Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Patrióticos

Capicú

A Carlos Romero Barceló
"En el tablero del ajedrez de nuestros
problemas lo que hace falta es un poco
de pericia y sentimiento humano..."
- Pedreira-
Cuatro de Julio. Tragedia a las 3:00 de la mañana. Forzosamente el primer ejecutivo dedicó su discurso al tema de la educación. (En algunos periódicos el titular utilizó la palabra "curiosamente" El plato principal de los últimos seis años no fue servido hoy.

--¡ Capicú! Gritaba eufórico uno de los contendientes.

¡Oh, Dios mío! ¿Por qué hoy? Can iu tel me? ¡Vaya fin de semana largo! Precisamente tenía que ser hoy lunes la fiesta de disfraces en el vecindario. Esos malditos jugadores de dominó, arrastraron su pari pasada la media noche. ¡Quién puede dormir en este vecindario! Precisamente hoy, ¿Porqué no hicieron su fiesta el sábado en la noche?
Un francotirador de miradas azuzaba su cólera, la rabia del trabajador responsable desde su ventana. Mientras... los cuatro jugadores continuaban abanicando con puntualidad sus borracheras de palabras carcinógenas en el centro mismo del patio interior del condominio Quintanta. Los edificios fanfarroneaban con disimulo el escándalo influyente. Ruidos, discusiones, malas palabras provocadas por la religiosidad del día feriado cada año. Aquel hombre grandullón, de rostro escamoso, muy parecido a su tío Sam, de mirar inclinado hacia el mundo de los enajenados, ¡uy! aquel hombre bocón, paralítico de la lengua, ganando el juego los últimos siete años.. ¿Otra vez? ¿No?
--Yes, Aim de uiner, sí, por cualquiera de los dos lados...
-- Hey, beibi, pásame otra fría.

Usted tiene derecho a una llamada telefónica, a taparse los ojos, oídos, nariz y boca. Todo lo que haya visto, olido o gustado puede ser utilizado en su contra.

---¿Jau? (Perro, no lo creo señores, a lo mejor caballo) Ay don nou. Me confundo. Señores, ya les he dicho yo tan sólo soy un ciudadano responsable, un miserable testigo. Juer am ay!? Plis, necesito un traductor. Torruellas, Torruellas, Federal bildin! Cort? Sí mister, también ya informé eso.... Ay! lif in 1983 de la Romero estrit. Claro que intenté llamar al 343-2020. El número estaba ocupadísimo. Creo que esa noche hacían un sondeo de opinión pública sobre el potencial turístico del cerro maravilla. Sí eso mismo, colaborando en equipo con Doña Frances de Morán... ¡Así Somos! ¡Así Somos!. I es sir, ay toc veri fain espanglish, bot not inglis, sólo tengo una lengua. ¡Ay! necesito un transleitor o un yanitor que limpie apropiadamente todo el lodo que lanzan sobre mi persona.
Los tranque se suceden a montonoes en la mesa presidencial. Las palabras se hacen efervescentes como la Alka Seltzer. Un hombre se ha puesto en pie y observa obcecado el juego de Mr. Capicú. Le solicita con bondad que le permita la próxima jugada. Paso. Pao. - Grita el condenado uiner de los siete años. ¿Paso? Pasó lo que tenía que pasar. Forcejeos, juego paralizado, viejos humores recalentados.
--Carajo, ¿ no es suficiente? Ya les he dicho... yo sólo observaba con binoculares desde mi piso. ¿Confesar? ¿Confesar? ¿Qué? ¿No lo ven ustedes?. Lo mató o el hombre que se ha puesto de pie o sus compañeros de juego o se suicidó. No. ay don nou. ¿No está claro? juat? Iu don onderstand maiself... uel, uel...
La noche era corta había pues que aprovecharla. ¿Complot? Sí como el que le hizo a Rafael... no eso fue otra cosa... no cambie los hechos... Valencia. ¿Motivaciones? ¿Quién sabe? ¿Motivaciones? Lío de faldas, algo común y corriente, ¿Complot? A mi me parece... bueno ¡Quién sabe! Ellos decían que tenían una jíbara...es lo único que sé. Siempre se les escuchaba decir: ¡Meteremos la jíbara por la cocina! Sí, eso es cierto: el amor por una cosa a algunos les entra por la barriga. La jíbara había que meterla ese día al apartamento para que hiciera un asopao de águila de un sancocho viejo... (ése sancocho tenía más de 31 años en el congelador) Me permite recordarle que usted está bajo juramento. No. no miento. Es que su mujer no sabía cocinar al estilo puertorriqueño, creame, por favor. Además ellos necesitaban preservar el arroz y las habichuelas. Cierto.

--Bonita fiesta de disfraces. ¿¡Qué dirá el vecindario?! Señores mañana es día de trabajo o de palear mierda...

¿La Jíbara? No sé qué ha ocurrido con ella. Sólo sé que el hombre del Capicú y los encuentros tuvo su propio encontronazo... Ya les he dicho. No tengo la menor idea. Entonces ¡¿Hubo pelea? No sé.. Lo ví desnudarse. Sus compañeros comenzaron a imitarlo y sobrevin la discusión violenta por medidas y cantidades. Luego las 418 familias del lugar se confundieron en un abrazo y se formó el motín que dejó un saldo de treinta y cinco heridos y un muerto. ¿Exposición deshonesta? No. No. El desnudo no es siempre pornográfico. Todos lo vieron. No sé quién lo mató. ¿Los compañeros de juego? ¿El doctor que se puso de pie? ¿El que certificó su muerte? ¿Los curiosos? ¿Que cambie mi versión? Están ustedes locos.
-- El vecino del 7 reía atontado por el terror de estar testificando ante un magistrado, no porque hubiera muerto un hombre honorable. Después de todo él lo había conocido como el hombre de la fiesta de disfraces, del dominó y el trago amargo... El hombre que le provocaba insomnio cada año. El vecino del 7 mascullaba apropiadamente: "Tal vez, quizás,no podría precisarlo"...)

-- Se ahogó en su propia sangre. No bodi. No bodi le dio muerte.

BES

26 de julio de 1983.
Datos del Cuento
  • Categoría: Patrióticos
  • Media: 6.47
  • Votos: 177
  • Envios: 2
  • Lecturas: 8350
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 18.212.222.217

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.644
»Autores Activos: 133
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.434
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 38.576.795