama o esa mirada que alcanzo a robar al peluche que me regalaste y me lleva a paseos juntos a la costa tú el Jumpy y yo nadie más te acuerdas de él nuestro mastín napolitano atropellado dos años atrás en la bajada principal de Cartagena sin embargo ese triste final no quiero que provoque lástima como tampoco busco tu interés por el baúl de fotos que conservo de los viajes por la selva peruana y brasileña o de las festejadas jornadas con tantos pero tantos amigos hoy ya perdidos o con la grabación de “si me dejas tu nombre y teléfono te devuelvo el llamado” eso sí que no porque si de verdad persigo susurro y caricias que sean por un presente en ningún caso por un pasado que hable de nosotros ya que si alguna certeza me queda todavía es que este rincón alguna vez empapado de placer y sonrisas ahora transpira droga y masturbación pues aquí todo o casi todo es posible menos lo que más quiero en este tobogán de vida y es que te des una vuelta o mejor aún que regreses para cantarte cuánto lo siento y de una buena vez retenerte como el segundo lugar que siempre fui en mi juventud o como el latino del cual te enamoraste o el hombre que tenía de vez en cuando una salida a todo menos a lo nuestro pues a este corazón le queda poco muy poco por quien latir y ésa es mi única verdad.
Datos del Cuento
  • Categoría: Urbanos
  • Media: 5.8
  • Votos: 35
  • Envios: 0
  • Lecturas: 3639
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.236.50.252

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.441
»Autores Activos: 151
»Total Comentarios: 11.741
»Total Votos: 908.522
»Total Envios 41.575
»Total Lecturas 46.945.635