Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Cómicos

Cámbiate a ti mismo

Un día te despiertas y decides que el mundo tiene que cambiar.así que levantas tu gordo culo de la cama y lo mueves hasta la calle; miras a tu alrededor y te das cuenta de que eres sólo un gilipollas en calzoncillos que está haciendo el mamón en medio del tráfico y entonces te das la vuelta y te enteras de que no es el mundo el que tiene que cambiar,sino tú,así que te vas de vuelta a casa,coges las llaves del coche y te vas a cien por hora,pero de nuevo estás haciendo el mamón,porque si realmente quieres cambiarte a ti mismo lo primero que debes hacer es quitarte esos ridículos calzoncillos y vestirte de una vez.Entonces vuelves a casa y te das cuenta de que el maldito perro de la vecina se ha vuelto a cagar en tu felpudo y lo peor es que te has dado cuenta cuando ya has pisado la mierda,pero te da igual.Coges el coche,pones la cuarta y de paso atropellas al guarro del perro de la vecina,la cual se pone a gritar como una cerda,y no la atropellas a ella también porque no te cuadra de camino.Pasas de todo y de todos,y ya llevas cuatro semáforos saltados y tres perros hechos puré,pero de lo que no pasas es del guardia que te está esperando en el próximo cruce con una cara de perro que quien te diera atropellarlo también,pero el que sale atropellado eres tú,y te ves en la comisaría encerrado por matar a tres perros y saltarte cuatro semáforos,y entonces vuelves a mirar a tu alrededor y ves un par de gilipollas como tú mirándote fijamente con cara de risa y sientes ganas de vomitar,pero de repente ves a tu mamaíta que ha venido a pagar la fianza y te lleva a casa junto a toda tu familia a cantar villancicos de navidad,y tú sientes que te van a reventar las vísceras entre villancico y villancico,así que sin mediar palabra huyes de allí y te paras en medio de la calle,y la gente comienza a mirarte y a reírse, tú te miras y te das cuenta de que estás disfrazado de Papá Noel con una zambomba en la mano y que estás haciendo de nuevo el gilipollas,pero sin importarte te pones a correr por el medio de la carretera,con tu traje navideño y provocando ataques de risa entre la gente y entonces miras delante de ti y ves al mismo guardia que te encerró horas atrás con una cara de regocijo que no se la quita ni Dios.Y de nuevo te ves entre rejas por escándalo público y el mismo par de gilipollas te está observando otra vez,partiéndose el culo de la risa de tu estúpido disfraz y en ese momento llega el guardia que está harto de ti y te echa a la calle.Llegas a tu casa y los pájaros te han cagado las ventanas,y te has dado cuenta cuando tropezaste y te diste de morros contra el cristal,pero esta noche no harás nada,sólo moverás tu culo hasta la cama y allí te darás cuenta de que tu gato se ha vuelto a cagar,y también te da igual,porque es más fácil cambiar al mundo entero que cambiarte a ti mismo.
Datos del Cuento
  • Autor: Layala
  • Código: 1184
  • Fecha: 27-01-2003
  • Categoría: Cómicos
  • Media: 5.17
  • Votos: 84
  • Envios: 8
  • Lecturas: 2599
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.175.180.108

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.985
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.730
»Total Votos: 908.450
»Total Envios 41.546
»Total Lecturas 39.866.252