Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Infantiles

El capitan poquete

Vamos a contar la historia de un jovensícimo  pirata llamado Poquete. El capitán Poquete tenía un barco pequeño y viejito con muchos agujeros tapados con tablas a modo de remiendo.

 

Estaba una tarde bañándose en el mar cuando encontró a una linda sirenita atrapada entre una redes de pesca. Como era un pirata bueno, liberó y ayudó a la sirena a llegar a su casa. Como agradecimiento, la sirenita le entregó un mapa escrito en piel de foca, donde indicaba la existencia de un tesoro. Se despidió Poquete con un beso en la mejilla que puso a la sirenita bien colorada.

Enseguida se puso en camino y aunque tuvo algunos problemas con su barquito, logró llegar a la isla de Tuca. Cuando Poquete bajó a la playa, su viejito y querido barco se hundió en la arena y ya no pudo navegar más.

Poquete estaba un poco triste, pero aun así decidió seguir buscando el tesoro. Llegó a la orilla de un pantano oscuro y tenebroso. Con mucho cuidado se metió en el agua para cruzarlo. Un gran cocodrilo abrió su inmensa boca y atrapó a Poquete. El cocodrilo tenía un dolor de muelas de aupa y enseguida soltó al Capitán. A Poquete le dió penita y con gran valor  agarró la muela enfermita y de un tirón la sacó de la boca del cocodrilo. Como agradecimiento, el cocodrilo se ofreció a llevarlo en su espalda a la otra orilla y le regaló un montón de peces recien pescados que Poquete metió en un saco.

Siguió su camino hasta la cueva del tigre que indicaba el mapa y como era muy valiente entró sin pensárselo dos veces. No tardó mucho en aparecer el fiero tigre, pero Poquete le ofreció el pescado y el tigre, muy contento, le dejó pasar.

Al cabo de un rato vió la luz del fondo del tunel y cuando salió por una cascada de agua al exterior, vió el esperado tesoro: En un pequeño lago formado por la cascada habia un barquito pirata. Estaba en perfecto estado, tenía una gran vela y una bandera de calavera y espadas atravesadas. El capitán Poquete subió a bordo y comprobó que no había nadie. Encontró un cofre en la bodega lleno de monedas de oro y un viejo loro simpático que le dió la bienvenida.

¡Qué contento estaba Poquete! Volvía a ser capitán de barco y con el tesoro podría arreglar lo estropeado. Por supuesto podría reflotar su querido barquito hundido en la arena.

El capitán Poquete puso rumbo al mar deseando llegar a puerto para enseñar a sus amigos piratas su nuevo y reluciente barco. Por supuesto dar las gracias a la preciosa sirenita que sin saberlo le había robado el corazón.

¿Y porqué no? la sirenita esperaba sentadita en una roca la vuelta del guapo capitán.

Pero lo que ocurrió en el viaje de vuelta es otra emocionante historia que os contaré en otra ocasión.

                                                     FIN

Datos del Cuento
  • Categoría: Infantiles
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 97
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 18.163
»Autores Activos: 125
»Total Comentarios: 11.665
»Total Votos: 908.378
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 36.035.776