Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sin Clasificar

CRIMEN INESPERADO.

Cometí el crimen perfecto, aunque eso fue lo que yo pense.
Desde hacía más de 6 meses comencé a investigar sobre el lugar que asaltaría. Pero los problemas comenzáron cuando me di cuenta que necesitaba a 2 personas más que me ayudarían a entrar al banco.
Solo que no conocía a nadie, que arriesgaría su libertad condicional para robar un banco.
Preguté a Marlo un viejo amigo que conocí en la prisión hace más de 5 años.
Y dijo que había dejado esa vida, que ya no le veía propositos a robar y mucho menos a matar.
¿Qué no le veía proposito?¿Cómo podría ser eso?. Si robar y asesinar era un placer que no todo hombre podía disfrutar, era un privilegio degollar a un niño y ver correr la sangre a través del cuchillo que tanto tiempo pasa uno afilando para que así pueda cortar suavemente la carne.
Fuí a una dirección que Marlo, me dio, al ver lo triste que me puse cuendo él se negó a acompañarme.
Este hombre tendría entre 35 y 40 años, era muy fornido y se notaba que ya estubo en prisión por la mirada que poseía, está solo la poseían aquellas personas que eran como los jefes en las prisiones, estrictos, crueles y traicioneros.
Le conté sobre el plan y acepto mi propuesta que era dividir el 33% entre los 3, ya que este hombre consiguió a otra persona para realizar el asalto.
Por ahora todo marchaba bien, ya que Spike consiguió armas, Brutus consiguió computadoras y programas con los cuales anularíamos el sistema de vigilancia y yo conseguí los planos del lugar.
La noche en la cual realizaríamos el asalto, hubo un pequeño inconveniente ya que Spike no aparecía, comenzé a dudar de su fidelidad, ¿que tal vez se halla acobardado y fue a la policia?.
Y justo cuando comenzaba a pensar lo peor, apareció y pidió desculpas por su retraso diciendo que estubo hablando con Marlo sobre negocios.
Pero ¿cómo podría ser cierto eso? ya que Marlo me había dicho que se había retirado de esta clase de vida. ¿Y de que negocios habran hablado?.
No tenía tiempo para cuestionarme, ya que se acercaba el momento del gran golpe.
Al entrar al edifico, no vimos a nadie, subimos al último piso y bum...Brutus hizo volar la bobeda donde se encontraba todo el dinero.
Entramos y comenzamos a sacarlo. Al quedar una sola bolsa, entré y les lancé el efectivo, sin antes ver como alguien se acercaba y me disparaba.
Y luego que más puedo decir el resto lo sabe usted, señor juez, pero dejeme decirle por último que no tengo idea quién me disparó y estropeo mi plan que tanto tiempo me costo planear.
Pero si usted dice que nunca supo nada de Spike o Brutus, comienzo a dudar que el culpable fui yo, ya que confié en personas que son como yo, que traicionarían a un amigo por dinero.
Datos del Cuento
  • Autor: The Oracle
  • Código: 5326
  • Fecha: 17-11-2003
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 6.21
  • Votos: 28
  • Envios: 0
  • Lecturas: 4250
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.173.234.237

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.886
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.444
»Total Envios 41.546
»Total Lecturas 39.540.477