Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sin Clasificar

MI MONTAÑA MONSERRATE

Es la historia de una famila muy unida: Alejandra, Sebatian, Custo y Alejandro que quieren compartir con ustedes lo màs hermoso del planeta, la naturaleza y la fè que no quieren que se pierdan.
Estos cuatro amigos se levantan muy temparano a las 4 de la mañana cuando la luz de la luna, los luceros y las estrellas les iluminan y resaltan su camino, cargan sus mochilas, llevan agua pura pa tomar, les espera la travesìa màs hermosa de la vida escalar la montaña escalòn por escalòn y llegar hasta el Santuario donde se encuentra el Señor.
Muy contentos van subiendo, Alejandra observa y dice a Sebastiàn: mira hermano ese àrbol tan grandote, nos mira y se sonrìe somos muy pequeños para èl. Sebastiàn corre, salta va cantando su canciòn al Señor diciendo: " Y la montaña se moverà, se moverà", cuando termina la estrofa ve que su cantar hizo efecto los pàjaros, las gallinas, los patos, el burro, la vaca, el perrro, todos juntos hacen el coro y la gran Montaña pega un grito que hasta el màs dormido lo despierta "Que feliz estoy, es la familia de Alejandra de nuevo hoy aqui".
Alejandro saca de su mochila una mandarina, la va pelando y sus càscaras guardando èl sabe que no las debe votar, pero se sorprende cuando otros tiran basura en el camino. El suelo, piedras, no paran de llorar nadie sabe lo que sienten, su tristeza es muy grande la gente que arroja desperdicios lentamente esta acabando, matando y contaminando nuestra montaña.
Custo rezagada va tomando del camino las pepitas de eucalipto y una a una en sus bolsillos va guardando y pensando: "Que perfume màs agradable su aroma a mis pulmones puso de fiesta".
Se toman los cuatro de la mano llegan a la iglesia por el premio màs valioso, saludar al gran Señor que los recibe, los escucha y proteje siempre en su hogar.
La montaña se siente solita cuando ellos se van, el telesfêrico le dice al funicular: "Es mi turno hoy Yo los tengo que bajar, no peleen no demos mal ejemplo le replica un eucalipto y lo respaldan los demâs,la vida es muy hermosa y todos en familia debemos siempre pregonar que lo màs sagrado y valioso es el respeto a los demâs.
Alejandra y Sebastiàn se acuestan ya muy cansados de este paseo semanal y le piden al Señor que siempre les conserve y no contaminen su montaña que es el pulmòn màs grande que tiene nuestra ciudad y el aire puro que brota a cada uno de nuestros semejantes la vida siempre alegrarà.
Esta historia termina al oriente donde por la noche se ilumina toda nuestra Bogotà.

SEUDONIMO: LEON AGUILAR ZOORRO
BOGOTA - COLOMBIA
Datos del Cuento
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 6.08
  • Votos: 37
  • Envios: 4
  • Lecturas: 5202
  • Valoración:
  •  
Comentarios
2 comentarios. Página 1 de 1
Besitos
invitado-Besitos 28-05-2014 20:48:49

el cuento quedo muy bien me gusto mucho :D

Pepita
invitado-Pepita 28-05-2014 20:45:58

muy buen cuento profe :D

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 17.596
»Autores Activos: 122
»Total Comentarios: 11.659
»Total Votos: 908.431
»Total Envios 41.554
»Total Lecturas 35.242.007