Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Cómicos

Javier

Estoy como loca frente a mi computadora, debo terminar la traducción para la publicidad porque mi flamante compañero de proyecto perdió el avión, mi estrecho cubículo en la torre este de Parque Central no me deja ni respirar, pero ay, de pronto una sombra pasa frente a mi puerta, un fuerte perfume a base de maderas se deja sentir y yo sin querer volteo y veo, Adonis, donde has estado, un muchacho fuerte, guapo, rubio me mira con una sonrisa y un vaso de chocolate entre sus manos,
- Hola
- Hola le contesto yo
- Así que tu eres mi traductora, soy el nuevo jefe de proyecto de Ampa publicidad, entiendo que tu traduces el protocolo para los canadienses
A estas alturas ya no sabía ni donde estaba parada, por mi el avión de mi compañero se podía caer si le daba la gana, con este mangazo yo estaba hecha.
- Si señor, justo en este momento lo estoy imprimiendo
Y gracias a Dios que así era, porque de lo contrario después de esa visión de beldades quizás no podría haber continuado.
- Toma, te traje chocolate, por favor pon ese trabajo en mi mesa, ah, y está muy bonita esa blusa, pero un poco atrevida para mi gusto, se le ven mucho los senos,
Me da el chocolate y mis manos tiemblan, para rematar con mi nerviosismo inexplicable me dice:
- me llamo Javier

Han transcurrido 4 meses desde este encuentro. Ahora suelo venir a la oficina con blazer o trajes de taller, mi coche protesta porque lo obligo a poner cuatro horas entre San Juan y Caracas, y mi flamante compañero ahora solo se comunica con nosotros por Internet, ha cambiado mucho mi vida, ayer fue nuestra junta mensual, y vi al que en otros tiempos era el desahogo de mis penas, pero ni pendiente, que se quede allá en su monte, ahora toda mi atención esta sobre mi nuevo jefe, me encanta ver su espléndida sonrisa cuando mi trabajo le agrada, y su actitud colaboradora cuando me equivoco, creo que lo amo... Hace pocos días, en el filtro de agua nos encontramos, tenía un poco de tiza en el bigote, así que me acerqué a quitárselo con mi bufanda, el se quedó quieto y me tomo por la cintura mientras yo lo limpiaba, no pude contenerme y lo besé, y el me correspondió, a mi, a esta menudita rubia de 45 kgs, esto es la gloria.

Son las doce del mediodía, todos se han ido a almorzar menos el, estoy frente a su oficina poniéndome un poco de perfume, y lo oigo jadear, seguro que está ejercitándose en su caminadora, es un hombre que se cuida tanto, me decido a sorprenderlo, empujo la puerta con una pose de coquetería

Allí estaba el, y ella, la mujer de la limpieza, desnuda sobre su escritorio, y el navegando entre sus piernas con una intensidad tal que solo se detenía a jadear de vez en cuando como un animal, ella gozaba como loca, pero un trapo de limpieza totalmente introducido entre su boca no permitía que se oyera ni un solo ruido, no me explico como no se asfixiaba la desgraciada.
El se levantó sorprendido y solo atinó a decir,
Señorita Aracelis, puede irse a almorzar, ah, y cierre la puerta con cerrojo por favor.

Han pasado dos días, al tipo ni lo miro, como se atreve a decirme de mi forma de vestir, a permitir que lo bese, a hacerme de ilusiones, y el gozándose a la cachifa, que por cierto, no estaba nada mal, solo ahora me doy cuenta, antes era tan insignificante, ahora se pavonea por toda la oficina, barriendo y coleteando como si fuera una princesa, abrase visto. Bueno, ahora voy a llamar a mis amigos, a ver quien me invita un trago para borrarme de los labios aquel beso con sabor a albañal, ah, y que será de mi antiguo compañero de traducciones, déjame llamarlo....
Datos del Cuento
  • Categoría: Cómicos
  • Media: 6.11
  • Votos: 145
  • Envios: 3
  • Lecturas: 3907
  • Valoración:
  •  
Comentarios
3 comentarios. Página 1 de 1
Melina HIdalgo
invitado-Melina HIdalgo 26-10-2004 00:00:00

jejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejejeje.........

María Eugenia
invitado-María Eugenia 23-10-2004 00:00:00

Bien dedicado. Pero que estilo ni que ocho cuartos. Está genial. Yo muy seria pensando . . . que muchacha boba ... el tipo es un fresco, un aprovechado . .. y de pronto . . ja ja ja confirmado. Un buen puesto y un hermoso carapacho, no debe deslumbrar a una mujer. (shhhhh va a encontrar uno mejor)

Aracelis Pocaterra
invitado-Aracelis Pocaterra 21-10-2004 00:00:00

Olvidé dedicarle este cento a Rogelio Nuñez, a quien debo mi desempeño como traductora y publicista, a Joaquin Ledo cuyo estilo de escritor trato de imitar y a Eddy, un amigo...Ah y a Jorge, minuevo amor...

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.261
»Autores Activos: 127
»Total Comentarios: 11.707
»Total Votos: 908.403
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 36.889.344