Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Urbanos

el cazador de tesoros

EL CAZADOR DE TESOROS


Cuando era niño frecuentemente tenia un sueño, en el cual veía como pequeños granos de azúcar caían sobre una copa de vinagre, y como estos pequeños granos absorbían todo este sabor desagradable, hasta que en un momento dado se convertían en parte de él y perdían toda la dulzura que traían antes de caer en esté. Cada vez que soñaba con esto iba en busca de mi padre para encontrar una explicación, pues él es un sabio exegeta y me podría ayudar, sin embargo la única respuesta que encontraba en él era que dejara de comer tantos dulces antes de irme a dormir, u durante mucho tiempo atribuí a esto mis sueños, sin embargo el sueño no dejaba de rondar mi cabeza.
Durante muchos años renegaba de este sueño, y cada vez que lo tenia únicamente tomaba en mi mano una vieja higa que mi madre me regalo antes de morir y así deje de prestarle importancia a este asunto.
Los años pasaron con muchas cosas para mí, pues el destino no dejaba de sorprenderme y de enseñarme cosas nuevas, durante mi vida aprendí muchas cosas de mi padre, pues él a pesar de la dureza y de la poca simpatía que solía mostrar por las cosas del mundo, siempre sabia como dejar una enseñanza en mi, de él aprendí que la vida suele ser bastante dura para los hombres sabios, y que los profetas siempre mueren apedreados o en una gran masacre guiada por los hombres que tienen el poder, pero que todo el poder puede irse al piso a causa de una mujer, por lo menos eso es lo que muestra la historia, así que pense en alejarme de todo camino hacia la sabiduría, pues este destino no es el que quiero tener y me dedique a vivir encerrado en la soledad, puse tras las ventanas de mi cuarto las rejas más gruesas y resistentes para evitar ser tocado por el amor, y me dedique a mirar vidas, es interesante mirar a las personas, conocer sus expresiones y sus actitudes, aprendí a conocer la felicidad o la tristeza atravez de los ojos de las personas, pues cuando alguien es feliz existe un brillo especial en su mirada. Un día quise ver si este brillo estaba también en mis ojos, pues consideraba que serrando las puertas y rodeándome de telarañas era mi vida feliz, pero me al mirar mi reflejo en un espejo, note que mis ojos eran tan apagados como los de la muerte y que en todo mi semblante había una enorme sombra causada por el pasar de los años, así que de nuevo en mi ventana me pregunte ¿qué hace ser feliz al ser humano? Y esta duda no la resolverían mis cortinas y mucho menos las arañas que tejían sus trampas sobre mi cabeza, entonces decidí salir a buscar en medio de la gente la respuesta a mi duda pues esta exégesis solo la encontraría en alguien cuya felicidad desbordase, le pregunte a un niño en la calle que cual era la razón por la que el era feliz y este me respondió que su mayor felicidad era la compañía de su madre, pregunte a un anciano y este me contesto que su gran felicidad era poder tener su pipa llena de tabaco así que intente fumar de una pipa pero esta no me dio felicidad o por lo menos no cambio para nada mi visión del mundo. Así que enfrente mis temores y me acerque a una mujer, le pregunte que era lo que realmente la hacia feliz y esta me contesto que me podía ofrecer toda la felicidad del mundo, solo por un fajo de billetes pero esto no era lo que yo quería, así que me aleje, a decir verdad me convertí en un cazador de felicidad, la busque por todos los lugares posibles y no la encontraba, así que regrese a mi habitación y al mirar de nuevo a en mi ventana estaba una mujer, en su rostro se notaba como la felicidad desbordaba de su ser entonces me acerque a ella y le pregunte acerca de su felicidad y esta me contesto que la verdadera felicidad de la vida era el amor. Así que empece a buscar alguien con quien poder ser feliz. Me pareció encontrarla una noche oscura de Diciembre mientras sentada en un parque publico leía las memorias de chuck Chodringer. Era realmente una mujer bastante bella con cabellos largos y claros los cuales hacían un dueto perfecto con el color de sus ojos, su blanco rostro y sus labios rojos me desvelaron durante un buen tiempo, así que todos los días me acercaba hasta este parque para mirarla leer, aprendí a leer sus palabras a través de los movimientos de su boca y memorice cada uno de sus gestos, cada día a las tres y media de la tarde era mi cita con ella, yo desde un rincón oscuro y ella desde su banqueta, y así pasaron los días, tres meses despues de haberla visto ella se percato de mi presencia, se acerco a mi y me pregunto que porque la espiaba, y lo único que se me ocurrió decir es que a mi también me agradaba la vida de ese sujeto, del cual no sabia absolutamente nada y le dije que si me podía prestar su libro, ella en un gesto amable me lo regalo y me dijo que ya lo había terminado, lo tome y me aleje realmente apenado, al mirar las paginas de este libro pude encontrar el nombre de esta mujer escrito con color dorado así que puse todo mi empeño en memorizar cada palabra en el descrita, me dirigí a una tienda de discos y compre un compacto de death y la espere esa tarde con el CD en mi mano pero no vino.
