Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento

Marco y Lucio en la Antigua Roma

Hace muchos años, cuando aun existían los romanos, había tres tipos de personas. Por un lado estaban los patricios, que eran ricos y mandaban en todo. Después estaban los plebeyos, que eran la mayor parte de la población, y podían trabajar y tener sus propias casas o cultivos. Por último, estaban los esclavos, que pertenecían a sus dueños y no tenían ningún derecho.

Marco y Lucio eran dos niños, hijos de patricios, que tenían un montón de esclavos que debían hacer todo lo que se les pedía.

-¡Limpiad toda la casa y arreglad todo el jardín! ¡Y después, dad de comer a los caballos! -les decían los padres de Marco y Lucio a sus esclavos.

Un día, Marco y Lucio preguntaron a sus padres si podían jugar con los hijos de los esclavos.

-¡No! ¡No habléis con ellos! ¡Los esclavos no juegan, los esclavos trabajan, aunque sean niños! -contestó el padre muy enfadado.

Marco y Lucio hicieron caso a su padre y se fueron a dar un paseo.

-¡Mira qué puente más grande están construyendo! -dijo Marco.

-¡Sí! ¡Es gigante! ¡Mira cuánta gente está trabajando! -contestó Lucio.

Los dos se quedaron embobados al ver aquella construcción y, de repente, Lucio cayó a un agujero muy hondo.

-¡Ayuda! – gritó.

-Lucio, ¿estás bien? -le preguntó Marco.

-¡Me he hecho daño!¡Pide ayuda! -gritó Lucio, mientras lloraba de dolor.

Marco salió corriendo y fue a buscar ayuda al puente. Cuando llegó, dos niños lo vieron muy angustiado y le preguntaron:

-¿Qué te pasa? ¿Podemos ayudarte? 

Marco se quedó mudo, porque esos dos niños eran los dos niños esclavos de su casa y Marco recordó lo que su padre le había dicho, pero al final terminó contándoles lo ocurrido.

Los niños esclavos y sus padres fueron a sacar a Lucio de allí rápidamente y se esforzaron un montón hasta conseguir salvarlo.

-¡Menos mal que me habéis salvado! -dijo Lucio a los esclavos, muy agradecido.

Marco y Lucio volvieron a casa a contar lo que había pasado y su padre se enfadó mucho porque se habían relacionado con los esclavos.

-Papá, esos esclavos son muy buenos y me han ayudado -explicó Lucio.

Finalmente, el padre se dio cuenta de que esos esclavos se habían portado muy bien y decidió hacer algo maravilloso: les concedió la libertad y les regaló un campo. Desde ese momento, dejaron de ser esclavos para ser una familia plebeya con su propia casa y su propio campo para cultivar.

Datos del Cuento
  • Categoría: Históricos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 7
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.81.197.24

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.416
»Autores Activos: 129
»Total Comentarios: 11.712
»Total Votos: 908.407
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 36.992.670