Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Románticos

DESEO IMPOSIBLE

Era una fresca y joven hiedra la que sutil y suavemente adornaba la pared de la habitación de aquel ser tan especial de rostro parecido a un ángel. Como cada noche, trepaba en silencio para poder admirar tanta belleza y dulzura y volvía a descender para soñarla. ¿fueron días, meses, años?. Pero jamás se fijó en mí ni le llamó la atención aquel perfilado dibujo sobre su pared de piedra.
Soñaba con atraparle y amarle hasta tal punto de no soltarle jamás. Pero en realidad yo no podía pertenecer a su mundo ni tampoco atraparle en el mío. Es desesperante ver como algo que tanto deseas y amas se escapa de tus manos sin poder hacer nada.
Sentí como mis ramas y hojas eran dulces manos que le acariciaban tiernamente ¡hasta mis raíces intentaban escapar del suelo que las atrapaba para huir junto a él! Pero cualquier otras manos le acariciarían y le harían sentir mejor: yo no dejaba de ser una hiedra.
Hasta que un día ese ser parecido a un ángel se asomó a la ventana, vió una rosa y al intentar tocarla se deslizó y quedó medio colgando en la repisa de la ventana. Fue cuando olvidé que jamás había sentido su mirada sobre mí y le agarré fuerte, como quien ama, pensando en salvarle la vida y no soltarle jamás.
Pero aquel mágico sentir fue sólo un instante ya que pudo agarrarse y se desprendió de mí. Sentí tocar y acariciar aquel sueño que perseguía desde hacía tiempo, pero regresé de inmediato a la realidad y me volví a sentir como antes.
Jamás me había prestado atención y yo había salvado su vida, su alma, su corazón ...
Decidí no trepar más y en cambio él salía a observame tal vez para agradecer mi gesto. Resignada y sin poder contener por más tiempo mis sentimientos, trepé aquella noche de luna llena pero él no estaba allí. Esperé tanto hasta quedarme dormida pero ya no regresó.
Fue tanta mi tristeza que decidí no trepar nunca más, quedarme en mi sitio y resignarme a lo que la madre naturaleza me había dado.
Fue algo imposible: Naturaleza frente a Humanidad.

Para Cali. Es la otra mitad de mi corazón y vida y siempre le amaré, aunque sea en silencio.
Datos del Cuento
  • Autor: E2
  • Código: 11869
  • Fecha: 24-11-2004
  • Categoría: Románticos
  • Media: 5.94
  • Votos: 54
  • Envios: 3
  • Lecturas: 1777
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 34.200.222.93

1 comentarios. Página 1 de 1
Lébana
invitado-Lébana 25-11-2004 00:00:00

...has empezado el cuento como narrador y después has seguido en primera persona, cuida esos detalles porque escribes muy bien.

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.113
»Autores Activos: 143
»Total Comentarios: 11.739
»Total Votos: 908.480
»Total Envios 41.548
»Total Lecturas 41.235.438