Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Cómicos

Corrase Viejita 2 (final abrupto)

ANEXO DEL AMATERIAL ANTERIOR. EL MISMO SE DENOMINA:

EL ESPECIMEN A ES UN CONDOR CON LOS MAPAS
(se los come a picotazos)

Dentro de la estructura evolutiva del ESPECIMEN A se han tomado una serie de actividades conexas, a los efectos de diversificar el universo operativo y la interacción del mismo alrededor del AUTO, como por ejemplo lavarse, perdón lavar el auto.

El punto que nos interesa dentro de esta planificación es la actividad de Navegante de Viaje:

Repasemos someramente cuales son las actividades que el Navigante realiza (Antiguamente denominado Copiloto. Léase Historia de Copiloto de Simon & Garfunkell, edición ilustrada para colorear de 1934)

1) Es el encargado de poner operativo el AUTO y chequear durante la jornada su andar y / o funcionamiento, estando atento a los sutiles sonidos que indique un andar defectuoso o viendo por el rabillo del ojo el exacto marcado de las agujas o sensores del AUTO.

2) Es el que provee al conductor (Antiguamente denominado Motorman. léase mismo libro pero en otra página) de solaz, esparcimiento y refrigerio cuando las condiciones conductivas lo requieran.

3) Debe ser capaz de reemplazar a éste, en la conducción del AUTO.

4) Debe poseer rudimentos básicos de mecánica y primeros auxilios.

5) Es el encargado de ponerle el hombro, literalmente cuando hay que empujar el AUTO.

6) Es el que con su sagacidad, sapiencia, sentido intrínseco de la orientación, aguda vista, fino olfato, y táctil tacto es capaz de detectar las más pequeñas marcas que indican el rumbo correcto de la expedición, el baqueano, el lector de huellas, el chaman de los caminos, el Atila de los senderos pedregosos, el adalid de los atajos, en simples palabras el que sabe por donde carajo vamos y que al final de un viaje feliz dobla los mapas como si fuera origami.

De los puntos anteriormente demarcados, el ESPECIMEN A llega a la siguiente calificación cuantitativa:

Punto 1: Bien
Punto 2: Excelente
Punto 3: Bien, mejorando por la tarde
Punto 4: No sabe, no contesta
Punto 5: Nunca se recurrió a este punto, pero se supone que no presentará demasiados problemas siempre y cuando el arnés de tiro que se use no la lastime.
Punto 6: Ja, Ja, Ja, Ja!! perdón, sobre este punto hay una serie de pequeñas e inperceptibles máculas que deben ser, apenas, mejoradas.

Este último punto, es particularmente intrigante, nos hace pensar en el hecho que, en la Naturaleza, existen infinidad de animales tanto terrestres, aéreos o acuáticos que ubicados a distinta altura del Arbol de la Evolución presentan dentro de sus cuerpos elementos que les permiten orientarse, con comodidad, dentro de su medio.

Esta orientación que responde a estímulos eléctricos, olfativos, visuales, mentales, hormonales, magnéticos que en forma separada, en concordancia o de alguna otra forma que ni siquiera la Ciencia ha logrado desentrañar, permiten que nos asombren hechos como: el ciclo del salmón que regresa a su lugar de nacimiento sorteando innumerables peligros, la orientación de la simple y estúpida paloma (del latín tekagus inlasolapus), la ballena y su majestuoso navegar, los pájaros que recorren distancias de Polo a Polo anidando todos los años en los mismos nidos, el cartero que recorre con viento, nieve y lluvia sin detenerse e infinidad de otras bestias que sin problemas se mueven por su hábitat.

Ahora bien, si tomamos por un lado que el ESPECIMEN A está ubicado (No preguntemos como llegó allí, pero que está, está.) en la parte más alta de la evolución (ver definición página 2 Córrase Viejita 1) y si consideramos que a medida que se sube se mejora, alguien puede (realizando un llamado a la Solidaridad Mundial) explicarme como hace para perderse adentro de una tina vacía.

Esta cuestión por si sola, no presenta demasiados problemas, mucha gente vaga por este Mundo con total libertad de movimientos sin saber donde carámbanos está, una especie de lombriz que cierra los ojos y avanza a tontas y a locas (No confundir con “encarar” a tontas y locas, que es un delito y se castiga con brea y plumas en la Plaza Mayor).

El problema es que esta pérdida interdimensional de ubicación, esta desconexión con el mundo físico, esta falta de control con el contexto de materia y masa que la rodea no le sucede a ella sola sino que en el vortex que genera arrastra en su ciega y loca carrera al AUTO, al Motorman y los motormancitos.

