Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Ciencia Ficción

Antes del Edén 3

- Ojalá pudiéramos comprobar tu teoría.Pero mira:no podemos escalar ese risco.
-Quizá no en el vehículo,pero no será demasiado difícil escalar esas rocas,incluso vistiendo trajes térmicos.Todo lo que tenemos que hacer es caminar unos pocos kilómetros hacia el polo. De acuerdo con los mapas del radar el suelo el suelo es bastante llano más allá del borde.Podríamos hacerlo en...oh,doce horas como máximo.Todos hemos estado fuera durante más tiempo,y en condiciones mucho peores.
Eso era cierto.Las ropas protectoras diseñadas para mantener vivos a los hombres en las tierras bajas de Venus tendrían poco trabajo donde había sido sólo cuarenta grados más que en el Valle de la Muerte en el verano.
-Bueno-dijo Coleman-, conoces el reglamento. No puedes ir solo,y alguien debe quedarse aquí para mantener contacto con la nave.¿Cómo lo arreglamos esta vez,ajedrez o cartas?
-El ajedrez lleva mucho tiempo-dijo Hutch-, especialmente cuando jugáis vosotros dos.-Hurgó en la mesa de los mapas y sacó un mazo bastante usado-.Corta,Jerry.
- Diez de espadas.Espero que puedas superarlo,George.
-Yo también.Maldición:sólo cinco de bastos.Bueno,saludos a los venusinos.

A pesar de la seguridad de Hutchins,trepar el acantilado fué trabajoso.La cuesta no era demasiado empinada,pero el peso del equipo de óxigeno,los trajes témicos refrijerados y elequipo científico,sumaban más de cincuenta kilos por hombre.La baja gravedad-trece por ciento más débil que la terrestre- ayudaba algo,pero no demasiado,mientras ascendían con dificultad,descansaban en los bordes para recobrar el aliento y volvían a trepar en el crepúsculo submarino.La fosforescencia que los bañaba era más intensa que la de la Luna llena en la Tierra.
<< En Venus una Luna sería un desperdicio,-se dijo Jerry-.Jamás sería vista desde la superficie,no hay océanos que pueda gobernar,y la eterna aurora es una fuente de luz mucho más constante.>>
-Acabo de pensar algo-dijo Jerry,luego de caminar unos cientos de metros-.¿Y si delante hubiera una tormenta? La idea de enfrentarnos a una marejada de agua hirviendo no me gusta en absoluto.
-Si hay una tormenta-replicó Hutch,algo impaciente-,la oirémos.Habrá tiempo de sobra para llegar al terreno alto.

Sin duda tenía razón,pero Jerry no se sintió mas feliz mientras seguían cuesta arriba el ondulado curso de agua.Su inquietud había ido en aumento desde que pasaron la cumbre del risco y perdieron contacto radial con el coche explorador.En esa época estar aislado de los semejantes era una experiencia única y perturbadora.A Jerry no le había ocurrido nunca antes;incluso a bordo del "Lucero del alba",cuando estaban a cientocincuenta millones de kilómetros de la Tierra,siempre podía enviar un mensaje a la familia y tener la respuesta en pocos minutos.Pero ahora unos cuantos metros de roca lo aislaban del resto de la humanidad;si algo les pasaba allí nadie lo sabría jamás,al menos que alguna expedición porterior encontrara los cuerpos.
Habrían recorrido unos kilómetros hacia el polo, siguiendo los meandros del lecho del río,cuando Hutch se detuvo a hacer observaciones y a recolectar espécimenes.
-¡Sigue descendiendo!-dijo-.La temperatura ha bajado a noventa y tres.Es de lejos la temperatura más baja que se haya registrado en Venus.Ojalá pudiéramos llamar a George y hacérselo saber.
Jerry probó las longitudes de onda;trató incluso de alcanzar la nave(las imprevistas oscilaciones de la ionosfera del planeta posibilitaban a veces recepciones de larga distancia),pero no había ni el asomo de una onda de transmisión sobre el estruendo y los crujidos de las tormentas venusianas.
-Esto es todavía meejor-dijo Hutch,y ahora estaba realmente excitado-. La concentración de óxigeno está subiendo:quince partes de un millón.En el coche era sólo de cinco,y en las tierras bajas casi ni se puede detectar.
-¡Pero quince de un millón!-protestó Jerry-.!Nada puede respirar eso!
-Has entendido mal-explicó Hutch-.Nada lo respira.Algo lo "produce".¿De dónde crees que sale el óxigeno de la Tierra? Lo produce la vida,plantas que crecen.Antes de que hubiera plantas en la Tierra nuestra atmósfera era igual a ésta:una confusión de bióxido de carbono,amoníaco y metano. Luego la vegetación evolucionó,transformando lentamente a la atmósfera en algo que los animales podían respirar.
-Ya veo-dijo Jerry-.¿Y crees que aquí ha comenzado el mismo proceso?
-Así parece "algo" no lejos de aquí está produciendo óxigeno,y la vida vegetal es la explicación más simple.
-Y donde hay plantas-meditó Jerry-,supongo que tarde o temprano aparecerán animales.
Capítulo 4º en breve
Datos del Cuento
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 35.175.200.4

2 comentarios. Página 1 de 1
abgenis
invitado-abgenis 02-02-2004 00:00:00

Pero... ¡esto es un cuento de Arthur C. Clarck! ¿Se vale el plagio en este sitio?

GILBERTO
invitado-GILBERTO 06-04-2003 00:00:00

El presente comentario lo escribo después de haber leído las tres partes de esta historia que me pareció excelente, te felicito.

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.886
»Autores Activos: 136
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.444
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 39.484.674