Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Sin Clasificar

El asno y el cochino

~~Oh jóvenes amables,
 que en vuestros tiernos años
 al templo de Minerva
 dirigís vuestros pasos,
 seguid, seguid la senda
 en que marcháis, guiados,
 a la luz de las ciencias,
 por profesores sabios.
 aunque el camino sea,
 ya difícil, ya largo,
 lo allana y facilita
 el tiempo y el trabajo.
 Rompiendo el duro suelo,
 con la esteva agobiado,
 el labrador sus bueyes
 guía con paso tardo;
 mas al fin llega a verse,
 en medio del verano,
 de doradas espigas,
 como Ceres, rodeado.
 A mayores tareas,
 a más graves cuidados
 es mayor y más dulce
 el premio y el descanso.

Tras penosas fatigas,
 la labradora mano
 ¡con qué gusto recoge
 los racimos de Baco!
 Ea, jóvenes, ea,
 seguid, seguid marchando
 al templo de Minerva,
 a recibir el lauro.
 mas yo sé, caballeros,
 que un joven entre tantos
 responderá a mis voces:
 no puedo, que me canso.
 Descansa enhorabuena;
 ¿digo yo lo contrario?
 Tan lejos estoy de eso,
 que en estos versos trato
 de daros un asunto
 que instruya deleitando,
 los perros y los lobos,
 los ratones y gatos,
 las zorras y las monas,
 los ciervos y caballos
 os han de hablar en verso,
 pero con juicio tanto,
 que sus máximas sean
 los consejos más sanos.
 deleitaos en ello,
 y con este descanso,
 a las serias tareas
 volved más alentados.

Ea, jóvenes, ea.
 Seguid, seguid marchando
 al templo de Minerva,
 a recibir el lauro.
 pero ¡qué! ¿os detiene
 el ocio y el regalo?
 Pues escuchad a Esopo,
 mis jóvenes amados:

Envidiando la suerte del Cochinos,
 un Asno maldecía su destino.
«Yo, decía, trabajo y como paja;
 él come harina, berza, y no trabaja:
 a mí me dan de palos cada día;
 a él le rascan y halagan a porfia.»
Así se lamentaba de su suerte;
 pero luego que advierte
 que a la pocilga alguna gente avanza
 en guisa de matanza,
 armada de cuchillo y de caldera,
 y que con maña fiera
 dan al gordo Cochino fin sangriento,
 dijo entre sí el jumento:
«si en esto para el ocio y los regalos,
 al trabajo me atengo y a los palos.»

Datos del Cuento
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 134
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 18.695
»Autores Activos: 126
»Total Comentarios: 11.670
»Total Votos: 908.385
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 36.317.576