Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Fábulas

Avestruces emplumados

Avestruces emplumados
Este es un cuento corto y por lo tanto comienza como los clásicos de este género, pido indulgencia si alguien se sintiese ofendido y aclaro que todos los personajes son ficticios, cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia. Y el relato comienza así...
Había una vez...truz que puso un huevo muy diferente a todos los otros, era un huevo azul. Todos los avestruces se reunieron para ver cuando se rompía esperando con impaciencia el resultado de este inesperado nacimiento, el huevo se empezó a romper y hubo un silencio general, nadie se dijo nada porque los avestruces no hablan pero el padre y la madre se miraron cuando del huevo salió un avestrucito. Como era un avestruz de aspecto común todos perdieron interés y se fueron a hacer avestuseces por ahí dejando sola a la nueva familia. Así continuó la vida y nuestro pequeño fué creciendo, hasta que un día reunidos bajo un árbol Abelardo, lo llamaremos así a fin de identificarlo, asombró a sus congéneres al decir, mamá. Sus padres corrieron despavoridos y lo miraron desde atrás del árbol pero cuando vieron a su pequeño solo y asustado dejaron el miedo a un lado e inspirados de ternura volvieron a su lado, la madre mirando al padre orgullosa pensando viste, dijo mi nombre primero y el padre alzando un ala como diciendo, y a mi qué.
Tras infinitas reuniones y temores la comunidad aprendió a convivir con Abelardo y éste les enseñaba a hablar a los más pequeños llegando al poco tiempo a formar una comunidad de avestruces parlantes y pensantes. Un día un depredador atacó a un miembro de la aldea el cual no hizo más que ocultar la cabeza en un pozo , cosa que la fiera aprovecho para despedazarlo. Entonces surgió en la aldea la necesidad de reunirse y tomar cartas en el asunto, y tras discutirlo mucho llegaron a la conclución de que esconder la cabeza era una costumbre ancestral, un instinto, pero no era efectivo para alejar el peligro, por lo tanto había que pensar en otras formas de enfrentar los problemas. Entonces, el consejo de la aldea presidido por Abelardo tomó una decición tajante, elaboró un decreto que decía que desde ese momento estaba terminantemente prohibido meter la cabeza en un agujero bajo cualquier circunstancia por más peligrosa que esta fuera. Pero como ustedes comprenderán este decreto era difícil de cumplir y muchos avestruces lo desobedecieron reiteradamente, hasta que un día una de las autoridades del pueblo vió a su hermano meter la cabeza en un agujero al descargarse un rayo en una noche de tormenta y no pudo hacer otra cosa que informar al consejo. Este decidió que no existía pena para el transgresor pero había que fortalecer de alguna manera la prohibición. Entonces Abelardo tubo una idea genial, prohibir los pozos, de esta manera las costumbres de los avestruces tendrian que cambiar forzosamente. Todos los felicitaban a su héroe por la idea y se dieron a la tarea de tapar todos los pozos para lo cual formaron tres brigadas tapapozos, una de las cuales presidía Aveluis.
La aldea estaba más hermosa que nunca y las cosas marchaban viento en popa, todos eran felices y celebraban fiestas todas las semanas. Un día, en el cumpleaños de Avelardo estaban todos bebiendo y cantando cuando Aveluis, que había salido a tomar aire, vió pasar a Avucho con cara angustiada mirando nerviosamente a su alrededor y cuando le preguntó que le pasaba le contó que por alguna razón tenía la necesidad de meter la cabeza en un agujero pero al no encontrar ninguno sentía una creciente opreción en la garganta. Aveluis pasó un ala por su espalda y confortándolo lo llevó a un campo que estaba detrás de una cañada, apartó unas ramas descubriendo así un pozo camuflado. Avucho saltó de alegría y le dió mil gracias a Aveluis pero cuando se disponía a meter la cabeza éste le hizo saber que no era gratis y que si no le pagaba con tres plumas lo denunciaría. Abucho desesperado se sacó tres plumas y se las dió a Aveluis y dando un salto encajó la cabeza en el pozo respirando aliviado. Pronto se corrió la voz por la aldea y eran cada vez más los clientes de Aveluis y su pozo oculto, y mientras muchos integrantes de la comunidad andaban por ahí medio desplumados la esposa de Aveluis lucía modelitos nuevos de plumas en todas las fiestas siendo así la envidia de las vecinas.
