Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento

El perrito gruñón

Rocco era un perrito gruñón y caprichoso que siempre estaba pidiendo cosas a su mamá: que si quiero esto, que si dame aquello, que por qué no me compras lo otro… Todo el día estaba igual. Su mamá intentaba darle todo lo que podía, pero a veces no era posible. 

Un día la mamá de Rocco se cansó de los caprichos de su hijo y le dijo, ladrando con cariño:
- Se acabó, Rocco. A partir de ahora se acabaron los caprichos. No me pidas nada, porque no te voy a hacer caso. 
- Pues yo quiero que me hagas caso, y que me des chocolate para merendar, y que me lleves al parque de los mayores - le respondió Rocco a su mamá, desafiándola.
- He dicho que no - ladró su madre.
- Pues yo te digo que sí. Y que quiero que me compres unas zapatillas nuevas, y una camiseta de fútbol, y que me lleves al circo mañana, y que me hagas arroz para comer, y que me dejes ver la tele hasta muy tarde. 
- ¡He dicho que no!
- ¡Pues yo te digo que sí! ¡Y que quiero chuches de postre! ¡Y que quiero dormir en tu cama! ¡Y que quiero quedarme en casa para no ir al cole! ¡Y que quiero que me compres toda la colección de libros de los cuentos de Pepa Papeta! - ladró Rocco, mucho más fuerte.
- ¡HE DICHO QUE NOOOOO! 

Ante aquel grito, Rocco se paró. Cogió aire y, gritando todo lo fuerte que podía, ladró diciendo:
- ¡QUE TE DIGO QUE SÍIIIIIII! ¡Y QUE QUIERO EL ÁLBUM DE CROMOS DE LA LIGA! ¡Y QUE QUIERO UN NUEVO VIDEOJUEGO PARA LA CONSOLA! ¡Y QUE QUIERO QUE QUE ME APUNTES A CLASES DE JUDO! ¡Y QUE QUIERO CELEBRAR MI CUMPLEAÑOS EN EL PARQUE DE ATRACCIONES!

La mamá de Rocco estaba a punto de volverse loca hasta que tuvo una idea.

- Esta bien, Rocco. Te daré todo lo que quieras, pero a cambio de que tú me des a mí primero lo que yo te pida.
- Vale, de acuerdo. ¿Qué quieres? 

La madre de Rocco empezó con su retahíla:
- Quiero que te hagas la cama, que recojas tu ropa, que hagas todos los deberes, que me ayudes a subir la compra, que llames a tu abuela para preguntarle qué tal está, que le des de comer al canario y limpies la jaula, que le hagas un dibujo a la tía Enriqueta para que lo cuelgue en la nevera, que te dejes hacer una foto para que pueda ponerla en un marco y y que te laves los dientes sin rechistar.
- ¡Pero si eso es lo que me pides todos los días! 
- Claro, pero si hicieras lo que te pido no tendría que repetirlo todos los días.
- Y, ¿qué me das si hago todo eso?
- Lo que quieras, pero primero tienes que hacerlo.

Rocco empezó a hacer todos los días lo que su mamá le pidió. Y mientras lo hacía ella le iba sorprendiendo con alguna chuche o algún trocito de chocolate. 

Una tarde cuando Rocco llegó del cole e iba a ponerse a hacer los deberes su mamá le dio una sorpresa:
- Venga Rocco, te has portado tan bien que te mereces una recompensa. Nos vamos al circo.

Rocco se fue muy contento con su mamá y entendió que no servía de nada protestar y gritar para conseguir lo que quería. Era mucho más fácil portarse bien y obedecer a su mamá.

Datos del Cuento
  • Categoría: Infantiles
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 7
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.224.103.239

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.650
»Autores Activos: 131
»Total Comentarios: 11.724
»Total Votos: 908.409
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 37.153.362