Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento

El caballo de madera

Ese fin de semana Samuel estaba en casa de sus abuelos rebuscando en el desván trastos viejos que poder desmontar, cuando encontró el juguete más bonito que había visto nunca.

Estaba bajo una lona vieja y descolorida y cuando lo descubrió se quedó boquiabierto. Era el caballo balancín de madera  más grande y hermoso que existía en el mundo. De color negro, con los arneses dorados y una silla de montar en color rojo, todo cubierto de polvo pero aún así  resultaba imponente. Samuel acarició suavemente la cabeza y comprobó que se movía balanceandose hacia adelante y hacia atrás.

_¡ABUELO, ABUELO QUIERO EL CABALLO...EL CABALLO!_.

Samuel  bajó a trompicones la escalera y corrió al jardín donde su abuelo lo esperaba sentado con una inmensa sonrisa.

_¡Vaya pero si lo has encontrado por fin! entonces voy a contarte la historia de "Veloz" el caballo de madera. Ven y sientate aquí a mi lado_.

El abuelo empezó a contar: El árbol más grande del bosque vivía junto a un gran río. Era muy presumido y subió tan alto que cuando hubo tormenta un rayo lo alcanzó y lo partió en dos. Cayó al agua y navegó río abajo durante mucho tiempo. En todo el camino se lamentaba de su mala suerte y aunque los peces del fondo lo acompañaban intentando animarle, el  no quería escucharles. Un día se quedó varado en un remanso del río y unas manos fuertes lo ataron a unas cuerdas y lo sacaron del agua. En poco tiempo se encontró en una casa junto al bosque y allí lo dejaron en el jardín. Durante el tiempo que estuvo allí conoció a Daryl, un niño de trés años que jugaba siempre alrededor.

_¡ARRE ARRE CABALLITO CORRE COMO EL VIENTO!_.

Muchas aventuras vivió nuestro árbol junto a Daryl montado sobre él con un palo de escoba por espada galopando sobre el tronco como si de un veloz corcel se tratara. Un día Daryl no fue a jugar como cada mañana porque se encontraba enfermo y deseó ser un caballo de verdad para ir a buscarlo. Unas manos grandes lo movieron y entonces sintió un cosquilleo y un golpeteo de martillo y sierra. Empezó a ver caer los pedacitos de madera y luego trás muchos días de labor solo veía caer virutas y serrín. El olor de la pintura le decía que el trabajo estaba casi terminado y cuando por fin se acabo no podía creer lo que estaba sintiendo. Se había convertido en un hermoso caballo de madera, ¡el más hermoso de todos!.

La felicidad inundó al nuevo juguete cuando Daryi se quitó la venda que su padre le había puesto en los ojos para darle una sorpresa._¡LO LLAMARE VELOZ,VELOZ....VELOZ!_.gritaba sin parar Daryl. Miles de aventuras vivió "Veloz" junto a Daryl y cuando lo guardaron en el desván, esperó y esperó hasta que Samuel lo encontró.

_Abuelo,¿y ahora "Veloz" querrá jugar conmigo?_.

_Por supuesto que si, muchos años te aguardó pequeño, corre a volar con "Veloz" verás que te llevará a donde tu quieras ir._

Samuel corrió hacia la casa con la emoción dibujada en su rostro y su abuelo se quedó sentado en su banco del jardín simulando que galopaba por la pradera.

¡CORRE, CORRE CABALLITO CORRE MAS QUE EL VIENTO! QUE ESTE VIEJO  YA TE HECHABA DE MENOS.

                                             FIN

Datos del Cuento
  • Categoría: Infantiles
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 117
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.261
»Autores Activos: 127
»Total Comentarios: 11.707
»Total Votos: 908.403
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 36.889.344