No caeremos en la sonsera fácil de que a la pregunta de cuanto falta para llegar a un punto determinado coloca el dedo pulgar en el punto de salida indicado en el respectivo mapa e ir extendiendo el dedo índice hasta hacerlo coincidir con el punto de llegada, siempre sobre el mapa y luego levantar suavemente sin mover los dedos y mostrar la distancia marcada y decir Esto !!.

O fijarse en el mapa de otro sector del planeta y tratar de orientarse igual, diciendo como toda respuesta; Vamos bién !!.

Todos hechos reales pero de fácil mofa, vamos a algo mas difícil, dentro de una ciudad. Veamos alguna situación tomada de la vida real:

Pregunta: Cuál es la distancia mas corta entre dos puntos denominados A y B
Respuesta: la distancia mas corta entre dos puntos es una línea recta.

Hasta acá todo bien, pero el problema es que esta recta es imposible de seguir cuando el elemento que se desplaza es un AUTO que vá por una calle indeterminada de algún barrio de Tontolandia.

Para no realizar ningún tipo de turismo, ni preferencia por algún centro poblacional se denominará genericamente “Tontolandia” a cualquier cosa que tenga más de 4 casas con calle al frente, comisaría y municipio alrededor de la plaza principal.

La inteligente subdivisión de los centros urbanos siguiendo un trazado generalmente regular, no aterrasado y sibdividido perpendicularmente (ya sé que algún diabólico ser inventó las diagonales), creando unidades físicas denominadas manzanas, en donde la evolución poblacional fue crecido sobre estos lugares, dotándolos, a algunos, de bellas plazas, arboladas callejuelas, románticos pasajes, montañas de basura bellamente esparcidos con ciertos “touch” de caca de perro, en donde la vorágine actual de golpe lastima un apartado rincón de la misma, superponiendo una autopista y el canto de los pájaros se ve opacado por el rugir devastador de las máquinas trituradoras, o de golpe se elevan al cielo columnas de hormigón armado, acero y vidrio tratando de incrustarse en el inmaculado cielo, en donde el ulular de sirenas, el desgarrador grito de las bocinas, el gruñido del peatón, el ladrido del perro que antes estuvo cagando por todos lados, el susurrar de las comadres barriendo en las puertas de sus casas, conforman una “melange” de sonidos, colores y olores que definen el ser de la urbe, definen solo el cuerpo porque el motivo de su existencia no se tiene aún en claro.

Todo esto en sí no importa, solo sirve como introducción al punto que sí nos interesa: quién fue el mal nacido que pensó que sería interesante colocarle nombre a las calles ??

Este simple acto que algún mal nacido ser con cargo supuso que era el justo homenaje a algún hecho destacado, batalla, país, prócer y/o heroína choca en este estudio, con el tema que nos trajo hasta este punto (si nó tomó para otro lado), la relación directa entre MAPA-ESPECIMEN A-DERROTERO.

Tontolandia, como toda ciudad que se preste de serlo, (no sé para que sirve una ciudad prestada) tiene sus esquinas bellamente ornadas con hermosas y modernas placas negras con letras blancas llenas de letritas y numeritos, la coincidencia ha hecho que el mismo nombre que aparece en dichas placas sea el que se ha puesto en los denominados mapas callejeros

Atomicemos la situación y veamos paso a paso cuales son las distintas etapas de este problema:

a) Se esta en un punto fijo y fisicamente ubicado dentro del éjido urbano de Tontolandia y en la misma dimensión que el resto del mundo. Llamaremos a esta ubicación “A” (En algunos antiguos textos apócrifos este lugar se conoce como “La casa de mi vieja”)..

b) Se necesita ir hasta otro determinado distinto y alejado del primero, al que llamaremos “B”.

c) Al derrotero que hay que realizar vectorialmente, respetando sentidos de circulación, semáforos, rotación de la Tierra, zonas rojas, pendientes, velocidad del viento y regalos de palomas, lo llamaremos “D”

d) El derrotado, “YO”.

A esto hay que sumarle el mapa callejero al que llamaremos “mapa callejero” como no podía ser de otra forma.

Nota: Para aquellas personas que no han salido nunca del Tupper donde viven, las planos de las ciudades grandes (cuanto mas grandes mas hojas) están divididos en partes iguales encuadernadas con un resorte que sirve para engancharse solamente en ropa nueva, cada una de las hojas está a su ver cuadriculada con números y letras que identifican filas y columnas tipo coordenadas cartesianas (como el juego de la batalla naval, nabo), en donde las calles se buscan en un índice alfabético que indica en que página determinada está la estúpida calle que buscamos y dentro de ésta, en que estúpido sector fila / columna está la misma estúpida calle. A su vez, y pasa 99 de cada 100 veces la altura de la estúpida calle no está en ese estúpido mapa y hay que pasar por las estúpidas páginas 23, 34, 56, 89, 124, 237 y 1.376 para llegar a la altura de la estúpida calle y luego pasar por las estúpidas páginas 2, 54, 86, 980, 1.011 y 12.343 para ver donde estamos nosotros y por último recorrer las estúpidas páginas 11, 51, 77, 123, 403, 874, 999 y 1.376 para ver el estúpido recorrido que hay que hacer para llegar a ese estúpido lugar que como tardamos tanto en encontrar esta cerrado por vacaciones hasta el estúpido año 2.345.