Al siguiente día como era habitual salí a esperarla pero tampoco se hizo presente y durante dos meses salí a esperarla pero no aparecía, era como si la tierra se la hubiese tragado pero yo la tenia que encontrar como fuese así que con mi CD en la mano la empece a buscar por toda la ciudad y de repente en un centro comercial estaba sentada en otra banqueta leyendo otro libro sobre otro fulano me acerque a ella y me senté junto le enseñe mi CD y empezamos a dialogar, durante un mes nos vimos prácticamente todos los días y empezamos a salir, lo primero que hice en mi hogar fue quitar todas las arañas de mi techo y romper las gruesas varillas que conformaban mi fortaleza pues el amor ya había hecho sus estragos en mi vida y todo lo que en un momento pense que la vida me enseño lo bote por esa ventana, pinte mi habitación de colores vivos y deje salir de esta el olor a muerte que me rodeaba. Y en un mes ya mi mente había cambiado por completo, empezamos a salir a hablar de las cosas que le gustaban a ella, pues para mí lo único que contaba era poder complacerla cada día, escribí cientos de poemas y decenas de cuentos únicamente para ella, cada día la recibía con una flor en esta banqueta la cual fue nuestra estación, empece a conocer como era la vida real, me enseño que para poder conocer el bien primero se debe conocer el mal pues es lo que con mas frecuencia encontramos, que para vivir realmente la vida debe importar muy poco, que el chocolate caliente por las mañanas es el mejor desayuno y que solo el amor puede ganar todas las batallas.
Sin embargo con el pasar de los meses las cosas empezaron a cambiar, cada vez que salíamos a caminar trataba de culparme de las bajas en sus promedios académicos, de la poca aceptación por parte de su familia y del mal genio de su hermano mayor.
Los viernes que solían ser días especiales, pues íbamos a bares a escuchar los clásicos del death metal se convirtieron en días de tormento pues ya mi padre pensaba que Satán me había poseído y que esa mujer era la culpable, de mi mente dejaron de salir poemas y las flores bellas se marchitaban cuando estabamos cerca, peleábamos por pendejadas y volvíamos, pues los dos sentíamos la ausencia, sin embargo y como nada puede ser eterno el amor se ahogo a causa de los malos ratos, y cada nuevo impulso aplicado a este era solo un latigazo mas para nuestras almas, y así como si nada dejamos de vernos.
Una noche de aquellas la encontré sentada sobre nuestra banca, sentada y llorando, me acerque para preguntarle que tenia y me dijo que estaba embarazada de un fulano que tocaba en una banda de metal progresivo, me dijo que todo había sido el fruto de los tragos y que ahora su vida estaba desecha, así que como un buen amigo le aconseje y la acompañe a hablar con el padre de su hijo pero este hijo de mala dama negó todo y me obligo a romperle la cara, no sabia que era lo que me empujaba si la ira o los celos, pues el había dañado la flor mas bella de mi jardín y se ufanaba de su tragedia. Aquella mujer que durante tanto tiempo cuide como mi mas preciado tesoro era vil mente humillada y eso me daba mas fuerzas para golpearlo, lo golpee hasta que perdió el sentido, Sin embargo aun no acepta su paternidad.
Hoy en día despues de tantos años aquel sueño que me surcaba la mente ha vuelto a mí, pero ya sé su significado, el amor es como el vinagre, con sus momentos más difíciles y sus pruebas mortales, sin embargo los detalles y la perseverancia hacen el azúcar y de estos depende que este desagradable sabor pueda ir cambiando hasta convertirlo e un dulce néctar.

A pesar de este cuento le debo mucho, pero es ora de buscar el bien, ya que el amor perdió esta batalla.
Para conocer el bien primero se debe conocer al mal, por eso conocí primero a Edna, ahora espero conocer el bien
Datos del Cuento
  • Categoría: Urbanos
  • Media: 5.38
  • Votos: 24
  • Envios: 0
  • Lecturas: 1307
  • Valoración:
  •  
Comentarios
1 comentarios. Página 1 de 1
Vane
invitado-Vane 23-10-2013 16:16:31

personajes principales?

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 12.256
»Autores Activos: 80
»Total Comentarios: 11.537
»Total Votos: 909.882
»Total Envios 41.488
»Total Lecturas 19.753.239

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos