Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento

Pitoflito y pamplina

Pitoflito el saltamontes pasaba todo el día jugando con su amiga la mariposa Pamplina, desde que él era pequeñito como un grillo y ella una oruguita de nada.

     Pasó el tiempo y Pitoflito creció mucho; volaba grandes distancias junto a su hermosa amiga Pamplina, bella sin igual de entre todas sus compañeras mariposas.

     Pitoflito enseñó muchísimas cosas a Pamplina, sobre todo le advirtió de los peligrosos animales que habitaban la charca y esperaban escondidos como sapos y culebras.

     Un día un grupo de presumidas mariposas se acercaron a Pamplina y cuando vieron a Pitoflito exclamaron:

-¡¡Ohhh!!- con desagrado: -¿cómo puedes ser amiga de un insecto tan feo?, ven con nosotras que somos hermosas como tú, ¡este no es tu sitio!.-

     Se llevaron a Pamplina casi a la fuerza, dejando a Pitoflito muy triste pensando que no la vería nunca más. Pamplina intentó explicarles que era su mejor amigo y que a ella no le parecía tan feo, pero las mariposas no la escucharon,  con empujones y risas la llevaron a la charca.

-Me parece peligroso estar aquí, mi amigo Pitoflito me advirtió que....- pero no la dejaron terminar de hablar.

-Tu amigo es muy feo y seguro que tambien es bobo. Tenemos que mirarnos en el agua para ver lo hermosas que somos. Acabamos de salir del capullo y hay que acicalarse mucho-.

Pamplina se mantuvo cautelosa y al cabo de un ratito apareció una hermosa mariposa muy grande y extraña que entabló conveersación con sus compañeras.

-¿Has visto Pamplina?, ella si que es hermosa, digna de ser nuestra amiga-.

     Pero Pamplina recordó entonces los consejos de Pitoflito y se alejó un poco para mantenerse quieta como una estatua. De pronto la extraña recien llegada escondió sus alas y se mostró realmente como era en realidad- una Mantis Religiosa_ dispuesta a atacar a todas las vanidosas e imprudentes mariposas.

     Se armó un gran revuelo y gracias a las ensañanzas de Pitoflito, Pamplina no sufrió ningún daño. Volvió con su amigo que se puso contentísimo prometiendo que nunca lo dejaría.

     La hermosura y la belleza estan bien, pero no bastan para ser mejores personas. La amistad, la generosidad y lealtad hacia un amigo nos hacen grandes y hermosos tambien. Y ha veces la belleza se convierte en vanidad y nos pueden traer muchos problemas.   FIN

Datos del Cuento
  • Categoría: Infantiles
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 13
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 18.139
»Autores Activos: 124
»Total Comentarios: 11.662
»Total Votos: 908.444
»Total Envios 41.555
»Total Lecturas 36.004.531