Veamos la situación paso a paso, utilizando la técnica mixta del diálogo con inserciones en primera y tercera persona, prosa asincopada no rimada e irregular sin versos alejandrinos.

Para proteger la identidad de los personajes se utilizarán los seudónimos “Piloto” y “Copiloto” para la representación, ninguno de los hechos restantes ha sido modificado: (Se informa a la Sociedad Protectora de Animales que durante el presente evento ningún animal recibió malos tratos, golpes o situaciones que afectaran su ser síquico, aunque se lo merecieran)

ESCENA 1: Comedor de la casa materna del “Piloto”. Una mesa, varias sillas, un ventilador de techo que impunemente trata de refrescar la agobiante mañana de treinta y pico de calor. Se escucha una televisión encendida que no aparece en la escena. Sobre la mesa varias guías telefónicas, una guía espiritual, un mapa callejero, un plato con galletitas y otro lleno con la medicación del Piloto.

Piloto: - Copiloto, tenemos que ir hasta “B” (Nótese que estamos utilizando la nomenclatura antes indicada, lo que indica que en ese momento estábamos en “A”).-
Copiloto: - y ?.-
Piloto: -Vamos a ir a comprarle la pileta de lona a los chicos, como habíamos dicho.-
Copiloto: - y ?.-
Piloto: -Hay que ir en el AUTO hasta “B”, Rummm Rummmm, te acordás ? .-
Copiloto: - y ?.-
Piloto: -Tenés que agarrar el mapa callejero e indicarme por donde ir.-
Copiloto: - yo ?.- El diálogo es un poco difícil de llevar, pero poco a poco se van a ir insertando nuevos monosílabos a sus frases
Piloto: -No yó !, si querés manejo y miro el mapa -
Copiloto: -No se puede ?.-
Piloto: (Me tomo 2 pastillas verdes, 1 azul, ½ de la roja y hago mutis por el foro a sollozar en silencio, a la distancia ladra un perro que nada tiene que ver pero queda bien en el diálogo).-

ESCENA 2: Dentro del AUTO, el Piloto, totalmente desencajado tratando de manejar por las calles de Tontolandia, junto a éste la Copiloto tratando de abrir el mapa callejero. El AUTO andando a la suave velocidad en que se mueven por Tontolandia a unos 70 km. por hora arrastrado por la marea de autos, motos, camiones, colectivos y tufo de perro.

Piloto: (gritando por el ruido reinante) -Vamos bién por esta calle!!!!.-
Copiloto: -ya salimos???.-
Piloto: (solo gritando) -Si !!!-
Copiloto: No te pongas loco!!!! (mientras gira el mapa callejero buscando formar un vórtice de espacio-tiempo que nos lleve hasta el punto “B” o simplemente de pedo encontrar el lugar de destino). Pasamos la Calle 2 ?.- (Los nombres de las calles y avenidas han sido cambiados para proteger la hidalgía y el buen nombre de los próceres involucrados.)
Piloto: - Hace 52 cuadras (a vuelo de pájaro) que la pasamos-.
Copiloto: - Entonces nos pasamos -.
Piloto: (pequeño latido sobre sien izquierda, instintivamente llevo mi mano hasta la bolsa de pastillas.)
Copiloto: - Doblá a la derecha.-

Nota: es necesario aclara que hasta este momento, la Copiloto no estaba mirando por donde íbamos, su cabeza estaba metida dentro del mapa callejero, o sea que si cumplía su pedido como era indicado terminábamos dentro de un negocio de ropa para bebes, chiquito pero bien puesto.

Piloto: (pequeño gruñido desaprobatorio de la maniobra que se debía realizar).
Copiloto: -No seas quisquilloso, cuando puedas doblá a la derecha hasta la Calle 61.-
Piloto: (15 minutos después, luego de una arriesgada maniobra pasando entre un camión de basura, un cortejo fúnebre, dos ciclomotores, una silla de ruedas, y unas primas lejanas de las viejitas del otro incidente consigo doblar a la derecha).
Copiloto: -Donde estamos? - (recuerde el lector que la persona que tiene el mapa es ella).
Piloto: - Vamos por la calle 123 esquina calle 611.-
Copiloto: Bueno, estamos acá - (distinguiendo sutilmente que posó un dedo en algún punto indeterminado de una hoja indeterminada del mapa callejero). - Y vamos acá - (pasando velozmente hojas y hojas hasta poner el mismo dedo en lo que supongo sería el punto “B”). -Vamos bien por acá.-
Piloto: (A esta altura de los acontecimientos me hubiera quedado más tranquilo si me hubiera dicho que nos equivocamos de camino).
Copiloto: - Calle 612, ……Mmmmmmm………. Bien!.-
Piloto: ¿ ?
Copiloto: - Calle 613, ……Mmmmmmm………. Bien!.-
Piloto: ¿ ?
Copiloto: - Calle 614, ……Mmmmmmm………. Bien!.-
Piloto: ¿ ?
Copiloto: - Calle 615, ……Mmmmmmm………. Bien!.-
Piloto: ¿ ?
Copiloto: - Calle 616, ……Mmmmmmm………. Bien!.-
Piloto: ¿ ?
Copiloto: - Calle 617, ……Mmmmmmm………. Bien!.-
Piloto: ¿ ?
Copiloto: - Calle 618, ……Mmmmmmm………. Bien!.-
Piloto: ¿ ?
Copiloto: - Calle 619, ……Mmmmmmm………. Bien!.-
Piloto: Mi dulce que estás haciendo ? (Para que no asuste suelo usar un tono bajo, candoroso e iniciar la pregunta con algún diabético adjetivo)
Copiloto: -Controlando a ver si vamos bien (en tono de deber cumplido)-
Piloto: Vamos por la misma calle hace más de 20 cuadras, si ya te fijaste que vamos por buen rumbo, no es un poco pelotudo que chequees cuadra por cuadra para ver si los nombres de las calles coinciden cuadra por cuadra con lo escrito cuadra por cuadra en el mapa callejero. (Inspiración profunda y pausada). No sería mejor que te adelantaras en el mapa y me indicaras con precisión con que me voy a encontrar mas adelante y en donde tengo que doblar. (Espiración lenta y mas pausada aún).
Copiloto: -Ah!.-
(Varias cuadras mas adelante, por la misma calle, sin doblar en ningún momento).
Copiloto: -Vamos por la calle 123, todavía, no?.-
Piloto: Sí.
Copiloto: -Bien.- (no sé porque comienza cada cambio de rumbo con esta palabra). -Tenemos que doblar a la izquierda en la calle 722-.
Piloto: -La acabo de pasar !!!!!!!.-
Copiloto: -Bien, no importa.- (Si escuchó bien, da lo mismo doblar que seguir derecho, el Navegante Sebastián Gaboto se retorció en su tumba)
Piloto: (totalmente en vencido, tira la toalla, abandona y se dedica a hace porta macetas en macramé).
Copiloto: - Bien, Nó porque ….. pausa ….. si seguimos por acá (sigue colocando dedos sobre el plano), hasta esta calle que se llama ….. pausa ….. calle 34 y ….. pausa ….. doblando ….. pausa ….. para allá, (sigue colocando más dedos), llegamos a la calle 722 ….. pausa ….. que no agarramos ahora -.
Piloto: -Bien- (es contagioso), que es para acá y que es para allá ?-
Copiloto: (Con cara de alguien que te explica la Teoría de la Relatividad y luego de 18 horas de gráficas, transparencias , modelos tridimensionales le decís que no entendiste nada) Es a la izquierda y a la derecha.
Piloto: -Ah!!- (rotura masiva de capilares cerebrales con profusa pérdida de control sobre las funciones básicas).
Copiloto: Vos seguí por acá que vamos bien.
Piloto: -más Ah!!.- (explosión masiva de la cabeza, con salpicaduras a derecha e izquierda).

------------------------------------------------------
Interrumpimos esta lectura, para informarles que el 22 del corriente debido a un exceso en la medicación el Dr. Rueva, se ha derretido y se ha convertido en una masa gelatinosa color púrpura. Totalmente aséptica e inodora (por suerte), para nosotros. Aquellas personas que desean verlo podrán contratar una visita guiada por ese medio al quiero-ver-al-moco@fundacionrueva.com, porque primero tenemos que buscar por donde anda reptando.

Próximamente se podrá realizar un recorrido por el basurero de la Fundación en un hermoso carro alegórico con forma de...... de ......... de nada púrpura, manejado por el ESPÉCIMEN A, por un módico sobreprecio pueden solicitar un conductor de verdad.

Gracias y sepan disculpar, sh! Quietos que ya lo encontré.............
Datos del Cuento
  • Autor: Rueva
  • Código: 2105
  • Fecha: 16-04-2003
  • Categoría: Cómicos
  • Media: 5.55
  • Votos: 47
  • Envios: 1
  • Lecturas: 4583
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.170.81.210

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.048
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.451
»Total Envios 41.547
»Total Lecturas 39.992.564