Un día Avelardo picado por la sospecha siguió a un avestruz totalmente desplumada que se escondía furtivamente en un bosquecito y vió asombrado cómo le saltó encima a otro avestruz y le quitó tres plumas y luego salió corriendo como loco, Avelardo lo intentó seguir pero le perdió el rastro y fué a auxiliar al asaltado que le confesó no entender lo que había sucedido. Cuando Abelardo recibió cuatro denuncias más de asalto resolvió citar al consejo de urgencia.
En el consejo se alzaron voces de alarma, se hablaba de un loco desplumador, se gritaba, había mucho nerviosismo, pero la cordura la puso Avedepaso que planteó crear una unidad especialmente entrenada que patrullara la aldea para mantener la seguridad de la población, propuesta contra la cual se alzaron algunas voces entre ellas la de Abelardo, pero el consejo votó por mayoría absoluta apoyar la idea y nombrar como jefe a Avedepaso, que dicho sea de paso valga la redundancia era muy amigo de Aveluis y exintegrante de su cuadrilla tapapozos.
La aldea ya no fué la misma y la violencia se incrementó, era ya frecuente ver avestruces desplumados y otros con tapados de plumas, que se iban a vivir apartados de los desplumados y mirándolos con asco.Se crearon cárceles y cortes donde se juzgaban y condenaban siempre avestruces desplumados. Mientras Avelardo ya viejo pasaba sus días en su casa apartado de la vida pública con su esposa y sus dos hijos, pero cada vez con más frecuencia y sobre todo cuando era testigo de alguna injusticia pasaba largo rato en su viejo árbol con la cabeza metida en un agujero escondido que se aseguraba de que no vieran sus hijos para que no se malacostumbraran decía él. En las noches pasaba desvelado pensando en su niñez cuando los avestruces no hablaban y todos eran más felices.
La historia podría terminar acá pero lamentablemente continuó en trágica suerte para Abelardo, fué una mañana de pleno sol en la que se le dió por caminar y al llegar a la plaza central vió una aglomeración de avestruces que gritaban y reían. Se acercó y le preguntó a uno que pasaba y éste le respondió que iban a degollar a un sucio desplumado y nadie se quería perder la primera ejecución de la pena de muerte recientemente instaurada. Avelardo bajó la cabeza y se marchó en silencio no sin antes darse vuelta para mirar a la multitud con mirada vacía y vidriosa.
Es un loco que está llenando de pozos la calle central decía un guardia al comisario mientras éste cargaba el arma junto a sus dos ayudantes. Al llegar vieron a un avestruz viejo sumido en un ataque de furia, espuma le salía por la boca. Algunos testigos cuentan que el viejo atacó a las autoridades, otros dicen que le dispararon por detrás, lo cierto es que con la cién sangrante yacía en el suelo. Un avestrucito que pasaba por ahí le preguntó a otro quién era y el otro le contestó, un viejo loco, dicen que se llamaba Abrelado o algo así.
Hoy en las escuelas de avestruces se recuerda a Abelardo como un héroe y se enseña que todos los avestruces deben respetar la prohibición de los pozos en honor a éste, también se recuerda a otros héroes como Aveluis y Avedepaso que se cuenta fueron los que abatieron a los sucios desplumados que mataron a traición a Abelardo cuando éste los encontró haciendo pozos ilegales. Fin.
por Santiago Vidal.
Datos del Cuento
  • Categoría: Fábulas
  • Media: 4.87
  • Votos: 69
  • Envios: 3
  • Lecturas: 2051
  • Valoración:
  •  
Comentarios
1 comentarios. Página 1 de 1
loubenia
invitado-loubenia 14-08-2003 00:00:00

ME ENCANTO ESTE CUENTO, ESTA MUY BIEN REDACTADO,TIENE SU MORALEJA Y TAMBIEN UN PARECIDO AL DESARROLLO DE LA NATURALEZA HUMANA.FELICIDADES

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 12.535
»Autores Activos: 91
»Total Comentarios: 11.539
»Total Votos: 909.788
»Total Envios 41.485
»Total Lecturas 24.608.987