Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sueños

Sueño Rojo

Quise cruzar el umbral de una fantasia.
Romper el muro de cristal -ese muro que refleja mi cuerpo voluminoso, gordo, grasoso, sin gracia -con mis manos demasiado pequeñas y rellenas.
No me detuve a pensar que me podria haber cortado y sangrado.
Y aqui me tienes. Ahogada.
Reconstruyendome. Pedazo a pedazo.
Herida.
Vendando mis manos.
Tratando de curar mis heridas. Tratando, de seguir viviendo.
No recuerdo todo.
Se me producen lagunas mentales. ¿como llegue hasta aqui?
A èsto.
Solo recuerdo que nunca antes me habia sentido asi.
Nunca antes habia probado la droga.
Aun mis brazos conservan la huella de los pinchazos.
Miro mis manos sangrantes mientras enrrollo la venda.
Veo como del blanco mas puro pasa al rojo mas intenso.
Miro la sangre caer gota a gota en el lavamanos.
Intento verme el espejo y éste ya no existe. Solo hay un marco.
El suelo esta lleno de vidrios rotos. Me agacho y tomo un pedazo.
Lo miro.
Alcanzo a observar solo uno de mis ojos.
Trato de recordar algo y no puedo. Entonces me desespero.
¡ay dios mio! ¿que he hecho?.
Sigo mirando mi ojo en el pedazo de vidrio.
Odiare por siempre los espejos. Lo tiro lejos.
Ahora me doy cuenta que la venta esta saturada de sangre.
La desenvuelvo. Esta mojada, estilando.
Busco una nueva en el botiquin y despues abro la llave del lavamanos para limpiarme un poco.
Veo correr el agua mezclada con mi propia sangre.
Y no quiero verla. Me da pena.
Por eso cierro mis ojos.
Aun no puedo recordar lo que sucedio.
Abro los ojos y me doy cuenta que el lavamanos se esta rebasando.
Cierro la llave y saco el tapon para que escape el agua.
Se forma un remolino oscuro que se aleja por la tuberia.
Al igual que mi alma, se escapa hacia el vacio.
Busco alcohol o agua oxigenada mientras la sangre sigue saliendo de mis venas.
Tengo rotos los nudillos y en la mano derecha una herida profunda de cinco centimetros que nunca ha parado de sangrar.
Miro al suelo y ahi estan los pedazos de vidrio reflejando mi fea imagen.
Estoy reproducida mil veces. Mil veces herida.
Mil veces manchada con mi propia sangre.
Las heridas de mis venas aun no han querido sanar.
Me siento mareada. Debil.
Mis pies desnudos tambien estan cortados y no di cuenta.
Me volvi insensible. Insensible al dolor y al sufrimiento.
Insensible a mi imagen precaria mirandome desde el suelo.
Insensible a mi sangre manchando tus paredes blancas, tus toallas.
Y ya no quiero seguir luchando.
No quiero ser una gorda fea y ahora con cicatrices en todo el cuerpo.
No quiero.
De a poco empiezo a recordar.
Solo recuerdo que despues de tener sexo contigo empece a dormir.
Aun tú sobre mí me deje llevar por el sueño.
Dormia.
Tus ronquidos en mi oreja se alejaban. Dormia.
Dormia y soñaba.
Soñaba.
En ese sueño me encontraba desnuda en una habitacion blanca frente a un espejo.
Me miraba sin tapujos. De arriba hacia abajo.
Pelo negro y grueso.
Nariz demasiado achatada. Labios demasiado finos.
Ojos oscuros, pequeños y muy juntos.
EL rostro cubierto de espinillas blancas que nunca secan.
Seguia bajando con la mirada hasta llegar a lo que tengo por cuerpo.
Cuerpo gordo y fofo.
Gordo, gordo, muy gordo.
Pechos grandes como dos globos apuntando al suelo.
Abdomen con pliegues enormes, suelto y lacio.
Mi sexo era como una empanada gorda y manchada producto de la menstruacion.
Asi nadie me puede querer-lloraba.
De pronto la imagen del espejo se volvio seria.
Vi su mirada fria y punzante. Ojos con odio.
Mi propia imagen me odiaba.
Me asuste mucho y no sentia las piernas. No podia correr.
Levanto su mano sin dejar de mirarme y me golpeo.
Senti mucho dolor y algo tibio que me recorria las manos.
Segui soñando.
Soñando que todo estaba lleno de sangre. Litros y litros.
Roja, seca, espesa.
Vi mi imagen tirada en el piso, con vendas en las manos. Desnuda.
En silencio.
Tú entrabas. Me abrazabas y llorabas. Pedias que reaccionara.
No te importaba que te manchara.
Me acurrucaste y me apretaste contra tu pecho sin dejar de gritar para que despertara.
Mientras...
Yo seguia y sigo inmovil. En silencio. Cortada.
Pupila fija y vidriosa.
Tu llanto se aleja.
Ya casi estoy muerta.
Muerta.
Datos del Cuento
  • Categoría: Sueños
  • Media: 5.34
  • Votos: 79
  • Envios: 4
  • Lecturas: 4490
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.147.29.160

1 comentarios. Página 1 de 1
nildage
invitado-nildage 24-01-2003 00:00:00

No se realmente si el cuento es un pedazo de tu historia, pero, si es así realmente ¨anonimo¨ necesitas una ayuda urgente, siempre hay una pequeña luz en nuestras vidas, que nos permite tener esperanzas. El amor que viene a rescatarte al final del cuento es tu remedio.

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 20.886
»Autores Activos: 135
»Total Comentarios: 11.729
»Total Votos: 908.439
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 39.155.496