Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Románticos

"La pluma del caburé"..

Epocas lindas corrían en la estancia de aquel entonces. Las cosechas valían tanto como el ganado, y bien compensados se veían los esfuerzos al final del año.

Mi hermano y yo contábamos los días que restaban para ir de vacaciones a nuestra tierra natal, y al tan anunciado casamiento de nuestra hermana mayor.

Silveira, el capatáz de campo, quedaría a cargo del establecimiento durante los días que pensábamos ausentarnos. Éste era el prototipo de paisano uruguayo oriental, solitario, de poco diálogo y de salir al poblado solo a visitar a alguna dama de origen sospechozo. No tenía familia, ni tampoco se le conocía historia sentimental alguna. Se hacía respetar por los empleados y con el tiempo había ganado nuestra confianza.

Era fin de año, y corrían los últimos días de la siembra. Con Facundo hacíamos esfuerzos dobles con tal de terminar antes y emprender el esperado viaje. También muchas expectativas teníamos en el promitente casamiento, puesto que sabíamos que a él iban a concurrir muchas de las amigas de nuestras hermanas, y quizás podríamos llegar a conocer a alguna que nos mantenga ocupada la cabeza en los próximos largos días de cosecha que tendríamos a nuestro regreso. Las expectativas daban letras a nuestras charlas en los atardeceres previos al viaje, en el inóspito paraje "dos arroyos".

Como queríamos dejar la estancia en condiciones y prolija, damos la orden a Silveira de hacer limpiar el galpón y desechar todo objeto que dé mal aspecto a las instalaciones.

Ese día mientras mi hermano leía unas publicaciones en el comedor de la casa, yo aprovechaba a regularizar papeles en el escritorio.

De repente, siento que Silveira se acerca a donde estaba Facundo y le pregunta..

- "¿Vió quién está en el galpón?"
- "Nó" contesta él con un tono enrarecido.
- "En el galpón está el Caburé" responde Silveira aseverando.
- "No sé nada" le vuelve a contestar Facundo como pidiéndole que le amplíe su pregunta.
- "En el galpón hizo nido una lechuza Caburé" añadió Silveira.

A todo esto, yo desde la oficina no entendía bien la conversación que se sentía en tonos bajos.

- "Y, bueno Silveira, tendría que sacar la lechuza del galpón antes que quiera poner sus huevos" replicó Facundo.
- "Sí, pero le podríamos sacar sacar dos plumas, porque no sé si Ud. sabrá que las plumas del Caburé, son las plumas del amor"..

Bueno, se enloqueció Silveira, pensé desde mi oficina..

Facundo, intrigado por los comentarios del capatáz, se prendió en la curiosidad e inmediatamente salieron juntos rumbo a los galpones. Lo único que faltaba, que la solución mágica sea el arrancarle una pluma al pobre y desdichado Caburé..

Al rato aparecieron los dos con sus plumas. Lo habían agarrado al lechuzón, con guantes de cuero, y con la delicadeza con la que tratan a las vacas, le habían arrancado las dos mejores y más grandes plumas de la cola. ( ) ...

Los días transcurrieron y en cuanto menos advertimos, ya estábamos en la ruta rumbo a las tan deseadas vacaciones.

Los reencuentros en nuestra provincia fueron, al igual que siempre, de interminables jornadas, con desahogos de nostalgias. La familia, los amigos y otros aditamentos inconscientemente hacían bulnerables cualquier fortaleza de persona.
No desaprovechamos ni un instante, y nuestras largas jornadas rurales se habían invertido por aquellos días.

Finalmente llegó el casamiento, y la emoción de ver a nuestra hermana mayor vestida de blanco.

Pasó la fiesta, y me llegan los cuentos que Facundo había conocido a una chica en el casamiento, y que estaba muy contento. Reiteradas veces salió con ella, hasta que llegó nuestra fecha de regreso. Él decidió prolongar por unos días más su estadía; yo, sin excusas, indefectiblemente arranqué hacia nuestro domicilio real cinco días pasado año nuevo.

Ya en actividad, añoraba su presencia.

Un buen día recibí un llamado telefónico. Era Facundo, y me estaba anunciando su nueva relación de noviazgo. Me puse muy contento, pero a la vez no podía ocultar el impacto que me produjo la novedad. Inmediatamente me acordé del acoso al Caburé. Claro, era producto de la casualidad.

Pasaron dos semanas y Silveira, sin saber de las novedades de Facundo, me avisa que se había arreglado con la cocinera del establecimiento, y que ahora pasarían a vivir juntos..

Nuevamente petrificado, y con la obligación de aceptar sus dichos, fuí testigo de las mudanzas entre los cuartos de Zulma y Silveira. Ya no era un echo casual; eran dos.

( ) ...

Al día de hoy pasaron ya varios años, y mi hermano mayor se volvió a nuestra tierra natal. Quedé sólo, y a cargo de la explotación agropecuaria familiar.

A fin de éste año, fuí yo quien viajó de vacaciones a su casamiento..

Puedo asegurar que desde entonces encaro de otro modo a las creencias del campo, y hasta el día de hoy no dejo de mirar los árboles de la estancia a la espera de encontrar algún nido del afamado animal.


The end.-
Datos del Cuento
  • Categoría: Románticos
  • Media: 5.74
  • Votos: 53
  • Envios: 3
  • Lecturas: 3741
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 44.201.94.72

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 21.442
»Autores Activos: 151
»Total Comentarios: 11.741
»Total Votos: 908.524
»Total Envios 41.576
»Total Lecturas 47.261.961