Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento

El señor Jenner y las vacas

Hace mucho tiempo vivió en un pueblo inglés un médico de mucho prestigio llamado Edward Jenner. El señor Jenner era muy curioso y le gustaba investigar para mejorar la ciencia de la medicina, que por entonces todavía tenía muchas cosas que descubrir. 

Una de las principales preocupaciones del señor Jenner era cómo curar la viruela, una enfermedad grave y contagiosa que en algunos casos podía provocar incluso la muerte. 

Una enfermedad parecida menos grave, conocía como la viruela de las vacas, provocaba una erupción en las ubres de las vacas. La gente de entonces sabía que era posible contagiarse de esta enfermedad ordeñando las vacas, pero también era bien conocido que si había una epidemia de viruela humana, conocida por algunos como la viruela mala o viruela común, las lecheras eran las que menos enfermaban. 

Esto despertaba gran curiosidad en el señor Jenner, que no se explicaba por qué las personas que estaban más expuestas al virus de la viruela de las vacas eran las que menos probabilidades tenían de contraer la viruela humana cuando había una epidemia.

La curiosidad del señor Jenner se incrementó el día que oyó a una lechera del pueblo decir:

-Yo no cogeré la viruela mala porque ya he cogido la de las vacas.

En ese momento, el señor Jenner tuvo la sensación de que estaba a punto de dar con la solución a la viruela mala. Jenner observó que, efectivamente, las lecheras de vez en cuando se contagiaban de la viruela de las vacas y que cuando esto pasaba no se infectaban de la viruela mala cuando había un brote. 

El señor Jenner estaba seguro de que el secreto estaba en esa primera infección. 

-De alguna manera, cuando las personas sufren las consecuencias del virus de la viruela de las vacas quedan a salvo de enfermar de viruela común -pensó el señor Jenner.

Ni corto ni perezoso, el señor Jenner decidió llevar hasta el final su hipótesis. Para comprobar que tenía razón, el señor Jenner inyectó viruela de vaca a un niño de ocho años. El pequeño mostró síntomas de la infección de viruela vacuna, pero se recuperó sin problemas, como ocurría normalmente, porque esta enfermedad no era muy grave. Dos días después de su recuperación, el señor Jenner le inyectó al niño el virus de viruela humana. Como espera, el niño no mostró síntomas de enfermedad. Corría el año 1796.

Fue así como nació la primera vacuna, llamada así precisamente por tener su origen en un virus transmitido por las vacas. Gracias a este descubrimiento el señor Jenner salvó miles de vidas en su tiempo y abrió el camino para que otros científicos e investigadores inventaran más vacunas que han salvado la vida a millones de personas hasta hoy y que seguirán haciéndolo siempre.

Datos del Cuento
  • Categoría: Históricos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 32
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.224.103.239

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.650
»Autores Activos: 131
»Total Comentarios: 11.724
»Total Votos: 908.409
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 37.153.362