Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sueños

Sueños de porcelana

Anoche soñé que volaba. Soñé que surcaba cielos poblados de águilas en una mágica alfombra de mil colores. Soñé que un genio azul me seguía bien cerca, hablando tan rápido que no le podía entender. Soñé que cientos de ángeles de alas muy blancas danzaban flotando a mi alrededor y, que acompañados de arpas doradas, entonaban al unísono una suave canción.

Tras un corto vuelo entre tal muchedumbre llegué a la cima del mundo, allá en la montaña de las nieves perpetuas, justo detrás del bosque de nunca jamás. Encontré en tal sitio a viejos amigos que me recibieron con los brazos abiertos. Sus sonrisas amplias y sinceras me supieron a miel, y sus dulces voces acariciaron mis tímpanos.

Blancanieves me habló de los problemas que le estaba causando el enanito gruñón, Mafalda me convenció de que los colores del mapa mundi están todos equivocados, Garfield me invitó a lasaña, Han solo me presentó a su amigo Chiwaka, Don Quijote me habló de Dulcinea, Supermán me dio un paseo por las nubes, y el Lazarillo de Tormes me encandiló con unos cuantos trucos de pillo.

Por la noche hicimos una gran fiesta en la que se repartieron montones de dulces. Cantamos, bailamos y bebimos hasta no poder más. Caímos rendidos, todos juntos, esparcidos por la plaza mayor del país de los cuentos, quedando dormidos en una profunda embriaguez de felicidad.

Cuando desperté estaba solo, en mi cuarto, en el país de las pesadillas interminables, en la aburrida realidad. Mi cara dibujaba una estúpida sonrisa y dos escuálidas lágrimas surcaban mis mejillas. Ya no soñaba, ya no. ¿Por qué? Qué sé yo.

Alguien dijo que la vida es sueño. Mentía. La vida es una pesadilla, y a mi no me gustan las pesadillas.

Todos tenemos un sueño, nuestro sueño particular, propio e irrepetible. Por eso me gusta soñar, porque los sueños son democráticos. A veces terminan bien, a veces mal, pero todo en ellos es nítido y cristalino. La gente desgraciada sueña con salir de su miseria, y los afortunados con no perder su dicha. Hay gente a la que le gusta tanto soñar que muere atrapada en esa realidad alternativa, arrastrada por la imposibilidad de soportar el soporífero día a día. Drogas, lo llaman.

El amor también hace soñar, soñar con la felicidad, soñar con la creencia de que la hemos alcanzado. Sólo es un sueño, uno más. Hay incluso países que han hecho de ellos su estandarte. ¿Cuántas regiones se autoproclaman la tierra de los sueños?. Propaganda, tan sólo eso.

Sí, los sueños, sueños son, y la vida, la vida no es sueño, pero no por ello bajaré la guardia, no por ello cejaré en mi empeño de alcanzar algún día la cima de la montaña de las nieves perpetuas, espero verte allí arriba.

Si tienes un sueño, lucha por él, vale la pena. Quizás sólo hará falta que lo desees con todas tus fuerzas para que se haga realidad. Sueña, sueña, sigue soñando. Todo el mundo tiene un sueño. ¿Cuál es el tuyo?
Datos del Cuento
  • Categoría: Sueños
  • Media: 6.19
  • Votos: 103
  • Envios: 29
  • Lecturas: 3354
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.147.29.160

1 comentarios. Página 1 de 1
Valerie Puig
invitado-Valerie Puig 31-12-2002 00:00:00

Me pareció lindísimo tu sueño.Ojalá la vida pudiera ser así, bueno, pero como dicen nada es perfecto y menos color de rosa, aunque la GENTE si lo quisiera pudiera hacer al mundo mejor, ¿no crees?. Bueno espero q sigas teniedo esos hermozos sueños y que algún día se hagan realidad.;)

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.886
»Autores Activos: 135
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.439
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 39.155.496